sábado, 4 de octubre de 2008

LA ESPUMA DE LOS DÍAS, de Boris Vian

Estamos ante uno de los clásicos de la literatura francesa del siglo XX, L'écume des jours, obra satírica y esperpéntica, llena de sonrisas tiernas y alguna que otra risa tímida. Una novela en el que las cosas más inverosímiles cobran sentido, los nenúfares crecen en los pulmones haciendo enfermar a los personajes, el trabajo no dignifica a los hombres, y uno de los empleos más reconocidos socialmente es el de mayordomo.

Boris Vian supo jugar con las palabras y con la música y con las historias para crear una gran ironía, que es lo que es L'écume des jours: una novela diferente y original, totalmente diferente de todo lo que he leído anteriormente y, sin embargo, con una historia de amor incondicional como la gran mayoría de los clásicos de la literatura universal.

Porque el amor es lo que hace mover esta espuma de los días amable, amor increíble y fantástico que vive amenazado con derrumbarse, como ocurre tantas veces en la vida real. Merece la pena llegar hasta el final, a pesar de un argumento superficial y una narración que roza lo aburdo para descubrir un final sorprendente y comprender el sentido filosófico de la novela.

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Lo leí hace muchíiiiiiiiiiiisimos años y en su momento me impresionó de una forma que no puedo explicar.
    Lo que más me produjo en su momento (vete tú a saber ahora) fue, además de admiración por la originalidad, el estilo, etc, fue mucha pena, muchísima tristeza por cómo expresaba la enfermedad, el dolor, el trabajo....

    ResponderEliminar
  2. ¡que bien que recuperes estas entradas que podríamos no haber visto antes! ¡me la había perdido! y me ha gustado leerla. Buscaré el libro poque desconozco al autor (me habría quedado sin conocerle, si no te decides a rescatar la entrada)
    ¡gracias!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.