viernes, 13 de marzo de 2009

MILLION DOLLAR BABY, de Clint Eastwood

Rescato hoy para CAJÓN DE HISTORIAS, esta crítica sobre Million Dollar Baby, porque hay veces que el cine americano se transforma en una gran Fábrica de sueños y nos regala películas como ésta, sublime, con una calidad que ha reafirmado algo que ya conocíamos: Clint Eastwood es un director incuestionable.

La película trata sobre Maggie (Hillary Swank), una chica humilde y algo ruda que sueña con convertirse en una estrella del boxeo, y para ello pide ayuda a Frankie (Eastwood), un prestigioso entrenador, el cual se niega a trabajar con ella por dos motivos: el primero, es mujer, el segundo, es demasiado mayor. Pero la perseverancia de la chica y el consejo de un boxeador retirado (Morgan Freeman), principal apoyo moral del protagonista, harán que finalmente acceda y la chica pueda convertirse en una boxeadora profesional. La primera lección que le enseña a la chica es que siempre debe protegerse, lema que el hombre lleva a cabo en su propia vida. Todos ellos están marcados por un pasado duro y doloroso.

La película aborda temas como el triunfo y el fracaso, las dudas religiosas, la amistad... o la soledad. Y cuando parece que se acerca un final feliz y utópico, da un giro inesperado para tratar el candente tema de la eutanasia, de una manera cruda e intensa.

El guión es ágil, dinámico y muy completo (ya que aborda, tal y como se ha dicho, múltiples temas) y, sobre todo, penetrante. Destaca el tratamiento de la luz, que hace a la película tenue y más dramática, y destacan también las impresionantes interpretaciones: el personaje de Clint Eastwood pasa de estar acorazado a adquirir una gran humanidad, y sobre todo hay que exaltar a Hillary Swank, soberbia.

En el gimnasio en el que se desarrolla la mayor parte de la cinta, se observa un cartel que dice: Winners are simply willing to do what losers won’t (Los ganadores sencillamente están dispuestos a hacer lo que los perdedores no). Clint Eastwood se ha atrevido ha hacer una película dura, cruel y, seguramente, no la más comercial, pero se ha convertido en un ganador, una vez más.

La película te da un golpe en la conciencia y en el alma, dejándote una huella imborrable en el pecho y una lágrima contenida. Million Dollar Baby, convertida ya en una de las mejores cintas de los últimos años y ocupando un lugar importante dentro de la historia del cine, logra no dejar a nadie indiferente, y lo único que podemos hacer es agradecer a Clint Eastwood por llegar tan profundo en poco más de dos horas.

Reacciones:

4 comentarios:

  1. Es básicamente una de las mejores películas de la historia...y si dicen que Gran Torino es la mejor obra de Eastwood..habrá que verla entonces!

    ResponderEliminar
  2. pues si david es una de las mejores peliculas, como llore joder, clint es un gran director y actor. y hilary esta simplemente maravillosa.

    ResponderEliminar
  3. Maggie no es ruda exactamente,ya encontrare como definirtela, no es ruda.
    No creo que Gran Torino sea la mejor obra de Clint Eastwood, dudo
    que sea mejor que esta...pero si, la veré.

    ResponderEliminar
  4. yo también dudo que gran torino sea mejor que million dollar baby.
    anónimo, a la espera de un adjetivo más adecuado, creo que "ruda" es la palabra que mejor define a maggie.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.