martes, 14 de abril de 2009

LOS ABRAZOS ROTOS, de Pedro Almodóvar

Siempre adquieren especial relevancia los estrenos de Almodóvar, y unido a esto unas enormes expectativas creadas. Si además sumamos la participación de Penélope Cruz, la expectación está servida. Y cómo suele ocurrir en estos casos, la expectación provoca elogios y críticas.

Los abrazos rotos supone una vuelta al Almodóvar más dramático y menos amable, una historia compleja que seduce con las dos armas más potentes del director: un guión de genio y una narrativa cinematográfica que es arte en esencia. Porque todo en esta película es arte: el color, los planos detalle, los movimientos de cámara… todo.

Almodóvar ha alcanzado un nivel de madurez creativa que hace que ver sus películas se convierta en toda una experiencia sensitiva que supera lo visual para alcanzar el gusto y el tacto. El tacto del abrazo, del abrazo roto que rompe por la mitad la vida dejando ciego a Mateo Blanco, el protagonista, el mejor personaje masculino que jamás ha parido el manchego. Porque si con Volver agradecíamos la vuelta de Almodóvar al universo femenino, ahora no podemos más que elogiar la creación de este personaje, magníficamente interpretado por Lluis Homar, que consigue la introspección absoluta, la naturalidad y la credibilidad.

Homar está secundado por Blanca Portillo, quién merece de una vez por todas el reconocimiento unánime de la crítica, por su solidez interpretativa y su versatilidad. Y la recién oscarizada Penélope Cruz, que no defrauda, demuestra la conexión que existe entre Almodóvar y ella, conexión que la engrandece siempre.

Una película de dualidades, en la que Mateo Blanco es además Harry Caine, y en la que Penélope Cruz interpreta a Lena –que es palacio y calle- y también a Tina. Y dualidades difíciles de conseguir: comedia y drama… y cine negro.

Los abrazos rotos engancha desde la primera escena, te mantiene atento y te seduce con la belleza visual. Con el pasisaje único de Lanzarote y la escena del último beso, unión eterna que recuerda a la obra de Gustav Klint, imágenes que avanzan a cámara lenta en un televisor, fundidas con el tacto del protagonista ciego, que no puede ver, pero sí sentir.

Una película que habla sobre el lenguaje universal del cine, porque sin duda, es cine de lo que más sabe Almodóvar, de hacer cine con pasión, incluso a ciegas.

Reacciones:

9 comentarios:

  1. Muy bueno lo de la relaccion con Gustav Klint, no me habia dado cuenta ¿lo habra hecho Almodovar a posta?

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias gemma!!
    la verdad es que no lo he leído por ninguna parte, pero en cuanto vi la película me pareció una similitud muy clara, quizás porque ese cuadro es uno de mis favoritos.
    un beso!!

    ResponderEliminar
  3. poca gente conoce a Gustav Klint, tu observas su obra cada noche antes de ir a dormir, observas ese beso y ese abrazo que son protagonistas en esta película, y que trasmiten la pasión que caracteriza los films de Almodóvar. Buena crítica!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta LLuis Homar en esta película,(creo que es una de las mejores actuaciones masculinas que he visto nunca). Me encanta Blanca Portillo, (Goya 2010???), Penélope Cruz, (a pesar que la odio y me encanta odiarla) me encanta hasta Tomar Novas (que es uno de los actores jóvenes con más futuro en este país). En fin... Me gusta la peli aún a sabiendas que no me gusta ni el director ni el cine que hace. Buena crítica Isma

    Pd: Que coño pinta Dani Martin???

    ResponderEliminar
  5. No es una de las peliculas que mas me gusten de almodovar la verdad, me parecio buena, te ries y al momento te emocionas, ha creado una buena pelicula pero no una de las mejores, para mi sobre todo merecen mencion especial sus actores los cuales como siempre se llevaran todos los premios.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, me alegra mucho que os haya gustado la crítica y la comparación con klimt.
    Es verdad que los actores están genial, excepto dani martín, aunque bueno, él no es actor ni es na, un idolo de jovencitas que morirá lentamente, jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí no me gusta ni Dani Martín (y soy jovencita!!! jajaja) ni Almodóvar. Sé que lo haces para torturarme porque sí quedó rencor... Pero te perdono... jeje
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. jeje!! en serio, no hay rencor!!! pero una película de estreno y encima tan buena, obligada crítica!!!! jajaja!!

    no sé tu edad, pero por lo que puedo leer en tu blog "las 2 últimas veces no fuiste a votar", con lo que supongo que los 15 ya no los cumples, y a esa edad me refería cuando hablaba de jovencitas fans de dani martín. (esto no quiere decir que no seas jovencita, que conste, que yo tampoco cumplo ya 15, no te vayas a pensar, y sigo joven y fresco como una rosa en primavera, jajaja)

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que has aclarado lo de la juventud, porque ya estaba viendo más que rencor...
    ;)

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.