martes, 11 de agosto de 2009

PAULA, de Isabel Allende

Hoy, para dirigirme a usted, señora Isabel Allende, me desnudo de esta profesión de periodista para la cual me he preparado. Por un solo día, aunque aviso de antemano que sólo a medias, porque el periodismo es más que un trabajo, es una vocación y por eso no podré librarme de ella por completo, bien lo sabe usted que durante tantos años ejerció como tal.

El motivo es que termino de leer Paula, y ahora ando con la lágrima contenida y el alma un poco rota.

Intensa y desgarradora su novela, una búsqueda en el fondo del corazón para sobrellevar el dolor y asumirlo un poco. Aunque la muerte de un hijo te rompe la vida y hay que aprender a caminar de nuevo. No soy padre, soy demasiado joven y no estoy preparado para tal empresa, pero la profundidad y la sinceridad de su novela me han conmovido. Así como me ha fascinado su vida intensa a ojos ajenos, que seguro lo ha sido menos viviéndola y sintiéndola desde dentro. Suele ocurrir, yo intento ser consciente de cada alegría, de cada sobresalto del corazón, de todo lo que he conseguido ya y todo lo que falta por conseguir, aunque mientras vives es complicado a veces darse cuenta de todo. Y entonces es cuando me siento a escribir, para sacar todo lo que llevo dentro y reflexionar sobre todo lo vivido y lo aprendido.

Ahora estoy a punto de publicar mi primera novela, Luz de libertad, y me he sentido muy identificado cuando narraba en Paula la sensación que le embargó tras la publicación de La casa de los espíritus. Es difícil de explicar, mezcla de orgullo y miedo, y sueños cumplidos.

Su hija Paula y mi Julio Silva, personaje principal de mi novela, tienen en común la realización de un camino interior de la muerte a la vida, su Paula hasta una vida llena de luz de libertad que la acompaña siempre y siempre está presente.

Triste historia la de la muerte, triste dejar a una madre con el alma rota, y aun recién estrenado marido con el corazón lleno. Triste igualmente el exilio, no puedo evitarlo, me conmueve tanto la desgracia del exilio, y la esperanza de volver a nuestro país, el que llevamos en nuestra sangre, seña de nuestra identidad y nuestra cultura.

Me despido ya, enhorabuena por su Paula, por la sinceridad y la fantasía, por la fascinación y el drama, que me han hecho reír y llorar, por hacer de esta novela un verdadero documento sobre la Historia reciente de Chile, que sabe un poco amarga, y porque gracias a novelas como la suya, ficción disfrazada de realidad, historia basada en los recuerdos, somos un poco más conscientes de todo lo que tenemos que agradecer al presente, y disfrutarlo.

Reacciones:

13 comentarios:

  1. Te ha quedado precioso, y de paso nos adelantas el tema de tu novela... A ver si podemos leerla nosotros también.

    Pues "Paula" es el libro que quería leer de Allende, así que lo tendré en cuenta para cuando acaben los exámenes de septiembre.

    Oye, de verdad te deja tan pluff??? ayyy, que yo soy un pastelito!!

    ResponderEliminar
  2. Ay Ismael, que este si que lo he leido y quizás en las peores condiciones: al lado de la cama de mi padre en el hospital. Aparte de este pequeño inciso, el libro es muy bonito, se nota escrito con todo el amor del mundo. No quiero pensar en lo que debe ser perder un hijo, creo que debe ser el peor dolor del mundo con diferencia. Me pasé casi todo el libro llorando pero reconozco que es una maravilla.
    Un abrazo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. isi, muchas gracias!! pues es un libro muy triste, sobre todo saber que lo que cuenta es verdad, que su hija estuvo enferma de verdad. en cuanto a mi novela... LA SEMANA QUE VIENE SE PONE A LA VENTA!! estoy de los nervios, que no duermo!!! ya publicaré una entrada con más detalles...

    eva, a mi se me escapó alguna que otra lágrima, reconozco también que es muy bueno y merece la pena leerlo, muchas gracias por tu comentario!!

    ResponderEliminar
  4. Ayyy PERO QUÉ ME DICES!!!!
    Jope qué guayyy, no me extraña que no puedas ni dormir. Ya me estoy poniendo nerviosa hasta yo misma.
    Estarás como un flanete!!! jejejejejeje

    M¡UCHAS ENHORABUENAS!

    ResponderEliminar
  5. A mi el de Isabel Allende me da un poco de pereza leerlo, por lo trágico. El tuyo, que supongo menos cargado lo leo seguro

    ResponderEliminar
  6. Isma, me acaba de emocionar tu escrito, no imagino entonces como puede llegar a emocionarme la novela en sí. Eres bueno, lo sé, no tengo duda alguna. Tengo ganas de tener en las manos Luz de Libertad, tu bebé, tu pequeña Paula, a quién le espera un camino de éxitos y de difusión mundial como se merece.
    tktpp

    ResponderEliminar
  7. muchas gracias isi!!!

    gonzalo, sí, menos dramático es, sobre todo porque no muere el hijo de nadie... muchas gracias, me hará mucha ilusión que la gente lea mi novela, no se puede explicar.

    gracias a ti también david, yo también tengo muchísimas ganas de tenerlo en las manos!!!! gracias por lo de la difusión mundial, aunque por ahora no aspiro a tanto, jejejeje...

    besos y abrazos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Ismael
    hace poco Hilario decía que Salinger escribe con el estómago, esta entrada tú la has escrito con el corazón. En la época en que leía todo de Isabel Allende, aparté un tiempo esta novela, ya que sabía que se me iba a hacer dura, es una de las mejores...

    Cómo no vas a estar nervioso con el nacimiento de tu libro, Enhorabuena, esperamos los detalles ;-DDDDD

    ResponderEliminar
  9. Es un libro escrito desde el dolor que deja la perdida de un hijo, pero tambien desde a alegria que te dejan los recuerdos, puedes tanto reir como llorar, yo desde luego nunca he llorado tanto con un libro como con este. para mi fue volver a descubrir a isabel despues de la casa de los espiritus.
    Un libro para recomendar sin duda

    Un beso
    P.D.: quiero mi ejemplar de Luz de libertad, y dedicado of course jejeje

    ResponderEliminar
  10. maribel, muchas gracias, he intentado poner lo mejor de mí. Estoy de acuerdo, es dura, y también una de las mejores, quizá porque ella también la escribió con el corazón.

    lolo, sí, un libro para recomendar sin duda (en cuanto a lo de llorar, yo he llorado más con otros, pero supongo que hay muchos factores que influyen en eso)

    ps. la semana que viene os daré más detalles de la novela!!!!

    ResponderEliminar
  11. Ismael ¿que se pone ya a la venta tu novela????? y yo como no me he enterado??? joerrrr, avisa vale que yo quiero uno. Te ndeseo toda la ..... ¿traerá mala suerte si lo digo? bueno pues nada, que tú vales mucho y punto.

    ResponderEliminar
  12. Ismael:

    ¡Preciosa reseña! este es un libro de Isabel Allende que yo disfruté muchísimo, aún con lo doloroso del tema. Es una madre muy valiente, que no deja de acompañar a su hija...me recordaba a Démeter, capaz de ir por Perséfone hasta los infiernos.

    ¡Pues enhorabuena! espero que logres controlar los nervios y que todo sea maravilloso con ese nacimiento próximo ;-)

    Un abrazo,
    Ale.

    ResponderEliminar
  13. muchas gracias ale!! yo creo que las mayoría de las madres estarían dispuestas a ir a los infiernos si hace falta, eso es precioso.

    en cuanto a la novela, estoy como un flan!! la semana que viene escribiré una entrada con más detalles!!

    abrazos!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.