martes, 17 de noviembre de 2009

Cajón de Arte: La crítica del mes

Andrés Serrano: La curiosidad de la muerte

El controvertido y polémico artista neoyorquino analiza en su serie La Morgue el tema de la muerte a través de una serie de fotografías de cadáveres. Desde sus comienzos en los años ochenta ha abordado temas como los fluidos del cuerpo, la religión, la enfermedad o la muerte, siendo objeto de polémica, lo que no le ha perjudicado para convertirse en uno de los artistas más relevantes del panorama artístico actual.

La serie La Morgue, de 1992, consta de una serie de fotografías que representan la muerte, enfrentándonos con la realidad de nuestra propia mortalidad, sobre todo al incluir entre las fotografías imágenes de personas jóvenes muertas prematura o violentamente. Sin duda, lo que pretende el artista es impactar a un público y transportarlo hasta una realidad que pretende evitar. Y esa realidad no es otra cosa que el hecho de morir.

En las imágenes observamos partes del cuerpo como manos, pies, torsos... Sin embargo, en ocasiones resulta difícil distinguir que estamos ante fotografías de muertos. Lo que intenta es darle naturalidad a la muerte y afrontar el miedo que nos produce. Y a la vez que reflexiona sobre la muerte nos invita a reflexionar sobre la vida.

Las imágenes, como la que observamos, titulada Homicide Strabbing, son de un gran naturalismo, aunque en esta ocasión evita mostrar una imagen agresivamente explícita. Observamos el cuerpo de un cadáver, semidesnudo, extendido sobre una camilla. En este caso, el rostro queda fuera de la imagen, no lo vemos.


El fondo de la fotografía es absolutamente negro, no hay ningún matiz, iluminando de esta manera el personaje fotografiado, obviando todo lo demás. El tratamiento de la imagen es totalmente realista, observamos el cuerpo tal y como es y no nos oculta ni tan siquiera los cortes de los brazos. Es sin duda este tratamiento lo que convierte en natural el tema tratado, puesto que Andrés Serrano resucita al cadáver para convertirlo de nuevo en cuerpo. Todo un milagro.

Otras críticas de arte:

Reacciones:

4 comentarios:

  1. En esta sociedad existe el hecho de que tratamos la muerte como un tema tabú, cuando no esta relacionado con personas mayores. La muerte existe tambien en jovenes y en niños, es una realidad. Soy partidaria de la idea de que tenemos que aceptar la muerte como algo natural, a la que llegaremos todos. Se que es doloroso y en muchas ocasiones incluso traumatico para los seres queridos pero no podemos negar que está ahí, que existe y que no podemos evitarla. Pero si podemos vivir lo mejor que podamos, disfrutar y ser solidario con los que están a nuestro alrededor.

    ResponderEliminar
  2. Uy! pues yo pasaré de verla. ¡No quiero ver cadáveres! los que he visto han sido por dolor y por moralidad, paso de ver más que no sean así.
    Un besote guapetón.
    Por cierto, ¿qué tal va la venta de tu novela?
    Tenemos una entrevista pendiente ¿eh?

    ResponderEliminar
  3. Elena, muy interesante tu comentario, aunque tú estás acostumbrada a "tratar" con la muerte por tu trabajo, y tienes razón en lo que dices, pero es difícil aceptar la muerte, porque la muerte siempre es el final, y eso da miedo. Gracias por comentar!!

    ResponderEliminar
  4. Eva,la venta de la novela va bien, ahora un poco más despacio, a ver si se vuelve a animar un poco ahora que llegan las navidades. La entrevista cuando quieras, será un placer contestarte ;)

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.