domingo, 17 de enero de 2010

Cajón de Arte: La crítica del mes

Robert Mapplethorpe y el erotismo transgresor

Sin duda estamos ante una de los artistas más controvertidos y geniales de las últimas décadas del siglo XX. El fotógrafo estadounidense Robert Mapplethorpe realizó retratos a artistas como Andy Warhol, escritores, estrellas del cine porno o incluso cantantes como Mick Jagger, aunque sin duda uno de sus estudios más célebres es el realizado a la fisicoculturista Lisa Lyon (en la imagen).

Las obras de Mapplethorpe se caracterizan por ser formalmente clásicas, de gran formato en su mayor parte y tanto como la composición como la definición son de calidad extraordinaria. Sin embargo, el artista fue uno de los más trasgresores en lo que a los temas se refiere. La calidad estética de su obra es incuestionable, pero son sobre todo los temas eróticos y homosexuales los que han hecho que sea uno de los artistas más interesantes de los años 70 y 80, así como uno de los más litigados por los críticos estadounidenses ya que cada una de sus exposiciones venía acompañada de escándalo y prohibición.

En ocasiones, esta polémica podría verse justificada ya que sus obras sobrepasan el límite de lo “socialmente aceptado”, puesto que en algunos de sus cuadros aparecen genitales erectos, relaciones sadomasoquistas... Quizá por eso su obra ha sido mucho más aclamada siempre en países europeos que en Estados Unidos, dónde incluso fue denunciado por el Senado y tuvo varios juicios en los que se le acusaba de obscenidad.

Más allá de la polémica, Mapplethorpe es un artista que consigue emocionar a todo aquél que ve sus fotografías, por conseguir crear una estética diferente que persigue la belleza formal, belleza apacible que encontramos a lo largo de su obra, incluidas las tan criticadas fotografías que representan un erotismo abiertamente homosexual.

Tanto en las fotografías realizadas a Lisa Lyon como en otras muchas de sus obras, la definición, las sombras, el estudio del cuerpo humano y la originalidad son aspectos destacables, pero sobre todo hay que subrayar la capacidad del artista para provocar sensaciones y emociones en todo aquel que ve su obra y que esto se consigue porque, sin duda, estamos ante arte en esencia, en estado puro, a pesar de todas aquellas voces que han intentado silenciar cada uno de las fotografías de uno de los artistas norteamericanos que han tratado el tema del amor y del erotismo de una manera mucho más transgresora, una manera diferente a lo que una sociedad ciega no está acostumbrada a ver, pero igualmente válido y sublime.

Otras críticas de arte:

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Pues a mi esa foto no me emociona precisamente.
    Otro artista que busca la provocación para hacerse famoso.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi esta foto me parece preciosa, no sé, lleva 20 años muerto y su obra sigue dando de qué hablar, además es perfecta, las sombras, la posición, el cuerpo humano.

    Si miras un poco más allá verás que no sólo es provocación para hacerse famoso ;)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.