jueves, 18 de febrero de 2010

Cajón de Arte: La crítica del mes

Jenny Holzer y la fuerza de las palabras

La artista estadounidense presentó su obra Red Yellow Looming en ARCO’07 .

Desde que en 1977 comenzara su primera serie, Truisms (Tópicos), estampando aforismos en carteles que repartió por toda la ciudad de Nueva York, Holder ha desarrollado su obra en numerosas ciudades para convertirse en una de las artistas clave del panorama contemporáneo internacional.

La artista estadounidense lleva trabajando con textos desde finales de los años 70, después de una época en la que realizó sobre todo obras abstractas. Sus trabajos se desarrollan en espacios públicos: en la calle, en las paredes de los edificios, en carteles publicitarios, en anuncios electrónicos entre otros. Sus mensajes reflejan fuertemente aspectos políticos, feministas y ambientales. En su obra la palabra adquiere nuevos significados, el texto es revalorado y replanteado como un elemento estético más: la literatura se vuelve visual y el arte plástico se vuelve discurso.

El momento decisivo de su carrera llegó en 1982 al presentar sus sentencias de la serie Truisms en pantallas electrónicas en pleno Times Square, cuando Holzer incluyó en un edificio una serie de sentencias.

La obra que observamos en la imagen es Red Yellow Looming, una escultura que consta de 13 señales de luz L.E.D. de doble cara – se trata de un dispositivo que emite luz casi monocromática – con textos del gobierno estadounidense recientemente desclasificados. El único texto que aparece en la imagen es “Top Secret”. El tamaño de la obra es de 276,86 x 13,34 x 10,16 centímetros. La obra fue realizada en 2004.

Holzer centra la atención del espectador en la apariencia del texto, con una luz potente de un color anaranjado que contrasta con las bandas negras que hay por encima y por debajo de cada una de las frases, lo que facilita enormemente su lectura, así como el gran tamaño, y tiene en cuenta para realizar sus obras aspectos temporales y espaciales. De esta manera nos recuerda que cualquier texto que incluya mensajes publicitarios o gubernamentales y reivindicativos siempre conlleva una existencia material. Para ella las ideas requieren un soporte físico.

La brevedad de unos mensajes cortos en extensión ocultan, sin embargo significados profundos, no con la intención de poner de manifiesto una idea concreta, sino que se plantean como un interrogatorio que obliga al espectador a pararse, leer, comprender y reflexionar, nos lanza una carga de profundidad directa a nuestro intelecto y a nuestra conciencia.

El hecho de hacer pararse a toda persona que vea su obra para reflexionar sobre el mensaje exhibido, en este caso, criticando la propiedad privada. Los temas que toca Holzer (la primera mujer en representar a los Estados Unidos en la Bienal de Venecia en 1990), entran de lleno en temas tabúes en las sociedades occidentales como son el sexo, la violencia, el amor, la guerra y la muerte. Sin duda, estamos ante una de las artistas conscientes del poder del arte y de la palabra.

Reacciones:

4 comentarios:

  1. Hola Ismael
    interesante tu crítica del mes.
    En cuanto he abierto tu blog me he acordado de la instalación del Guggenheim de esta autora, forma parte de la colección permanente, y es una de las favoritas de los niños....muy interesante, te dejo aquí un enlace,aunque creo que tu lo has explicado mejor que el peopio museo, chao ;-)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado esta obra, ideal para Times Square en Nueva York! con tanta luz y tanto color, iluminando la ciudad que nunca duerme.

    ResponderEliminar
  3. Aunque no comento nada de lo que escribes ( te pido perdón de antemano); me encanta tu forma de escribir.

    Tienes un comentario (en los comentarios) de Cinoscar & Rarities (Post de mejor actriz secundaria). Me has inspirado una nueva sección para el blog... ya verán-

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Maribel, gracias por lo de que lo he explicado mejor que el propio museo, jejeje, bueno lo he leído y la verdad es que está bastante bien explicado, pensaba que iba a ser peor!! jajaja. El caso es que me parece super interesante que una artista haya utilizado soportes publicitarios para crear arte, para llegar a todo el mundo, realmente genial el poder de la palabra. En cuanto a lo de los niños, supongo que les gusta por los colores y porque pueden identificar el significado de la obra fácilmente, te digo yo que a muchos adultos que no tienen ni idea de arte también les apasionaría jenny holzer, jejeje.

    De hecho no tienes nada más que leer el comentario de David, JAJAJAJAJA (desde el cariño lo digo!!)

    La próxima vez que vaya a Bilbao no me pierdo el Guggenheim, estuve por fuera pero por falta de tiempo (me iba a San Sebastián) no pude entrar...

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.