jueves, 18 de marzo de 2010

Cajón de Arte: La crítica del mes

Kara Walter, siluetas y luz


La artista norteamericana es reconocida por explorar la cruda intersección de la raza, el género y la sexualidad, expresada a través de siluetas de tamaño real, que hacen alusión a la historia de las relaciones raciales americanas.

Kara Walter ha alcanzado una gran relevancia internacional a pesar de su "juventud" (nacida en California en 1969) por el hecho de conseguir plasmar el tradicional y apropiado estilo Victoriano de siluetas de papel, directamente en las paredes de la galería en la que expone. Esto crea un ambiente teatral donde expresa la complejidad de identidades a través de personajes en forma de caricaturas, cuyas situaciones son fácilmente identificables.

La instalación Darkytown Rebellion (en la imagen), vista en 2001 en Nueva York, consta de dos elementos principales: proyección de luces y papel cortado y pegado sobre las paredes. El tamaño es de 4’3 X 11’3 metros. En presentaciones de obras de este estilo, la artista utiliza proyectores con luces de colores en la parte superior de la sala, con el objetivo de iluminar el techo, paredes y el suelo y darle un toque realista a sus exhibiciones. Cuando el observador atraviesa las instalaciones, su cuerpo produce una sombra en las paredes que se mezcla con las figuras de papel negro y paisajes, insertándose así el propio espectador en la exposición.

En la imagen podemos observar dos paredes: en la de la izquierda hay ocho siluetas, de hombres de diferentes alturas, algunos portan banderas y otros lo que parecen lanzas, y todos transmiten una enorme sensación de movimiento por postura en la que se encuentran. En la pared de la derecha hay tres zonas diferenciadas: la de la izquierda, compuesta por un grupo de niños y un hombre aparentemente arrodillado, a la derecha una mujer con el clásico vestido victoriano que sostiene un utensilio entre sus manos, y en la parte superior observamos otra figura que también transmite movimiento.

Sus estilizadas figuras exponen la violencia producto de la opresión e incorpora escenas de bestialidad, asesinato y canibalismo, mediante la utilización de diversos medios, como los mencionados dibujos, los vídeos o las proyecciones de sombras, a través de los que la artista plantea sus preocupaciones recreando situaciones y escenarios teatrales, en los que narra pequeñas historias que le sirven de base para trasmitir su reivindicativo mensaje con una bella sutileza, con el efecto increíble de mostrar, denunciar y crear una reflexión tan indispensable para el buen funcionamiento de nuestra sociedad.

Reacciones:

1 comentario:

  1. A pesar de mostrar escenas violentas me ha gustado mucho la obra, transmite movimiento como dices y me parece original y novedoso que el espectador se pueda involucrar en ella por el simple hecho de acercarse y que su sombra pueda parecer una silueta más. Bravo

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.