martes, 20 de abril de 2010

EN AUSENCIA DE BLANCA, de Antonio Muñoz Molina

Antonio Muñoz Molina, Protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, despliega todo su carisma narrativo en esta novela breve, de tan sólo 127 páginas en la edición de Círculo de Lectores. Pero tal brevedad no impide la intensidad ni la profunda penetración psicológica de sus personajes.

En ausencia de Blanca nos acerca a través de un narrador omnisciente a Mario y a la propia Blanca, que da título a la novela. Él trabaja como delineante en la Diputación Provincial de Jaén, con su horario de oficina, su rutina, no es rudo ni bruto, pero carece de la sensibilidad que Blanca posee. Ella vive siempre cerca del arte y la cultura, que tanto le alimentan el alma. Son una pareja extraña, una pareja destinada al fracaso, son pocas las que sobreviven a tales diferencias vitales, culturales, educacionales y sociales. Las parejas, en la vida real, así lo creo yo, se complementan, tienen que existir unos parámetros iniciales comunes y unos objetivos similares, que permitan a los dos miembros desenvolverse en el mismo ámbito.

Blanca es la que lleva el timón de la relación, ella es más fría, no se permite un mal gesto, nada vulgar. Mario está locamente enamorado de ella, él la salvó cuando ella estaba metida en un túnel oscuro, que desembocó en el inicio de su relación. Y la novela empieza cuando Mario se da cuenta de que Blanca, su Blanca, no es la misma Blanca, porque es ella, sin duda, su cara, su piel, sus dientes, pero no se comporta de la misma manera, hay algo en ella que ha cambiado. Después el narrador nos llevará de viaje al pasado, al inicio de su relación, sus fantasmas, para llegar al final al mismo punto en el que comenzábamos.

En algunas partes me he sentido muy identificado con Blanca, con su sensibilidad, con su estilo de vida, también con su inestabilidad y su búsqueda continua de la belleza, que tanto hace sufrir a veces. Blanca, que reniega a vivir una vida común porque no se siente común, porque no lo es.

Para referirse a las personas que más detestaba, las rutinarias, las monótonas, las incapaces de cualquier rasgo de imaginación decía:
- Son funcionarios mentales.

Para los temperamentos como el suyo, se dijo Mario, un horario fijo era peor que una condena a prisión.

Pero a veces Muñoz Molina lleva al límite el personaje de Blanca, convirtiéndolo en esperpéntico, insoportable, y Mario es a quién deseas parecerte, por su calma y su amor blanco y su estabilidad. Una novela que, como decía Carmina en De Tinta en Vena, trata sobre una inquietante dualidad existencial: ¿nos mostramos cómo somos? Sí, pero dependiendo de cada situación nuestro "Yo" cambia, se adapta al entorno. Y Blanca, por algún motivo no es la misma Blanca, de ahí su ausencia.

Una novela que destaca sobre todo por, como decía anteriormente, la profunda penetración psicológica, además de la impecable narración del autor, depurada, directa, certera. Muñoz Molina escoge cada frase, cada palabra con tal meticulosidad para provocar en el lector una inquietud y una lástima, y a la vez un "Bravo" por tal maestría. Absolutamente recomendable.

Otras obras del autor:

Reacciones:

16 comentarios:

  1. Había oído hablar de este libro a Carmina y me llamó mucho la atención, tengo pendiente Plenilunio que ella misma me recomendó, pero la verdad es que viendo tu reseña me vuelve a apetecer este....(creo que me haré con los dos... :-))
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. a mi me falta ún conocer bien a este escritor, comencé con Plenilunio pero no entendí la verdad todo el alboroto alrededor de él. Disfruto mucho más leyendo a su esposa.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  3. hola sonia, a mi me gustó más Plenilunio que ésta, todo hay que decirlo, aunque esta también me ha gustado bastante, como digo en el post. Lo bueno que tiene En ausencia de Blanca es que como es tan breve se lee de un tirón, en un ratito. Anímate con los dos, ambos merecen la pena!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Ale, ¡qué alegría verte por aquí de nuevo!
    A mí la verdad es que Plenilunio me encantó, aunque es una novela muy cruda. Elvira Lindo a mi también me gusta mucho y disfruto mucho leyendo sus novelas, de hecho estoy deseando que publique algo ya!!

    ResponderEliminar
  5. Ay que me distes ganas de leer al protagonista del mes, me encanta esto que haces, me gusta aprender de lo que se está creando, de lo que está sucediendo y ¡vive! La literatura es como un ser vivo y yo tengo hambre de leer jejeje.
    Un abrazo Ismael y mil besos

    ResponderEliminar
  6. La verdad por tu crítica esta novela parece muy apetecible! y estoy de acuerdo además en tu descripción de una pareja ideal, pues ambos deben tener cosas en común y aspiraciones similares, pero también dicen que los polos opuestos se atraen, de lo que se trata es de que uno complemente al otro :). Me la prestas?

    ResponderEliminar
  7. Paola, me gusta lo que dices y me gusta también que te hayan entrado ganas de leer a Muñoz Molina. Vivir es una continua búsqueda, una continua curiosidad, y yo soy licenciado en periodismo, así que imagínate que curiosidad tengo... jajaj!! un beso!!

    ResponderEliminar
  8. David, no te lo puedo prestar porque me lo saqué de la biblioteca, pero si quieres lo vuelvo a sacar. Los polos opuestos se atraen, sí, y hay amores que matan... pero no solo se complementan los polos opuestos, sino que dos almas similares creo que pueden a llegar a complementarse mejor. La historia que me contaste de la licenciada en empresariales con mil idiomas y un super puesto en el banco de España enamorada del chino de la tienda de alimentación de abajo es poco común, la verdad, muy de historia de Hollywood...

    ResponderEliminar
  9. La leí hace muy poquito y me pareció una revisión fantástica de las relaciones enfermizas, un estudio psicológico muy acertado de cómo se reacciona cuando se sabe que algo está condenado al fracaso pero aún así resulta adictivo.

    saluditos

    ResponderEliminar
  10. Hola Lillu, muy buena apreciación. Yo creo que es adictivo porque Mario está profundamente enamorado, por eso se resiste a aceptar que Blanca y él viven en mundos diferentes, paralelos, y que nunca podrán cruzarse en un punto de absoluta felicidad.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. pero bueno Ismael, rompiendo tus normas de no repetir escritor en el año, jejeje.
    Muñoz Molina lo merece, de este libro no puedo comentar nada ya que no lo he leído, otro más...
    ;-)

    ResponderEliminar
  12. jajaja!! sí, pues te reirás, pero que yo recuerde desde 2001 que lei las dos primeras de harry potter no he vuelto a leer al mismo autor dos veces en el mismo año!!! y ya ha llovido mucho, casi una década!!!!
    pero tienes razón, muñoz molina bien lo merece. Tienes que leer En ausencia de Blanca, sólo te va a llevar un ratito, y sin embargo es una novela tan profunda...
    y luego Plenilunio, y así repites también en el mismo año, jajajaj!!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Me chifla Muñoz Molina!! Plenilunio me lo descubrió y luego seguí con El jinete polaco y ya no pude parar. Ardor guerrero me hizo reír muchísimo, porque trabajo con militares y los calca, esa forma de pensar cuadriculada que tienen e inamovible...

    ResponderEliminar
  14. Sol! me alegra que te entusiasme tanto este autor, no he leído Ardor guerrero, jamás hubiera pensado que un libro con ese título pudiera hacer reír, jeje. Me lo apunto, lo leo seguro.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  15. llego tarde pero al fin llego, me ha gustado mucho tu reseña, pero para nada estoy de acuerdo que personas tan diferentes no pueden convivir y amarse,yo convivo con m marido, y yo soy una apasionada de los libros, mi marido los odia, si medias tintas, hay un espacio intermedio y sobre todo un respeto por la otra persona que hace que esas diferencias se venzan en el caso de Blanca necesitaba de Mario como respirar, porque por si misma era autodestructiva, bohemia, alcoholica, entregada como pocas a los demas y abocada a un callejon sin salida cuando se sentí abandonada. Son las dos caras de una misma moneda Mario y Blanca, sin embargo yo no creo que haya cambiado Blanca, sino la forma en la que Mario la veia, y la idolatraba, ya ves dos visiones diferentes de una misma novela y que es lo que quería expresar Muñoz Molina?, pues supongo que habría que preguntarselo, me alegro de que te gustara

    ResponderEliminar
  16. Carmina!! Estaba esperando tu comentario, jejeje, nunca es tarde!! Bueno, primero gracias por exponer una visión diferente de la pareja y un ejemplo, que además es el tuyo, me extrañaba que tras una afirmación tan rotunda como la mía nadie hubiera dicho nada. Lo que dicho, lo mantengo, pero por supuesto entiendo que hay parejas totalmente opuestas que se quieren muchísimo, opuestas en sentidos más radicales que el de las aficiones, como la historia que puse en un comentario anterior de una licenciada en empresariales y el chino de la tienda de alimentación, que vienen de mundos diferentes... jejeje.

    En cuanto a la novela, como tú dices, diferentes interpretaciones de una misma obra, ¡cuanto me gustaría hablar con muñoz molina! O eso o que saque la segunda parte, para ver como continúa la historia, jajaja!

    Gracias por recomendármela, me ha gustado mucho!

    Besos!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.