sábado, 17 de abril de 2010

Y DE REPENTE, UN ÁNGEL, de Jaime Bayly

He escuchado algunas veces que suele ser mejor la novela finalista del Planeta que la propia novela ganadora del premio. No lo sé, primero porque no he leído todos los premios Planetas y sus correspondientes finalistas. Y aunque los hubiera leído sería difícil afirmar con rotundidad algo así, ya se sabe, para gustos los colores...

La novela que hoy me ocupa, rescatada para CAJÓN DE HISTORIAS, no logró alzarse con el galardón (no sé si prestigioso, pero sí jugoso). Y de repente, un ángel trata sobre un escritor que se da cuenta de la suciedad que invade su casa, y decide contratar a Mercedes para que se la limpie. A partir de entonces surgirá una entrañable relación entre Julián, el escritor, y Mercedes, una relación impregnada por los recuerdos de una vida que les ha tratado de manera muy diferente, pero marcados ambos por el rencor.

Me llamó muchísimo la atención que en las citas que se leen al principio de la novela, el autor ha incluido la siguiente: Pesa más la rabia que el cemento, que escribió Shakira en su canción No, incluida en el álbum Fijación oral Volumen 1, del que he dicho alguna vez que tiene preciosas poesías. La frase describe un estado de ánimo que envuelve a los personajes, el mencionado rencor, de hecho el estribillo reza: No se puede vivir con tanto veneno...

El personaje del escritor está bien conseguido, él es el núcleo central de la novela. Pero el de Mercedes es mucho más tierno, le coges muchísimo cariño a esta mujer, ella es el ángel del título.

La novela finalista del Premio Planeta 2005 es una novela muy fácil de leer, con un argumento sencillo, tierno, a veces cómico, en el que se podría haber penetrado mucho más. El autor recurre a un sentimentalismo simple para emocionar, y a lo grosero para hacer reír, lo que hace de la novela menos bella y más mediocre.

Con todo, es interesante, se lee bien y entretiene al lector. Recomendable como lectura ligera.

Reacciones:

4 comentarios:

  1. Precisamente eso de que los finalistas son mejores que los galardonados se lo dijo una librera a mi madre y desde entonces suele optar por comprar éstos. De modo que como es de esperar, De repente un ángel está en mi biblioteca para un futuro lejano :P (no me da la vida para pensar en un futuro cercano xD)

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que suelen decir, aunque yo he leido mas premios planetas que finalistas, de momento del 2009 ya me lei el finalista pero no se si algun dia leere el premiado, en fin que este melo apunto y no se cuando caera...

    ResponderEliminar
  3. Elwen, la verdad es que no da la vida, como tú dices, jejeje, pero ya que lo tienes en tu biblioteca apróvecha y leélo, es una historia entretenida!!

    Carmina, yo la verdad no he leído ni muchos premiados ni muchos finalistas, de hecho, que recuerde ahora mismo únicamente éste y Un milagro en equilibrio, de Lucía Etxebarria que ganó el Planeta en 2004.

    Un abrazo para los dos!!

    ResponderEliminar
  4. ¡este se me ha antojado mucho! me lo llevo anotado en mi libreta ¡gracias Ismael!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.