jueves, 22 de julio de 2010

Dedicatorias de José Saramago

Fue el año que yo nací cuando José Saramago y Pilar del Río se conocieron. Ella era una periodista granadina enamorada del escritor desde que había leído Memorial del convento. Él tenía 66 años y ella 38 cuando se casaron.
A Pilar, que todavía no había nacido y tanto tardó en llegar (La pequeña memoria)
Saramago dio una lección de amor a todos aquellos desencantados de la vida, una lección de que se puede vivir con intensidad hasta el final y no vivir sólo de recuerdos. Que da lo mismo el tiempo que tarde en llegar tu alma gemela, que da igual las diferencias que puedan existir, cuando esa persona aparece sabes que tu mundo cobra realmente sentido.
A Pilar, mi casa (Las intermitencias de la muerte)
A Pilar, los días todos (Ensayo sobre la lucidez)
Y su amor era tan grande que quedó plasmado en muchas de sus obras. Simplemente a Pilar y siempre a Pilar del Río, que se convirtió en su traductora.
A Pilar (Historia del cerco de Lisboa, La caverna, Todos los nombres, El Evangelio según Jesucristo entre otras).
Y su amor vivió para siempre. Y su amor vivirá para siempre.
A Pilar, como si dijera agua (Caín)
A Pilar, hasta el último instante (El hombre duplicado)
A Pilar, que no dejó que yo muriera (El viaje del elefante)

Reacciones:

13 comentarios:

  1. ¡Qué bonita entrada Ismael! Me ha encantado. Una gran pareja sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Tengo la sensación de que algún día descubriremos cosas muy interesantes de esta mujer.

    Preciosa entrada!

    ResponderEliminar
  3. Bookworm, la verdad es que una historia de amor como la suya es sorprendente y bonita. Había mucha complicidad entre ellos.

    Susana, antes decían que tras un gran hombre siempre había una gran mujer, eso ya está pasado de moda, totalmente extemporáneo. Pero quizá, en este caso, tenga aún validez la frase. Yo también creo que descubriremos cosas muy interesantes de esta mujer, ligadas seguro con el mundo literario.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Me cae bien la pareja. Los dos muy afortunados, aunque .... creo .... que a Saramago ¡¡¡¡le tocó la lotería!!!.

    ResponderEliminar
  5. Sólo puedo decir que es un post precioso!!

    ResponderEliminar
  6. Icíar, hombre, pues también a ella le tocó la lotería (al menos en el sentido estricto de la palabra... jejeje)

    Between, gracias!! su historia de amor es preciosa, y todas sus dedicatorias, por eso quería hacer este post!

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta la dedicatoria de tu novela Isma, dedicada a tu madre. Quién sabe, quizás dentro de unos años alguien haga un post con tus dedicatorias en un blog :)

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la entrada! muy original, muy bonita y muy tú. Se te echa de menos, pero pronto nos veremos. 1besito chicos

    ResponderEliminar
  9. David, muchas gracias por lo de la dedicatoria de mi novela. Jejeje, seguro que dentro de unos años alguién hará un post con las dedicatorias de mis libros... seré yo mismo en Cajón de historias!! jajajaja!! o quizá no, quién sabe!!

    Jana, ¡qué ilusión tu comentario! ¿Nos veremos pronto? VIenes a Madrid?? Sí, sí, sí!!!

    ResponderEliminar
  10. Una entrada preciosa, original, bonita, tierna, dulce, me ha gustado muchísimo. Enhorabuena! Un saludo.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado este post!!!!El amor no tiene edad!!!Preciosa entrada ismael, muy dulce!

    ResponderEliminar
  12. Goizeder, Elena, me alegra mucho que os haya gustado la entrada!!! Fue muy divertido además el proceso de documentación para encontrar las dedicatorias, jeje.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Jo, casi me hace llorar... Es precioso...

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.