martes, 13 de julio de 2010

ENSAYO SOBRE LA CEGUERA, de José Saramago

Pocas han sido las ocasiones en que después de ver una película me he decidido a leer la obra en la que está basada. Pero después de ver A ciegas creo que la novela más conocida y clave de José Saramago merecía mi lectura. Por dos razones principales:

Porque una novela consigue siempre una mayor penetración psicológica que unas imágenes, mediante las palabras podemos conocer el pensamiento de los personajes, su angustia interior en este caso.

Por las frases del propio narrador de la novela, que son las que verdaderamente agitan la conciencia, y en la película todas las ideas quedan a medio camino.

Considero que Ensayo sobre la ceguera tiene uno de los mejores argumentos que ha parido la literatura universal: una epidemia de ceguera blanca se extiende inexplicablemente transformando el mundo que conocemos, que vemos. Saramago ha sido capaz de crear este infierno con tal minuciosidad y veracidad que pone la piel de gallina, explorando en el alma humana y en la capacidad del hombre para sobrevivir. Se centra sobre todo en un persona, la llamada mujer del médico (en esta novela los personajes no tienen nombre, a los ciegos no les hacen falta) ella es la única que conserva la vista. Y sin embargo, a veces ella desearía ser ciega para no ver tal desgracia. Los momentos más duros han sido sin duda aquellos en los que la dignidad se veía más que mermada, denostada.

Me ha sorprendido bastante que, siendo Saramago un escritor ateo, la novela parece estar cargada de religiosidad, todo enfocado como si la epidemia se tratara de un castigo de dios. Pero leyendo con atención lo que se descubre es que la novela es un castigo del propio ser humano, tan ciego a veces incluso si conserva el sentido de la vista. Tan ciego por dejar que ocurran tantas desgracias sin apenas mover un dedo mientras no nos afecten, ciego por destruir lo que tenemos alrededor, por seguir destruyendo a pesar de saber que lo hacemos. Ciego, no por el odio que en algunas partes sigue presente y en otras latente siempre, sino por la falta de sentimientos y empatía.

Ensayo sobre la ceguera, escrita con el personal estilo de Saramago –prácticamente sin párrafos; los diálogos se presentan sin guiones, separados sólo por comas, distinguiéndose cada uno porque empieza con mayúsculas, al que me ha resultado más fácil acostumbrarme después de haber leído El viaje del elefante – es una de esas novelas que dejan poso en el lector, que despierta su angustia, sí, pero también el brutal instinto de leer sin detenerse hasta la última línea y el rumor de la voz de Saramago, su profundo mensaje, sigue sonando incluso después de cerrada la obra. Imprescindible.

Reacciones:

21 comentarios:

  1. Veo que es buenísima. Yo lo tengo pendiente y lo quiero leer este año, en modo de homenaje.

    Lo pones muy bien...

    ResponderEliminar
  2. Como Lammermoor durante el traslado de su oficina estuvo hablando mucho sobre el empece todos los nombres, reconozco que no lo cogi en buen momento y me quemo, y ya no me he vuelto a atrever con el autor, espero darle otra oportunidad y quizas pruebe con este que tiene buenas criticas en varios blogs. Muy buena reseña

    ResponderEliminar
  3. Con la reseña de esta novela di inicio a mi blog... Brutal, demoledora... No es una lectura para leer en un momento de bajón, ni mucho menos, pero es una lectura grandiosa. No he leído nada más del autor, pero no lo descarto para un futuro.

    ResponderEliminar
  4. Vero, a mí me ha gustado mucho, además la he leído muy rápido, merece la pena leerlo y creo que es una buena forma de iniciarse en el mundo de Saramago.

    Carmina, sí, tienes que darle otra oportunidad, este es un libro muy duro, pero por ejemplo El viaje del elefante es más ligera y de más fina ironía, supongo que dependiendo de tu estado de ánimo te recomendaría una u otra. Pero definitivamente tienes que darle otra oportunidad.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Lady Boheme, es una lectura angustiosa pero grandiosa, como bien dices, buscaré tu reseña. Besos!

    ResponderEliminar
  6. Vaya, acabo de ver que ya te comenté, jajajaja!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Vivan los desmemoriados (yo tampoco recordaba que hubieses comentado xD).

    ResponderEliminar
  8. Igual que Nuria (Lady) es mi única lectura de Saramago, pero me pareció magnífica, luego lo intenté con "El hombre duplicado" y creí que me moría de aburrimiento. No he vuelto a probar con el autor, quizá en otro momento.

    ResponderEliminar
  9. Bookworm, es su obra cumbre y de verdad merece tal reconocimiento. Yo leí El viaje del elefante, y ahora estoy leyendo Memorial del convento, pero este último lo acabo de empezar y todavía no tengo muy claro si me va a gustar o no... ya te contaré!

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Yo sólo he visto la película y es realmente angustiosa, así que la novela seguro que triplica esa sensación con una narración detallada sumanda a la imaginación del lector...para no dormir seguro!

    ResponderEliminar
  11. Creo que este será el de mi estreno con Saramago :)

    ResponderEliminar
  12. David, para mí ha sido mucho más angustiosa la novela que la película, pero es normal, imagina que la mente tiene muchísimo poder, jejeje.

    Jesús, buena elección ;)

    uN Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Pues tengo este libro de Saramago en mi estantería, aún sin hincarle el diente. Ahora me motiva mucho más leerlo.
    En cuanto a la peli, no la he visto. ¿Me recomiendas antes leer el libro?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Luisa, te recomendaría leer primero la novela y después ver la peli, yo siempre lo hago así, excepto con esta. De hecho te recomendaría que leyeras el libro y la peli si no quieres no hace falta que la veas, jejeje...

    Ya me contarás. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Este libro me lo recomendaron en mi blog auqnue es cierto que me dijeron que era muy muy duro así que no me he decidio nunca por él pero ya me he comprado Caín, que sería el primer libro que leo de este autor, y espero no tardar mucho.

    ResponderEliminar
  16. Eva, efectivamente, es un libro muy muy duro, pero merece la pena leerlo. yo espero tu reseña de Caín, aunque ahora estoy leyendo Memorial del convento, también de Saramago, por lo que creo que después descansaré un poco de él...

    ResponderEliminar
  17. Ismael, casi hemos coincidido en el tiempo al reseñar el libro (jejjeje). Ya desde que falleció el autor, sentí que este era el libro que reseñaría.

    Tienes razón, el argumento en muy bueno, y su narrativa espectácular.

    Ya veo que tu has hecho el recorrido al revés, primero la Peli, que como siempre, voy a seguir tu consejo y la veré cualquier noche este veranito.

    ResponderEliminar
  18. Susana, nunca suelo hacerlo así, siemprre leo los libros y después, si acaso veo la peli, pero creo después de ver la pelicula sentía la necesidad de leer la novela. Aún así, he dejado un espacio de tiempo de un año, para no tenerla tan reciente.
    Como dices en tu reseña, es una novela muy dura pero también creo que todo el mundo debería leerla al menos una vez en su vida.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  19. He querido leer algo de este autor desde hace tiempo. Comencé a leer Las Intermitencias de la Muerte y debo decir que es una novela hipnótica y adictiva por su ritmo, pero no terminé de leerla porque le faltaban varias páginas al libro. Después comencé a leer otros libros y José Saramago se quedó abandonado en un rincón. Estas vacaciones de verano (si puedo llamarlas así) podrían ser un buen pretexto para leer uno o dos libros de este autor, si es que termino con Tolstói antes.

    ResponderEliminar
  20. He visto su referencia, y no he podido dejar de echarle un ojito..lo leí hace mucho tiempo, y mis recuerdos son similares al entusiasmo que has expuesto en la reseña. El de José Saramago que nunca he conseguido leer (después de varios intentos) fue Memorial del Convento...

    ResponderEliminar
  21. Individualismo y deshumanización, son temas muy bien tratados por Saramago.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.