domingo, 26 de septiembre de 2010

LA ESCAFANDRA Y LA MARIPOSA, de Julian Schnabel

Tenía ganas de ver esta película desde que se estenó en 2007. Sin embargo, es una de esas cintas que siempre dejas para otro momento, sin saber muy bien por qué, quizá porque sabes que es dura y es mejor esperar al estado anímico más adecuado. Hace unos día, por fin la vi. Es muy dura, sí.

Le scaphandre et le papillon (traducida en algunos paises latinoamericanos como El llanto de la mariposa) está inspirada en la novela homónima de Jean Dominique Bauby, prestigioso redactor jefe de la revista Elle, que sufre una hembolia masiva denominada Locked in Syndrom, que le impide hablar, moverse, comer, respirar sin asistencia. Sin embargo su cerebro es capaz de procesar toda la inforrmación, pero no emitir respuestas. Bauby tan sólo puede pestañear su ojo izquierdo, por este motivo los médicos desarrollan un sistema de lenguaje de comunicación basado en que el  pestañea letra por letra lo que quiere decir.

Julian Snhabel se consolidó con esta película como un creativo intimista y arriesgado, decidido a hacer un cine de calidad alejado de las "masas palomiteras". Esto le valió dos Globos de Oro (a la mejor película extranjera y al Mejor Director), cuatro nominaciones a los Oscars y fue laureada en el Festival de Cannes, en los Premios Bafta y en los César.

La visión subjetiva que nos pone en el lugar del enfermo, (lo que después de los primeros 40 minutos se convierte en una visión forzada y agotadora para el espectador) las ensoñaciones (en las que Bauby recuerda su vida antes del accidente), la música. Todo en La escafandra y la mariposa es esperanzador, duro, triste y alegre. Reconozco que el peor momento es para mí en el que Bauby mantienen una "conversación" telefónica con su anciano padre.

La película cuenta con unas grandes intrepretaciones femeninas (Anne Consigny, Emmanuelle Seigner, Marie-Josée Croze), todas las mujeres que rodean al enfermo: la logopeda, su ex-mujer, la narradora que transcribe su libro. Pero sobre todo el gran Mathiey Amalric en un papel de extrema complejidad al que encarna con maestría.  

Un baño de luz en una cárcel, una historia que se aleja de la eutanasia y la desesperación para acercárse a los bellos recuerdos y al sentido del humor. Esto es de admirar, porque en ningún momento hay pretensiones sentimentalistas. Pero Schnabel no consigue ejecutar un film redondo,  porque el ritmo a veces decae.

Y aún así me ha gustado, por su maravillosa fotografía, por dejar tanto poso en mí, por ser una invitación a vivir la vida, a disfrutar. Schnabel consigue más que emocionar, acongojar. Y eso es difícil y hermoso.

Reacciones:

10 comentarios:

  1. Holaaa Ismael!
    He visto esta película unas tres o cuatro veces. Hace dos o tres años tenía que elegir una película en francés para hacer un análisis y presentarlo en clase, y después de barajar entre unas cuantas, me decanté por esta. Me encantó y, sobre todo, me emocionó. Es una película muy dura pero que, como tú dices, te invita a vivir.

    ResponderEliminar
  2. Hola Natalia!!! madre mía tres o cuatro veces!!!! me alegra que coincidamos!!! Un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso, la vi precisamente la semana pasada porque me pasaba lo mismo que a ti, siempre la iba dejando! jeje. Estoy muy de acuerdo con todo lo que señalas. A mí no consiguió emocionarme pero sí me transmitió muchas sensaciones interesantes y me gustó el punto de vista de humor negro de algunas escenas. Pronto publicaré el post sobre ella en mi blog :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Lillu, a mí me emocionó sobre todo la parte que habla con su padre, ahí reconozco que se me saltó una lagrimita, el resto del filme no. Aunque creo que es una película que acongoja muchísimo, como digo en la reseña. Estaré pendiente a la tuya, jeje. Vaya casualidad!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo también siempre la voy dejando... y de hecho la quería ver pronto. No he leído mucho tu reseña por si me pisas algo y me decepciona, pero volveré.
    Besos,

    ResponderEliminar
  6. Llevo queriendo ver esta película desde que se estrenó, y me ha pasado un poco como a ti, que siempre la he ido posponiendo. A ver si la veo pronto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy segura de que es una película que todos necesitaríamos ver.

    Pero tendré que buscar el momento adecuado para hacerlo.

    Un saludo.

    Ana

    ResponderEliminar
  8. Vero, te entiendo, jeje, yo también no leo algunas reseñas a veces si es una obra que sé a la que voy a enfrentarme en breve, jijiji, pero no te preocupes que no suelo desvelar nunca demasiado. ;) si la ves ya nos contarás!!!

    Bartleby, hay un montón de gente a la que le pasa lo mismo, supongo que es porque es una película lenta y dura y hay que esperar al momento adecuado para enfrentarse a ella!!

    ResponderEliminar
  9. Ana, es una película muy bonita, muy triste y muy dura. Es normal que esperes al momento adecuado para verla.

    Un abrazo muy fuerte a todos!!!

    ResponderEliminar
  10. Me negué a ver la película, me negué a leer el libro. Demasiado agobiante, pensé. Así que...

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.