jueves, 7 de octubre de 2010

LA VIDA POR DELANTE


La obra, basada en La vie devant soi del escritor francés Romain Gary, se abre con el famoso Himno al amor de Edith Piaf. Su forma de cantar, la entrega de la canción hizo empezar esta obra con muy buen pie desde que se apagaron las luces del castizo Teatro La Latina.

La vida por delante, dirigida por el popular y prestigioso José María Pou, nos cuenta la historia de Madame Rosa (Concha Velasco) y de Momo (Rubèn de Eguia). Ella, una anciana judía, antigua prostituta que ha criado a los hijos de las otras prostitutas, "a los hijos de puta", como dicen en la obra. Madame Rosa que sobrevivió a la exterminación judía en Alemania, vive afincada en Francia.

Él, un joven árabe, hijo de una prostituta que falleció a manos de su marido, se ha criado en casa de Madame Rosa. "Un niño demasiado joven para su edad", dicen, para hacernos entender que Momo tiene un leve retraso mental, que sin embargo no le impide entender la vida y comprender aquello que sucede a su alrededor.

Entre ellos se crea un vínculo de amor más allá de las razas, de las religiones. Dos personajes extremadamente histriónicos que rozan lo esperpéntico, perfectamente interpretados y con una carga emocional que va en aumento y explota en los momentos finales. Concha Velasco, gran dama de la interpretación española, lleva su personaje hasta el extremo. Concha Velasco que a sus setenta años sigue manteniendo una enorme fuerza interpretativa. Y el joven y desconocido Rubèn de Eguia da la talla soportando la mitad de la obra sobre sus hombros. Y se crece y hace crecer a Momo en las casi dos horas que dura este montaje teatral.

Una obra íntima, perfectamente delineada, clara en su exposición, aguda en sus comentarios. "Me vine a Francia porque que los franceses eran un poco menos racistas que en el resto de Europa.", dice Madame Rosa, "y fue un francés quién me entregó a la policía y me llevó a Auschwitz". La vida por delante pone de manifiesto temas tan de actualidad como la integración, la multiculturalidad, el respeto por los seres humanos sin importar ni raza ni religión y la eutanasia. Una obra interesante y sobre todo una obra que rezuma inteligencia.

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Pues muchas gracias por la recomendación, siempre que paso por la Latina la veo anunciada en el teatro, pero no me atrevía sin haber leído antes alguna crítica, me lo apunto. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante la reseña. Tomo nota de la recomendación.

    Ana

    ResponderEliminar
  3. interesante. Aunque de JM Pou no me espero menos.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.