martes, 7 de diciembre de 2010

BIUTIFUL, de Alejandro González Iñárritu


Biutiful es Javier Bardem. Biutiful es Alejandro González Iñárritu. Biutiful es tristeza, es sordidez, es belleza.

La cuarta película del mexicano sigue la estela de sus anteriores películas, tejiendo una historia a fuego lento en el que las emociones brotan poco a poco, en el que todo va tomando sentido hasta un final desgarrador en el que el espectador no puede más que derrumbarse.

Iñarritu cuenta la historia de Uxbal, padre de dos niños, separado, que vive en Barcelona y sobrevive ayudando y trapicheando con mafias de inmigrantes irregulares. Uxbal tiene un don. Uxbal tiene, también, un cáncer de próstata. No diré mucho más, pero de todas maneras, lo importante en el cine de Iñárritu es la forma que tiene de contar las cosas, y en Biutiful todo es tan crudo que en más de un plano tuve que apartar la mirada.

Uno de los dramas más tristes que recuerdo haber visto, no un melodrama barato, sino que todo aquí encuentra una justificación, en el que todo es cine con mayúsculas y arte. Javier Bardem vuelve a regalar a la Historia del cine una de las interpretaciones más impactantes que se recuerden, lo que no hace más que confirmar lo que ya sabía: es el mejor actor español de todos los tiempos, y uno de los mejores del mundo. Todo en esta película gira en torno a él y borda un papel extremadamente complejo, lleno de dureza y lleno de humanidad y lleno de amor por sus dos hijos. Biutiful es la historia de un padre, de un hijo, de un marido que ama a pesar del dolor de un amor dañino y destructor.

También los secundarios contribuyen a ensalzar el personaje de Uxbal: la mujer inestable, tan frágil e histriónica que parece a punto de explosionar en cualquier instante, que pasa del llanto a la risa y al llanto de nuevo, a los silencios y a los gritos en menos de un minuto. Ella, esa mujer, es interpretada por la actriz Maricel Álvarez, que merece la nominación al Goya. También el pequeño papel de Ana Wagener, cargado de intensidad. E incluso las lúcidas interpretaciones de Rubén Ochandiano y Eduard Fernández sirven para engrandecer a Javier Bardem, que ganará el Goya al Mejor Actor y merece, una vez más, estar nominado al Oscar. Por sus miradas, por su voz, por su manera de moverse, por sus lágrimas.

Y hablando del Oscar, Biutiful intentará competir por el Oscar a la Mejor película de Habla no inglesa representando a México. Sin embargo, tanto en el fondo como en la forma, es una película española. Por Bardem, por Barcelona y porque la historia que cuenta forma parte de la realidad de España, no de México. Algo parecido pasó con El laberinto del fauno, que también representó a México cuando de mexicana no tenía nada más que el director. Pienso que el cine es universal, que una buena película lo es sin importar su nacionalidad, pero son los académicos quienes exigen una nacionalidad, una etiqueta, y en este caso se confunden: Bitufiul es, reitero, española y así debería ser reconocida internacionalmente.

Mavillosa la música de Gustavo Santaolalla. Maravillosa la fotografía de Rodrigo Prieto. En Biutiful la inestabilidad emocional, la inestabilidad de la cámara, va creando un agujero en el alma, y hace cada vez más pequeño a los espectadores.

No es una obra maestra, aunque se aproxima a serlo, de ahí las más que merecidas cuatro estrellas, rozando las cinco, que le doy. No lo es por un metraje excesivamente largo y por alguna secuencia que rompe el ritmo. Pero merece muchísimo la pena verla, a pesar de la dureza, a pesar de la tristeza. Merece la pena verla por la narrativa cinematográfica impactante, en el estricto sentido de la palabra. Merece la pena verla, sobre todo, por el bello mensaje de amor paternal. Grandísimo Iñarritu, grandísimo Bardem.

Reacciones:

13 comentarios:

  1. Yo creo que también me va a gustar. Me gusta tanto el director como Bardem o sea que la veré y te cuento, pero por lo que dices tiene buena pinta!

    ResponderEliminar
  2. Quizás la vea cuando le lluevan nominaciones...ahora llega la Navidad y yo no quiero ver dramones.

    ResponderEliminar
  3. Estás consiguiendo que tenga ganas de verla.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada, Ismael. Desde luego te deja con ganas de ver la película, que por su argumento creo que me gustará.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Una buena película, dura, pero muy buena. Tengo que decir que a mi Bardem no me gusta mucho pero reconozco que hace un papel que con su interpretación consigue q lo vivamos profundamente consiguiendo estremecemos.
    Recomendable drama español.

    ResponderEliminar
  6. Vero, sí sí, anímate, es muy dura!! ya me contarás!! te espero!!!!!

    David, bueno, hay veces que merece la pena ver un dramón para darte cuenta de lo que tienes y apreciarlo más.

    ResponderEliminar
  7. Hilario, me alegra!! es una película muy cruda, pero merece la pena, porque como dices en tu post de The road, es una buena película, llena de contenido pero muy dura.

    Luisa, muchas gracias, qué bien que me digas esto!!! ;)

    ResponderEliminar
  8. Laura, tú también te derrumbaste, jejeje, reconócelo, jajajaja, gracias por lo "recomendable drama español" que lleva implícito lo de que no es un "recomendable drama mexicano", jejeje, y Bardem es un crack, como actor, el mejor!!!

    ResponderEliminar
  9. Ufff, que ganas le tengo a esta película. El laberinto me gustó muchísimo, así que espero mucho tanto del autor como de los actores.

    Estaba esperando que me dijeses algo de ella jajajaj.

    ResponderEliminar
  10. Más que derrumbado, me he quedado con el cuerpo agarrotado, como si me hubieran dado un mamporrazo en todo la cabeza. Efectivamente, Álvarez es un portento! También Fernández y Wagener, que, por cierto, pueden estar en los Goya. No me ha emocionado, pero me ha dejado tocado. Lo de Bardem es sobrehumano.Sí, es española, y punto (digan lo que digan los demás, como la canción). Aplaudes la banda sonora, pero no me costaría imaginarme la película sin música, muda, sólo con el murmullo de fondo de la ciudad. No desentona la música, pero tampoco creo que sea apreciable y aún menos imprescindible. Eso sí: en la escena del pub tiene toda su significación, momento que entronca con el momento discoteca de Babel (los dos excelentes). Rezo para que esté en los Goya y Oscars.

    ResponderEliminar
  11. Susana!! sí, tienes que ir a verla!! aunque es muy trisste!! oye y te has confundido, que el laberinto del fauno es de guillermo del toro, pero no pasa nada, jejeje! un abrazo!

    xavier, ayer leí tu post, intuía que te gustaría aunque no tenía todas conmigo. parte de la crítica ha dicho cosas negativas de biutiful, pero a mí de verdad que me parece maravillosa. Creo que Bardem merecería su nominación al Oscar, muchísimo más que Jesse Eisenberg, pero bueno, ya sabes lo chovinistas que siguen siendo todavía los académicos, jajaja, y eso que hemos mejorado muchísisisisimo!

    ResponderEliminar
  12. Yo la vi este fin de semana, y, sinceramente, es de las pocas veces que me han dado ganas de salir del cine en mitad de una película.
    Creo que, sin caer en el morbo, la película es demasiado angustiosa. Creo que tanto sufrimiento para el espectador es injustificado, y que la gente se hace a la idea de la situacion sin tener que estar con el estómago encogido por el asco y la pena.
    Eso sí, para sentir lo que sentí como espectador, está claro que gran culpa es debido a la gran interpretación que da Bardem, por lo que cualquier premio que reciba tengo que reconocer que es merecido.
    En resumen, que es una gran película, pero demasiado drama, superior a mi nivel de aguante.
    ME quedo con Babel

    Saludos Ismael!

    ResponderEliminar
  13. Hola César, muchas gracias por tu comentario, muy interesante. La verdad es que la película es muy tremendista, yo creo que quizá hay que ir preparado psicológicamente para verla, para que no te destroze. A mí me encantó, fue, junto con A single man, el mejor visionado del año, y la de Bardem la mejor interpretación. Madre mía!!! Estoy muy contento con su nominación al oscar, siempre creí que la merecía, pero pocas veces creí que la conseguiría. Un abrazo!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.