jueves, 10 de marzo de 2011

MADAME BOVARY, de Gustave Flaubert


Una de las grandes obras de la Literatura Universal. Me la compré en Montpellier, en 2007, pero ha tenido que esperar durante casi cuatro años para que le llegara su turno. Por respeto, por necesitar sentir que estaba preparado para enfrentarme a una obra de tal magnitud.

Si habéis notado que ha descendido durante el último mes el número de críticas literarias se debe a que durante todo febrero se ha prolongado mi lectura de esta novela. Ha sido una lectura pausada, lenta. Como la historia en sí. La historia de una mujer, Emma Bovary, insatisfecha crónica, que no ama a su marido, que no quiere a su hija y que, por no querer, no se quiere ni a sí misma. Todo es un vacío en ella, una necesidad continua de rellenarse, para volver a vaciarse de nuevo. Madame Bovary que peca y le es infiel a su marido con dos hombres, a los que cree amar, para sentirse finalmente traicionada por el mundo y quitarse la vida. Y matar a su marido, Charles, de pena y lamento de amor.

La protagonista absoluta
Ella, Madame Bovary, es la que tiene todo el peso del libro, todo gira en torno a ella y a su decadencia y a su locura. Y ya desde muy temprano comienzas a sentir una falta de empatía para con ella, que deviene luego en antipatía, y jamás, en mi caso, se ha transformado en compasión por su locura. Por su frialdad, por su inestabilidad emocional que hacía que ni ella misma se soportara.

Flaubert, que definió la estructura de la novela moderna con esta obra, consigue crear una atmósfera opresora en la parece no pasa nada y, a la vez, pasa todo, pasa el sexo, pasa la tragedia. Madame Bovary rompe con todo, con todos, pero ¿a qué precio? Y, lo más importante, ¿por qué? ¿por qué esa rebeldía contra la vida y el mundo si desde el principio no amó a Charles? ¿por qué no escapar mucho antes? Creo que no fue una heroína, sino una cobarde por no marcharse antes. Flaubert hace una crítica explícita a la sociedad burguesa de la Francia del siglo XIX y, dos siglos después, siento que hay muchas cosas de la novela vigentes aún en la sociedad, que el bovarismo no ha terminado de erradicarse, que seguimos atados muchas veces a las convenciones sociales que nos impone una sociedad asfixiante. Pero, pese a todo, hoy en día, incluso sin manejar a veces las riendas de nuestro destino, es muy fácil evitar la tragedia.

Los otros personajes principales son: Charles Bovary, el marido de Emma, Charles, presente desde el principio hasta el final, una persona de carácter débil, sencillo, incluso mediocre. Un hombre ingenuo hasta la pena, ciego hasta decir basta, al que dan ganas de zarandear y abofetear. Un hombre enamorado. 
León, el primer amante, el auténtico, el sensible. Y Rodolphe, el conquistador, el que arrastró a Emma, el que le pudrió el alma.

La maestría de Flaubert
Maravillosa y precisa narración la de Flaubert, estoy asombrado con algunos pasajes de la novela, con la absoluta maestría para dibujar las escenas hasta el más mínimo detalle, que permite visualizar hasta el aire que respiran los personajes. He leído la novela en francés, pero me ha sorprendido la rotundidad de sus negaciones y la profundidad de sus descripciones.

Y las últimas 40 páginas son todo un torbellino de emociones, un huracán que pasa y deja todo desolado y, aunque ya sabes de antemano el final arsénico, no puedes dejar de sorprenderte por la maldición de Emma, una automaldición, diría yo. La que ella misma se lanzó por no saber amar, ni aprender a hacerlo. Porque a amar se aprende amando.

Un clásico de la literatura universal, una obra que hay que leer, necesaria. Que deja un poso enorme en el lector. 

Reacciones:

21 comentarios:

  1. Hace muchísimos años que la leí y recuerdo de ella que para no ser una novela actual me gustó bastante y te hablo de cuando yo tenía unos 18 o 19 aproximadamente (que yo también los he tenido ¿eh?) así que si me gustó debe ser buena.

    ResponderEliminar
  2. De todo este post me quedo con una frase que, aunque machacada, me sigue pareciendo grandiosa: amar se aprende amando. Lo que desconozco es que si cuando uno vive o sufre el desamor, aprenderá también a no amar. A besar por el mero hecho de besar, a abrazar por capricho sin atender a quién, a camelar por camelar sin interés alguno y con mucha desidia, sin disfrutar del placer de la conquista.
    Tal vez, si lo experimento alguna vez, regrese para hacer un clic en esta entrada y confesar que por fin pude entender a Emma y su inapetencia vital continua.
    Como culo veo, culo quiero, mientras saboreabas la novela de Flaubert en francés, ¡como está mandao!, yo me dispuse a sumergirme en la cinta de Vicente Minnelli, la Madame Bovary de 1949, protagonizada por Jennifer Jones.
    O no supe introducirme, o el personaje de la madame me arrastró de forma abrupta a intento de “mira lo que hago pero no conectarás conmigo”. Me entristecí con Charles, disfruté con las locuras de León y la pasión basada en los recuerdos jovenzuelos de un apuesto Rodolfo. Pero Emma enloqueció sin pena ni gloria, apareció en pantalla insatisfecha y murió, no pude compartir con ella ni sus miedos ni sus angustias, no me emocionó su despedida, no me dijo nada…
    Tal vez la vi un mal día, tal vez.

    ResponderEliminar
  3. Pues me pasa como a Eva MMM, que la leí hace muchísimos años (más o menos con la misma edad que comenta ella, casualmente, jeje) y me gustó bastante. Lamentablemente ahora no la recuerdo, aunque sé que me dejó buen sabor de boca.

    saluditos

    ResponderEliminar
  4. Que buena reseña. Me encanta lo que dices del final porque si es un buen libro y el final te deja frío es una pena. Yo también lo tengo en casa pero todavía no me he animado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Uno de esos libros que hay que leerse sí lo sí. Me avergüenzo: me salió en un examen y no lo leí, pero al final saqué la máxima nota! Como siempre vuelvo al cine para recomendarte la versión que rodó Claude Chabrol de Madame Bovary con Isabelle Huppert. De nuevo, un placer leerte.

    ResponderEliminar
  6. Un clasico que no he leido (deberia darme latigazos por eso) pero pronto caera :P

    ResponderEliminar
  7. Eva, mujer, claro que los has tenido y, por favor, tampoco hace tanto!!! jajaja!!!! ;)

    Natalia, muchas gracias por tu comentario, me consta que has tenido que redactarlo dos veces ;) la verdad es que es una pena, a mi también me ha costado empatizar con ella, es un personaje complicado, sobre todo me planteo las razones que la llevan a esa desidia desde el principio, sin razón, es lo que más me cuesta entender, por qué se mantiene ligada a un hombre al que no ama, porque no se escapó antes, ¿por qué?

    ResponderEliminar
  8. Lillu, a mí a veces también me pasa, que con el paso de los años lo único que consigo recordar de algunas obras es la sensación que me dejaron. ;)

    Vero, muchas gracias, la verdad es que la lectura es densa y ha sido muy pausada, pero al final ha merecido la pena ;)

    ResponderEliminar
  9. Pero Xavier!! ¿Cómo es posible que sacaras la máxima nota sin habértelo leído? Ainsss pillín que seguro que hiciste trampillas, jajaja!!! Me apunto la versión de Chabrol, y la de Minelli también, que me recomienda Natalia ;)

    Liz, mujer, no, mujer, jajaj, latigazos no!!! casi peor me pareció lo de El silencio de los córderos de ayer, jajajaa!


    Abrazos para todos!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. No la he leído, y sinceramente si lo hago será dentro de mucho tiempo por asuntos personales, pero me cuesta entender que no se sepan los motivos de su "desamor", que no los explique ni que los de a entender, ¿porqué va a dejar a los lectores con esa incógnita? ¿cómo se puede empatizar con alguien que no te explica porqué actúa como actúa? De momento como tú, Isma, no siento empatía ni simpatía por ella, por actuar así, por engaña a su marido sin darnos explicaciones y no me anima a leerlo a pesar de que la narración sea tan buena.

    ResponderEliminar
  11. David, a ver, el desamor no tiene motivos, lo que no se sabe es por qué aguanta tanto, por qué no escapa de esa vida mucho antes, por qué si no le quiere sigue con él hasta el final... de todas maneras, te conozco y creo que aguantarías esta novela hasta la página 3. después la abandonarías ;)

    ResponderEliminar
  12. David, con respecto a mi comentario anterior, quiero aclarar que diciendo que te aburrirías y que a la página 3 dejarías de leerlo no ha sido para hacerte quedar mal ni nada por el estilo. mucha gente es como tú, de hecho la mayoría de la gente es como tú, que cuando no le gusta una novela no la acaba, porque piensan que es una pérdida de tiempo y es absolutamente respetable y lógico. No te lo tomes a mal, por favor. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Yo le tengo ganas a Madame Bovary,pero me da la impresión de ser una novela difícil de leer y a la que hay que dedicarle tiempo.
    Por cierto, ¿Cuántas páginas tiene?Si no es muy extenso se puede leer bien aunque no guste.ggg.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Madame Bovary la leí hace años. Recuerdo haber leído La Regenta y luego ésta. Y me parecieron y me siguen pareciendo auténticas joyas de la literatura, y sus personajes femeninos, de los mejores también. Releí hace poco la Regenta. Tras leer tu reseña, creo que voy a tener que hacer lo mismo con Madame Bovary.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  15. Este es uno de los clásicos que aún tengo pendiente de leer. Con tu estupenda reseña me has dejado con ganas ;)

    ResponderEliminar
  16. Como ya te conté ayer a la tarde, tuve que leer este libro en segundo de bachiller en el instituto y me gustó muchísimo, aunque también creo que leer esta obra con 17 o 18 años es demasiado pronto. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Tabuyo, de páginas ni idea, es que varía mucho según la edición, la mía, por ejemplo está en francés y tiene un prólogo de 40 páginas, por lo que la novela en sí misma empieza por la 45 más o menos, y acaba en la 500, pero tiene muchísisisismas notas al pie (y no he leído todas completas, así que había páginas que avanzaba rápido...)

    Margari, yo quería leer la Regenta antes que Bovary, pero es que la edición que tengo de La Regenta es muy grande para ser transportada en el metro, así que tendrá que esperar un poco... jejeje ;)

    ResponderEliminar
  18. Luisa!! muchas gracias!!!!!!!! supongo que es uno de los clásicos que todo lector termina leyendo antes o después ;)

    Goizeder, si, un poco pronto sí que es, jajaja! por cierto, genial la quedada de ayer, me encantó estar con vosotros!! hay qe repetir!!

    un besote para todas!! ;)

    ResponderEliminar
  19. Hola Isma!
    Te comento aquí porque he terminado el libro hace unos días. Lo había "heredado" de la biblioteca de mi padre y tenía ganas de leerlo. Menos mal que es eltípico libro del que todos sabemos el final aunque no se haya leído, pero aún así, ¡¡cuánta tragedia!! madre mía!!
    Si es que ni muerta deja descansar a los suyos!!

    En fin, a mí no me pareció pausada más que las primeras páginas; luego ya iba diciéndome "venga, un capítulo más y a la cama", porque estaba intrigante... jeje.
    En fin... un libro que hay que leer, sí señor.

    PD: mi edición tiene un prólogo de ¡70! páginas que me salté a la torera.

    ResponderEliminar
  20. Isi, coincidimos en que merece la pena leerlo, a mí me ha dejado mucho poso... por cierto, yo también me salté a la torera el prólogo gigante! jajaja

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Nunca comprendi porque Emma no le dijo a Charles que no lo amaba, que no era feliz a su lado, y que estaba enamorada de otro, sea Leon o Rodolfo, quizas fuera porque al despreciar tanto a su marido, preferia no ser sincera, y que el golpe le cayera mas fuerta, si ella lo abandonaba, o porque la posibilidad de que su aulterio fuera descubierto, le parecia interesante, la posibilidad de que no queria que sufriera, es inadmisible, al menos en mi caso, Ana Karenina le conto la verdad a su marido, y ya sabeis como le fue, hay personas pasivas, que ante una fuerte impresion reaccionan violentamente ¿Como hubiera reaccionado Charles, si se hubiera enterado antes de la verdad, es algo que jamas podre saber.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.