viernes, 6 de mayo de 2011

CAMBIO DE TERCIO, de Rojas y Rodríguez


El post de hoy me hace especial ilusión, por varias razones. Porque Rojas y Rodríguez representan a una generación de jóvenes que ama su trabajo y consiguen buenos resultados con el esfuerzo incansable, algo que han demostrado durante los 15 años que llevan ya al frente de su compañía. Porque el Nuevo Ballet Español es una compañía residente en Móstoles, mi ciudad. Y porque, desde pequeño y aunque pueda sorprender a algunos, he crecido rodeado de flamenco y respirando siempre en mi familia un ambiente a danza española.

Por eso ayer, en el Teatro La Latina de Madrid, se me ponían los pelos de punta con cada taconeo, con cada palma y con cada nota que salían de la voz de las dos cantaoras que se dejaron la voz y el corazón durante todo el espectáculo, Cambio de tercio.

Rojas y Rodríguez, viejos conocidos para mí, me impactaron muy positivamente en el extinto Albéniz con Sangre, me convencieron las siguientes veces que les vi en el Teatro del Bosque, diluyéndose el encanto en la fusión (llamadme purista) y volvieron a su máximo esplendor anoche, un cambio de tercio y una vuelta al flamenco que emociona, una combinación perfecta de técnica y alma, de quejíos que “se llevaron mi alegría”, como cantaron, en alguna de las canciones, Sandra Carrasco (¡qué voz tan bonita y qué ojos tan tristes!) y Rocío Bazán.

Rojas y Rodríguez que se complementan y se completan en un espectáculo donde se destila elegancia (nada de chabacanería cañí para guiris): elegancia en el violín, en los pañuelos, en esa cortina llena de rosas, a juego con los vestidos de una de las bailarinas, Pilar González, y en el control absoluto del cuerpo, abandonado a veces a la euforia y al placer de la danza.

Un espectáculo imprescindible para los amantes del flamenco y para aquellos que saben encontrar la belleza en el arte de la danza, en la belleza que cala en los huesos y eriza el vello, para salir del teatro con una enorme sensación de plenitud, que se transmitió con un público levantado y aplaudiendo con fuerza para hacerles llegar nuestro agradecimiento emocionado.

Reacciones:

8 comentarios:

  1. Yo estuve algún tiempo apuntada a flamenco, me encanta bailar y vamos me ha encantado así que voy a echar un vistazo!!!
    besotes

    ResponderEliminar
  2. Isma! me ha gustado mucho lo que has escrito, si es que son geniales! yo lo he visto ya dos veces y me encanta! alomejor lo veo otra vez....

    ResponderEliminar
  3. Sonia, si tienes la oportunidad no te los pierdas!!!!

    Mar!!! esta obra si que merece la pena, salí fascinado del teatro, fue mucho mejor que la anterior vez! un besazo guapa!!!

    ResponderEliminar
  4. Ayer tuve el placer de disfrutarlos, cada día me gustan más; la primera vez que los vi ensayando en la casa de la cultura de móstoles como unos alumnos más no pensé que serían los fabulosos Rojas y Rodriguez tan geniales... a destacar, su baile flamenco puro, la voz en directo de las mujeres que me encandiló junto con la vestimenta de las chicas que los acompañan.

    ResponderEliminar
  5. Anoche vi un gran espectáculo!!!!!!Qué manos, qúe pies, qué velocidad, qué sentimiento, qué grandeza, qué ARTE!

    ResponderEliminar
  6. Laura, ¿te acuerdas cuando fuimos a verlos al Albéniz y salimos emocionados? Con esta consiguieron lo mismo! maravillosos!!!!!!!

    Sonia, me alegra muchísimo que te gustaran, sobre todo después del sabor de boca agridulce de la vez anterior, me alegra que te fiaras de mí cuando te dije que esta vez sí, que no había desperdicio! Qué Arte!!!

    ResponderEliminar
  7. que decir, que me encanto, es la primera vez que los veia en directo y me fascino, la musica en directo, con esas cantaoras, sobre todo Sandra, el momento de ella cantando solo acompañado del violín es genial, y por supuesto Rojas Y Rodriguez, fascinantes.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. ya he ido a verlos! aproveché que me ofrecieron unas entradas a mitad de precio, me han ENCANTADO!!! maravillosos, y ¿el violín? ¿y la guitarra? en fin todo una maravilla. Besotes

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.