jueves, 9 de junio de 2011

EL RUIDO DE LAS COSAS AL CAER, de Juan Gabriel Vásquez


La reciente ganadora del Premio Alfaguara de  Novela 2011, que tiene un título precioso y una portada que no lo es tanto, es una obra intimista, que narra la historia de Ricardo Laverde vista a través de los ojos y contada a través las palabras del personaje principal, Antonio Yammara. El ruido de las cosas al caer es, por lo tanto, la reconstrucción de la vida de Laverde para encontrar el sentido, sin sentimentalismos, a la de Yammara.

Es la historia de dos hombres corrientes pero, sobre todo, es la historia de la ingenuidad que llevó a los colombianos al negocio del narcotráfico en los años 70, despertando una de las épocas más negras del país sudamericano, un negocio que reportó mucho dinero y que venía motivado, aunque muchos no lo crean, por las ganas de prosperar, por el amor y por la ingenuidad. Y también es la historia del miedo que vino después, del poco respeto por la vida, de la vulnerabilidad a ser asesinado en cualquier instante.

Vásquez, afincando en Barcelona desde hace más de una década, no pierde el deje colombiano (otros hispanoamericanos que viven en España, como Boris Izaguirre, lo tienen mucho más suavizado en su literatura) y dedica una novela entera a Bogotá, una ciudad que describe como gris y triste, pero a la que el protagonista, Yammara, se siente enormemente vinculado. Y esa relación de amor-odio me gusta.

Los personajes están perfectamente construidos, y me parece hermoso que el protagonista principal conforme la historia de un secundario que es, en realidad, igual de protagonista o más. Porque Laverde está presente en toda la obra y pasa de ser un personaje fusionado con Bogotá (esto es, gris) a ser un personaje lleno de luz por el que terminas sintiendo una profunda admiración.

Vásquez ha conseguido el equilibrio perfecto para que todos los personajes de esta novela encuentren su lugar y tengan la importancia adecuada para el desarrollo de la obra. Por eso, Elena o Elaine Fritts, que sólo es nombrada en los recuerdos, es uno de personajes más importantes y bonitos de El ruido de las cosas al caer, un título que me intrigaba pero que Vásquez justifica desde casi el principio: en la vida, a veces, ocurren una serie de accidentes que provocan que las cosas y los cuerpos emitan un sonido al chocar contra el suelo y morir, quedándose para siempre dentro de uno este sonio, como un recuerdo del que es imposible deshacerse, por mucho que pase el tiempo.

Estamos ante una novela dramática, que en algunas partes llega a ser incluso trágica, por su crudeza, y a la vez, con pasajes llenos de hermosura en los que florecen sensaciones vivas, como pueden ser el amor limpio, el sexo joven sin pudor o el alumbramiento de una hija.

Me ha gustado más que bastante, por lo bien escrita que está, con algunas partes poéticas sin ser pedantes, por hacer sencillo lo complejo, por la acertada profundización en las emociones, en los miedos que se quedan dentro y por el retrato de una generación, la de los jóvenes anónimos que nacieron en Colombia en los años 70 y que lucharon por seguir adelante en una sociedad que la que, sobrevivir, se preveía más difícil que nunca.  

Reacciones:

11 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu reseña y me han entrado ganas de leer la novela, me parece diferente, no he leído nada de este estilo y me apetece. Gracias por la reseña. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta novela, pero me ha llamado mucho la atención tu reseña. Me ha gustado mucho, así que tengo ya apuntado este libro en mi lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Bueno pues hoy he empezado a leer esta novela con ganas!! Esta reseña hace que entre hambre por devorarla:-) ¡¡A ver qué tal!!
    ¡¡Besooo!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido un título grandioso, muy atrayente, me ha interesado el libro también, seguramente lo consiga ya que la editorial alfaguara se distribuye bien, es cierto que la caratula es mala pero el rótulo lo compensa con creces. Un abrazo.

    Mario.

    ResponderEliminar
  5. Goizeder, gracias a ti por leerme y comentarme ;) la verdad es que, aunque es dura, se lee muy bien y merece la pena.

    Margari, acaba de publicarse, la editorial está apostando fuerte por él, a mí me ha gustado mucho, creo que es una novela que entraña muchas cosas y está muy bien construida, una de esas obras que te envuelven sin que te des cuenta. ;)

    ResponderEliminar
  6. César... a ver qué te parece!!! ya me contarás!!! ;)

    Mario, estuve hablando con el autor el otro día y se va prontito a América para promocionarlo, igual hasta va a Perú, por cierto, hablamos de ciertas similitudes que hay en esta obra (salvando las distancias) con Abril Rojo de Roncagliolo. ;)

    Abrazos!!!!! ;)

    ResponderEliminar
  7. Oye pues tiene buena pinta, lo anoto en mi lista. No conocía el libro ni al autor.

    bsos!

    ResponderEliminar
  8. Rosalía, yo tampoco había leído nada del autor, de hecho, conocí de su existencia gracias al galardón, pero ha publicado ya varias obras ;) Te lo recomiendo, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  9. Muy buena la reseña Ismael pero no me acaba de convencer la novela, no sé porque tengo ese rechazo hacia todo lo que huela a droga, incluida la literatura. Me da la sensación de que lo voy a pasar mal y no quiero.

    ResponderEliminar
  10. Eva, bueno, si te sirve de consuelo, te diré que la parte de la droga la ha de conformar el lector. Es más dura la parte del miedo y del terrorismo. Pero la historia de amor brilla por encima de las otras. Es una novela muy buena. ;)

    ResponderEliminar
  11. Novela bien escrita, pero que se vuelve predecible y banal desde la segunda parte, sin llegar a colmar, nunca, las espectativas creadas al comienzo.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.