viernes, 29 de julio de 2011

ANTONIO LÓPEZ: Retrospectiva en el Museo Thyssen de Madrid


El museo Thyssen de Madrid inauguraba el pasado 28 de junio una exposición sobre la obra del pintor Antonio López (Tomelloso, 1936), uno de los artistas vivos con más relevancia en el arte contemporáneo.

La exposición comienza con una mirada a su obra más reciente, no sólo a su pintura, también a su escultura. Es un homenaje a Madrid, siempre a Madrid, la ciudad en la que ha vivido durante tantos años, pintando su luz, sus sombras y su señorío. Además de su angustia, de su ausencia de personas y de almas que producen una sensación de soledad urbana que acongoja y recoge en sus cuadros de la capital, de la Gran Vía a diferentes horas los más hermosos, y también otros (como Madrid desde Capitán Haya, del que ya hablé una vez en CAJÓN DE HISTORIAS, o Madrid desde la torre de bomberos de Vallecas, en la imagen) que son como una fotografía gigante, como una maqueta vista desde lejos.

Antonio López, de paciencia infinita, de meticulosidad extrema. Y de maestría, la maestría de un orfebre que saborea aquello que hace y lo extiende en el tiempo sin perder ni un ápice de entusiasmo.

En su obra escultórica estudia el cuerpo humano, representa la figura humana con absoluta precisión, como en Hombre y mujer, u Hombre tumbado, donde la tensión en la parte superior (las venas marcadas del cuello, los hombros cargados) contrasta con lo relajado del pene, las piernas y los pies.

Y la visita continúa con un viaje en el tiempo, con aquellas obras de los años sesenta y setenta del siglo XX, en los que nos muestra diferentes partes de la casa (algunos dibujos a lápiz no tienen desperdicio), a veces partes impúdicas y sucias y vulgares, elevadas gracias a él a la categoría de arte.

Podría decir mucho más de esta exposición que es el resultado de una vida de trabajo (como todas las vidas en realidad, dedicadas en su mayor parte al trabajo...), podría hablar de los membrillos, de las flores o de las cabezas, de los retratos a su esposa Mari, pero creo que lo mejor es que os acerquéis al Thyssen y disfrutéis de Antonio López, porque merece la pena, de verdad. Estará hasta el 25 de Septiembre.

Reacciones:

5 comentarios:

  1. Cada vez que veo una entrada de éstas, qué envidia siento de todos los que vivís en Madrid. Me encantaría poder ir pero no va a poder ser, que me pilla lejos. Pero gracias por toda esta información y por este pequeño acercamiento a la obra de este genial pintor. Al menos vemos algo. Gracias por esta entrada.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo lo he intentado pero siempre estaban completas las visitas para el día, me temo que tendré que conseguir las entradas con antelación por Internet porque está generando mucha locura esta muestra. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. MArgari, consuélate pensando que en verano los que sentimos envidia de dónde tú vives somos nosotros!!! jajaja!! Qué maravilla Cádiz!!

    Carol, con el carné de prensa es gratuito y no hace falta cola ni nada, vas, te dan una entrada y entras. Es la exposición del verano!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantaría verla, pero no creo que pueda. Mi madre me transmitió el gusto por la obra de Antonio López hace años, y sigue siendo uno de sus favoritos :)

    saluditos

    ResponderEliminar
  5. Lo que más me gustó de su obra fueron los cuadrros costumbristas...el de la madre con la hija comiendo en la mesa... espectacular. Y los de la Gran Vía con el impacto del sol congelado en un instante.
    Merece la pena pagar por ver esta exposición...

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.