domingo, 3 de julio de 2011

Entrevista al escritor JUAN GABRIEL VÁSQUEZ

Hace unas semanas tuve la oportunidad de entrevistar, para el periódico Sí Se Puede, al escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez, ganador del último Premio Alfaguara de Novela. 

Os dejo el artículo, espero que os guste.


El colombiano presenta 'El ruido de las cosas al caer', Premio Alfaguara de Novela 2011.

“La violencia y vulnerabilidad con las que llevaba conviviendo 15 años me hicieron fácil abandonar Colombia”

Ismael Cruceta

El premio Alfaguara le ha servido al escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez para consolidarse como una de las voces narrativas más interesantes del panorama literario internacional.

Este galardón le ha llegado gracias a su nueva novela, El ruido de las cosas al caer, una obra intimista, en la que ha impregnado el miedo de toda una generación, la suya, la que creció con la incertidumbre de saber que, en cualquier momento, podrían acabar con tu vida o con la de alguien querido por el hecho de estar, simplemente, en el lugar inadecuado. La generación que creció a la vez que el negocio de tráfico de drogas en Colombia, una guerra que ha marcado la vida política y social del país sudamericano durante las últimas décadas y que, ahora, parece que comienza a ver la luz al fondo del largo túnel.

“Esta novela está ambientada en la Colombia de los años 90 y hace referencia a los años 70 y 80, donde el terrorismo utilizaba la eliminación de civiles para intentar presionar al Gobierno y modificar algunas leyes, como la ley de extradición”, dice Vásquez.

“Sobre los asesinatos y los atentados hay una parte historiográfica que se puede consultar en archivos, en hemerotecas. Pero en ninguna parte constan las emociones, la manera en la que estos hechos nos afectaron íntimamente”, explica el escritor. Sobre esto trata El ruido de las cosas al caer, que han acogido muy bien en Colombia, y a la que el autor considera su novela “más internacional”.

“Me he topado con situaciones que están muy presentes en el subconsciente de todos, especialmente de los españoles que vivieron la década de mayor actividad de la banda terrorista ETA”.

Juan Gabriel Vásquez salió de su Bogotá natal para poder ser escritor, para crecer en un mundo literario en el que es tan complicado hacerse un hueco y mantenerlo.

“Yo estaba estudiando derecho en Bogotá, cuando comprendí que lo mío era la literatura, era una obsesión que me estaba devorando y quería hacer de ella el centro de mi vida”, recuerda.

“La literatura es una actividad que no permite ser compartida, incluso si para ello tienes que abandonar tu país. En mi caso, lo más difícil fue renunciar a la certidumbre”, dice Vásquez, hijo de abogados, que no seguiría un cómodo destino que le llevaría a dedicarse a la profesión de sus padres. “Lo que me hizo fácil marcharme de Bogotá fue la violencia y la vulnerabilidad con la que llevaba conviviendo 15 años”.


Barcelona, su otra casa
Barcelona le ofreció la oportunidad de vivir de la literatura, donde vive desde hace 12 años después de una temporada en Francia y Bélgica, porque la capital catalana se convirtió a finales del siglo XX y principios del XXI en una ciudad de escritores, como lo fuera París anteriormente, parada obligatoria para autores como Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez. Del peruano Vargas Llosa señala precisamente que fue muy importante para él en el momento en el que decidía que dejaría su país.

“Los barceloneses no son gente abierta por definición y eso para mí es una gran virtud. Allí he construido grandes amistades y la gente se ha portado muy bien conmigo, pero hay una prudencia que es muy útil porque la gente te deja un espacio privado, necesario para un escritor”, dice.

Ese espacio privado y esa distancia geográfica y temporal de Colombia le llevo a descubrir que no entender su país era la mejor razón para escribir sobre él, porque considera que la novela “es un acto de averiguación”.

“La posibilidad de escribir sobre mi país me la dio el haberme ido. Colombia es un lugar lleno de zonas oscuras, como todos nuestros países hispanoamericanos, lleno de tensiones no resueltas”, dice a Sí el autor, que ha decidido llamar a una de las partes de la novela Somos todos escapados, haciendo referencia al hastío que sentía la estadounidense Elaine Fritts, una de las protagonistas de la obra, por su país natal, y que le llevó a abandonarlo e instalarse en Colombia, un símil con el hastío que llegó a sentir Vásquez en su momento.


Y aunque esta novela puede parecer dura e incluso llega a destacar por la crudeza de algunas situaciones, en ella se respira un amor por Bogotá, un enorme vínculo, a pesar de todo, entre el autor y la ciudad en la que creció.  “No se escribe una novela entera sobre algo que no te interesa”, sentencia. 

Reacciones:

6 comentarios:

  1. Gran entrevista. Y gracias por haberme hecho conocer a este autor. Me ha gustado mucho sus respuestas y, desde luego, El ruido de las cosas al caer, está ya en mi lista de libros pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. No conocía al autor.
    Interesante entrevista. Ya el título de su libro "El ruido de las cosas al caer" llama la atención, al menos a mí.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó el ruido de las cosas al caer. Lo recomiendo. De la entrevista me quedo con eso de..."lo más difícil es renunciar a la certidumbre" cuando decide dedicarse a la literatura fuera de su país en lugar de seguir el camino marcado por sus padres. Es una buena filosofía de vida, aunque asusta un poco.

    ResponderEliminar
  4. Margari, muchas gracias!!!! fue una entrevista muy agradable! :) El libro me ha gustado mucho! ;)

    Elvira, el título es precioso, a mí me encanta. La novela merece la pena leerla, está reseñada. Un besote!

    ResponderEliminar
  5. César, yo creo que dice mucho de él, renunciar a ser abogado como sus padres y marcharse al extranjero a escribir, buaah, una locura digna de admiración. Al final voy a tener que hacer yo lo mismo... Vivan las renuncias a las certidumbres!!! Muaks!

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena. Me ha gustado mucho la entrevista.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.