jueves, 21 de julio de 2011

METAFÍSICA DE LOS TUBOS, de Amélie Nothomb

Vuelvo a las novelas autobiográficas de Nothomb y también al francés, después del desencanto que me produjo Antichrista. En Metafísica de los tubos la autora nos lleva de nuevo a Japón y, desde su nacimiento, relata los hechos de su más tierna infancia hasta los tres años. ¿Cuánto hay real y cuánto imaginado en esta novela? ¿Realmente recuerda Amélie los sucesos que cuenta o son más producto de su imaginación? No lo sé, y dudo que mucho de lo que cuenta sea real, pero es cierto que vuelve a demostrar una lucidez pasmosa, tal y como ocurriera en Estupor y temblores y en Ni de Eva ni de Adán.

La autora vuelve a hacer referencia a la religión y la Biblia, como en las otras, y cuenta como, desde el nacimiento, se autoproclama Dios. Y Dios opta por ser también un tubo, un tubo digestivo inerte que sólo puede comer, digerir, pero sin capacidad de comunicarse, reír, llorar o moverse. De ahí el título de la obra. Y hablando del título: me planteo que se le debió pasar por la cabeza a Nothomb para titular así esta novela: Metafísica de los tubos. Siendo una escritora consagrada, puede permitirse el “lujo” de poner el nombre que desee, sabedora de que no le irá mal. Pero, si hubiera sido su primera novela, ¿no os parece un título, quizá, poco apropiado? A mí, al menos, sí me lo parece, me da la impresión de que la palabra “metafísica” asusta e incluso espanta, y a Nothomb le gusta mucho utilizarla en sus novelas. Lo que está claro es que no deja indiferente a nadie.

Volviendo al argumento, Dios descubre, a los dos años y medio y de manos de su abuela, el placer (gracias a una onza de chocolate) lo que le hace despertar de su estado vegetativo y convertirse en una niña con plenas facultades.

Amélie Nothomb vuelve a elegir una fotografía suya para la portada (como decía Eva de La historia en mis libros, un poco diva, ¿no?) pero esta vez es una fotografía de su niñez, totalmente entrañable. 

Con el estilo sencillo y ligero que le caracteriza, con el humor ácido que impregna su obra –y por extensión, su vida, podríamos afirmar- Metafísica de los tubos es una novelita graciosa, con algunos pasajes muy agradables y en la que nos vuelve a acercar a Japón, haciendo hincapié en las diferencias culturales, en el racismo y el odio que durante esos años sesenta todavía estaba pegando en la piel de muchos nipones. Y nos regala con dulzura un relato de la infancia en el que profundiza sobre la religión, sobre el lenguaje y sobre la vida y la muerte. Recomendable. 

Reacciones:

18 comentarios:

  1. Me acabo de terminar un libro de la autora (Cosmética del enemigo) y ahora mismo no tengo muchas ganas de leer más de ella. Este libro que reseñas me ha parecido (sin leerlo), como todos los de la autora... raro. Por esa forma tan extraña de tratar temas existenciales no me gusta mucho... no se, las sinopsis que he leído hasta ahora me parecen casi de pesadillas surrealistas.
    Quizás algún día me atreva con otro libro suyo, pero de momento no.
    Un abrazo.

    PD: Por si te interesa mi reseña de Cosmética del enemigo, es esta: http://bosquedelduenderojo.blogspot.com/2011/07/resena-cosmetica-del-enemigo-de-amelie.html
    ¿Te lo has leído? ¿Qué te pareció?

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, lo que sí hay que reconocer a Amelie es que siempre sorprende. Yo prefiero sus novelas no autobiográficas, pero de éstas, ésta es de las que más me han gustado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tengo ya que hacer una visita por la biblioteca. Y me estás convenciendo para que busque algo de esta mujer ya. Muy buena la reseña. A ver si tengo suerte y me la encuentro por alguna de las estanterías.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Solo he leído estupor y temblores de esta autora. Una lectura ligera y muy entretenida. Destacaría de ella la ironía con que impregna todo lo que escribe. Y encima cuando la utiliza para resaltar las diferencias culturales con Japón es para partirse.
    Eso sí, totalmente de acuerdo con que poner su foto en todas las portadas es un poco raro...si es que yo lo valgo:-)

    ResponderEliminar
  5. Bueno ya sabes lo que me pasa con esta autora así que no me repito más jaja.
    'Luz de libertad' seguramente tenga la reseña hecha la semana que viene.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  6. Creo que me va a gustar. Igual lo cojo ya, como desengrasante. La verdad es que con Amelie lo que es verdad o mentira me da igual, porque todo es verdad, aunque no le haya pasado a ella, o no lo hubiera vivido exactamente así, pero hay verdad (no se me ocurre otra palabra) en la reflexión que encierra.
    Ya he terminado tu libro también. O bien lo saco la semana que viene, o bien ya para septiembre :D

    ResponderEliminar
  7. Hola Ismael me alegro de que esta vez hayas acertado con la Belga, yo este título no lo he leído, lo anoto.
    Sigo pensando que con esta autora la elección del orden, del título, y cómo no, nuestra expectativa determinan que nos fascine o declinar la lectura.

    Estoy contigo en que Estupor y Temblores (que a mi no me parece ligera) o Ni de Eva ni de Adán son algunos de los más recomendables...también me gustó Biografía del hambre, que claro yo entiendo siempre como el ansía de aprender más y más....

    Un abrazo ;-)
    El Guisante Verde Project

    ResponderEliminar
  8. Me parece una autora interesante y con carácter, de la que se dan opiniones totalmente opuestas.
    Me gusta jejej

    Este no lo he leído, así que me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. A ver si leo algo más de esta mujer! en cuanto busque un libro recomendado para leer de ella, me meteré en tu blog para releeer las reseñas!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Otro que me encantó, el 1º que me leí de ella. Hay que reconocer que aunque se invente las cosas te diviertes jeje Besos

    ResponderEliminar
  11. Galtzagorri, gracias por tu comentario. Voy a leer tu reseña aunque justo Cosmética del enemigo no lo he leído. Te recomiendo, a pesar de todo, Estupor y temblores y Ni de Eva ni de Adán, y también este.

    Laky, me alegra encontrar alguien que prefiere sus novelas no autobiográficas, supone un aliciente para mí, puesto que de esas sólo he leído Antichrista y no me gustó casi nada... Me recomiendas alguna en especial???

    ResponderEliminar
  12. Margari, muchas gracias, sí, a la biblioteca ya, jajaja! a ver qué te parecen...

    César, jajaja, ella lo vale, lo que destacas es lo que más me ha gustado de sus obras, la ironía y las diferencias culturales. Muaks!

    ResponderEliminar
  13. María, ainsss qué nervios!! estaré pendiente!!! MUUUUUCHAS GRACIAS!!

    Icíar, muuuuuchas gracias también por leer Luz de libertad!! Ainss qué emoción!!!! Es verdad que todo es muy surrealista, y todo está lleno de verdad, y eso es, al fin y al cabo, todo un éxito. Ahora estoy leyendo una novela cuyas conversaciones, por excesivamente profundas, me parecen cargadas de mentira, no me las creo, a pesar de lo bien escritas que están. Y eso no es un éxito, más bien todo lo contrario...

    ResponderEliminar
  14. Maribel, qué alegría ver un comentario tuyo por aquí de nuevo!! Me apunto Biografía del hambre. Está claro que las expectativas siempre influyen, a veces son muy traicioneras. Las novelas que he leído de ella me han gustado, sí, pero no han calado tan hondo como mucha gente dice. Ya se sabe, cuestión de gustos...

    Shorby, la verdad es que Nothomb suele gustar bastante, pero también que están luego los que odian su obra. Me da la sensación de que poca gente lee una novela de ella y ya está, sino que aunque no te guste sueles repetir, darle otra oportunidad. No sé, es una autora que, para bien o para mal, engancha.

    ResponderEliminar
  15. César: te recomiendo, sin dudarlo, Estupor y temblores, Ni de Eva ni de Adán y Metafísica de los tubos. Si te animas, ya nos contarás... seguro que te parecen novelas cuanto menos, curiosas, jejejeje...

    Vero, a mí me divirtió, pero menos que Estupor y Ni de Eva, con todo, es verdad que su capacidad para inventarse cosas y hacerlas creíbles es brillante. Y después de estas novelas ahora voy a descansar un tiempecito de Nothomb.

    Besos y abrazos para todos!!

    ResponderEliminar
  16. Jejejeje... Te lo digo pero es un secreto: Los enamoramientos de Javier Marías. He leído una conversación (o debería llamarlo monólogo) en un bar que te juro que me dieron ganas de insultar, por imposible...

    ResponderEliminar
  17. Tengo esta novela pendiente, es verdad que Amélie consigue que nos preguntemos si lo que nos cuenta es tan autobiográfico como nos quiere hacer creer o si no, me parece parte de su gran maestría ¿no crees? Un abrazo

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.