lunes, 17 de octubre de 2011

JUEGOS SECRETOS, de Todd Field



Durante este mes en el que Kate Winslet es protagonista en CAJÓN DE HISTORIAS, además de reseñar su estreno más reciente en la cartelera española, Contagio, he visionado Juegos secretos (Little Children es su título original, mucho mejor que la traducción, que invita a un morbo que el director evita en todo momento), por la que la actriz recibió una nominación al Oscar. 

Se trata de una película íntima, en la que todo va gestándose poco a poco, una película increíblemente bien rodada y bien contada. Juegos secretos nos cuenta la historia de una Sarah, madre de una niña a tiempo completo, una mujer que no se presta a los convencionalismos de las otras amas de casa de su vecindario, cuya mayor preocupación en la vida parece que es comentar lo atractivo que es el nuevo papá que se acerca con su hijo al parque.

Sarah, en cambio, es una mujer luminosa que tiene inquietudes más allá de su papel de madre en la vida y, harta de la monotonía de su matrimonio y de su marido obsesionado con masturbarse viendo fotos en Internet, descubre, por casualidad, y por un beso, un nuevo ardor en su sangre. Una Madame Bovary (a la que se hacen claras alusiones en la película) del siglo XXI, una mujer insatisfecha, exigente con sus sentimientos, que bucea en las espesas aguas de la infidelidad. 

Precisamente ese “padre buenorro” (Patrick Wilson, al que recordamos de Hard Candy. Este chico lo vale, aunque su carrera no termina de despegar...) es el hombre que despierta en Sarah sensaciones olvidadas. Es un padre de familia sin trabajo, que se prepara una oposición, y tiene unos sentimientos similares a los de ella, vive encerrado en un matrimonio que parece perfecto, con una mujer perfecta (a la que da vida Jennifer Connelly, correcta, aunque insuficiente si la comparamos con el resto del reparto) pero en el que falla el pilar fundamental: el amor. 

Paralelamente, en la cinta se cuenta la historia de un hombre (Jackie Earle Haley, también nominado al Oscar por su fascinante trabajo aquí) que, después de haber cumplido condena por pedofilia, sufre un tremendo acoso por parte de sus vecinos cuando es puesto en libertad. 

Tres personajes cargados de una amargura latente. Varias vidas cruzadas que van y vienen entre el aburrido balanceo de un columpio y la pasión carnal más desgarrada.

Lo mejor de Juegos secretos es, sin duda, sus interpretaciones, tres personajes tan sencillos y tan atípicos a la vez, tan asombrosamente humanos, que convierten sus desgracias en las nuestras, en un camino perpetuo hacia la búsqueda de la felicidad, escondida entre sombras. Kate Winslet vuelve a demostrar qué es la mejor de su generación, transmitiendo tantísimo con sus miradas y con sus silencios. 

Una película triste que habla de la vida insatisfecha, de las mentiras que la llenan y que nos esforzamos en creer a ciegas, y que también habla de la luminosidad del amor, de los latidos que renacen y erizan el cuerpo. Muy buena.

Reacciones:

11 comentarios:

  1. Vaya, había visto el cartel de esta peli cuando fue estrenada, pero no me había llamado la atención, ni me molesté en conocer su argumento. Después de tu reseña, me parece que no puedo dejar de verla! Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta y Kate Winslet me gusta mucho así que habra que verla!. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Saramaga, la verdad es que creo que en España (no sé si en América latina se llama igual) se equivocaron con el cartel y sobre todo con el título, crea falsas expectativas... Es muy buena peli, de verdad.

    Olga, Kate está FANTÁSTICA aquí. Bueno, todos los actores en general. Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  4. A mí me gustó pero el final me supo a poco. Eso sí, plantea ciertos temas muy susceptibles de debate, lo que la hace muy interesante. Y las interpretaciones, fantásticas.

    saluditos

    ResponderEliminar
  5. No la he visto pero, por lo que leo, merece la pena. Me la apunto!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Estupenda, yo la vi si demasiadas especativas, pero me resulto una película estupenda, en cierto modo sobre el miedo a "amar".

    Un saludo
    Roy

    ResponderEliminar
  7. No he visto la película, aunque me gusta Kate Winslet y tarde o temprano lo haré. Buen detalle el de poner el título original ¿no te mosquea la cantidad de traducciones absurdas que se hacen cuando la traducción literal es mucho más coherente? Por lo demás, excelente reseña. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Pues no había oido hablar de esta película, pero por lo que cuentas debe de estar muy bien, así que me la anoto para esos domingos que no hay nada que hacer... salvo per pelis! jajajaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Lillu, no he hablado del final en la reseña porque hubiera sido destrozarla, jejeje, pero ya que lo sacas tú a relucir, el final me decepcionó muchísimo, creo que soy un romántico y me pareció pesimista y triste. :(

    Zamarat, es muy buena, es de las que permanecen en tu retina durante tiempo después de verla.

    ResponderEliminar
  10. Roy, muchas gracias por tu comentario, bienvenido a mi Cajón de historias! Pues yo creo que habla muchísimo sobre el miedo a amar, lástima que a veces no seamos capaces de superar nuestros miedos...

    Kayenna, sí, me mosquea, en algunos casos me parecen que las traducciones son acertadas, como Pequeñas mentiras sin importancia, que en francés se llama Les petits mouchoirs, nada que ver, jajajaa. Pero en otras ocasiones creo que se equivocan por completo, como en este caso...

    ResponderEliminar
  11. Kristineta, pues sí, es muy buena peli para uno de estos domingos fríos que se avecinan!! a ver si te gustan!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.