jueves, 6 de octubre de 2011

LA CASA DE LOS ESPÍRITUS, de Isabel Allende


Isabel Allende aterrizaba en el mundo literario en 1982 con una novela ambiciosa que conquistó a todos, crítica y público. Y no es para menos. En ella, hace un repaso a la historia de la familia Trueba, desde Esteban hasta la pequeña Alba. Es una historia personal llena de realismo mágico, en la que se ahonda en los pequeños dramas familiares, en sus amores y en sus odios. Pero Allende no se queda ahí, puesto que La casa de los espíritus es, además, un repaso por la Historia de Chile, desde principios del siglo XX hasta el golpe de Estado de 1973 en el que Pinochet se alzó con el poder. Todo, sin nombrar nunca el país y casi a ningún personaje veraz. Pero no hace falta, las descripciones son tan certeras y el momento histórico tan bien documentado que es fácil reconocerlo. 

He de decir que la novela me ha encantado, y que su principal valía es la fuerza de sus personajes. Dos son los principales, los ejes de una familia: Clara, la clarividente, y Esteban Trueba, el patriarca. Ambos forman un matrimonio nada convencional, en el que el amor es unilateral (de él hacia ella), el respeto tiene sus altos y sus bajos, y el cariño perdura siempre, más allá de la vida. Clara es un personaje fascinante, con una evolución palpable. La primera vez que aparece en la novela tiene seis años, y la acompañamos en su crecimiento como mujer, vemos cómo se conforma su carácter, como madura. La vemos luminosa y apacible en su juventud, firme e idealista en la edad adulta, y apacible en la madurez. Clara, aunque en cierto momento de la momento de la novela fallece -que os cuente este dato no es nada trascendental, os lo aseguro- sigue presente como un espíritu que vela por los suyos.

Esteban Trueba es casi un antagonista, un personaje duro, soez a veces, con un carácter terrible, y tan extremadamente conservador (me permitís decir fascista, por favor) que llega a provocar la risa su empecinamiento y su estupidez. Más papista que el Papa. Un despótico patriarca que no tiene miramientos en violar o agredir a la gente que vive en sus tierras. En ocasiones, Allende le convierte en narrador y, en esos momentos, apreciamos entonces la humanidad oculta bajo un caparazón de rabia y fuertes convicciones, que incluso hace que te compadezcas de él y lo perdones. Me parece todo un acierto la forma y la fuerza con la que le insufla vida a este personaje la escritora.

Tras ellos dos, desfilan muchos personajes más, algunos realmente maravillosos y todos, absolutamente todos, perfectamente dibujados, con caracteres muy dispares, pero encajando en el árbol de la familia Trueba de alguna manera, enredando las raíces de esta historia dramática y mágica a partes iguales: la tía Férula, rotunda e infeliz, Blanca, la primogénita del matrimonio Trueba, que luchó por un amor imposible toda su vida, que no se dejó mermar por los gritos de su padre ni por los desprecios de un marido homosexual, los mellizos Jaime y Nicolás, tan distintos por dentro y por fuera, Pedro Tercero, al que se le fue la vida por andar metido siempre en política, dándole a ésta más importancia que al amor que le invadió desde niño el cuerpo, o la pequeña Alba, hija de Blanca, que crecerá y será la única que comprenderá e intentará amar a su abuelo Esteban.

Algunos dicen que es una novela de mujeres, pero no lo creo, Allende equilibra los personajes con un pulso firme y esta novela no entiende de géneros, ni femenino ni masculino, sino que profundiza en ideas, en superaciones, en identidades durante una época en la que en, en Sudamérica, el mundo parecía todavía muy nuevo en comparación con la vieja Europa. Sudamérica, Chile en este caso, con su caos, con su olor a tierra mojada y sus terremotos, con ganas de avanzar y sus esfuerzos por un nuevo orden, que mezcla el más acá con el más allá de una manera natural. Eso sí, las mujeres no están sometidas, sino que sus ideales y su dignidad no se verán mermados por los designios masculinos, ni con palabras ni con la fuerza bruta, como cuando Esteban abofetea a Clara y le rompe los dientes, y ella no le vuelve a dirigir la palabra en toda su vida. 

El estilo de Allende es limpio, no perfecto, pero posee la sinceridad de las primeras novelas, el arrojo de las palabras escritas sin miedo. Me ha costado mucho leer la novela porque la edición que tengo en casa es del Círculo de lectores de principios de los años noventa y la letra es excesivamente pequeña y sin márgenes, una lástima, porque con una edición más adecuada, la lectura hubiera sido perfecta. Con todo, creo que La casa de los espíritus es una novela imprescindible, un importante documento histórico para acercarnos al Chile del siglo XX, a sus gentes, a sus sueños, a sus amores rotos, a sus dramas y, sobre todo, a su magia. 

Otras novelas de Isabel Allende reseñadas en CAJÓN DE HISTORIAS:

Reacciones:

21 comentarios:

  1. Me encanta Isabel Allende, esta novela es una de las primeras que leí de ella y me gustó muchísimo

    ResponderEliminar
  2. Fue el primer libro que leí de Isabel Allende, hace ya unos cuantos años, y me gustó muchísimo. Después he leído Paula y Retrato en sepia, pero este último no me gustó. Ahora le tengo ganas a El cuaderno de Maya, a ver qué tal. Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  3. Me cuesta mucho esta autora. Paula me saturó.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hace años que tengo este libro en casa, y sigo sin animarme. Hay algo que ha provocado que pase el tiempo sin que me acerque a él, pero veo que voy a tener que cambiar mi opinión para tener la oportunidad de descubrir esta novela.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Con este libro conocí a Isabel Allende y aunque después leí Paula y Eva Luna, ninguno llegó a gustarme tanto como la casa de los espíritus. Tendré que retomar de nuevo algún libro de esta escritora...
    Bsos!

    ResponderEliminar
  6. Sólo he leído un libro de esta autora y me costó una barbaridad...
    Este y Paula son de mis pendientes =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Éste fue el primer libro de Allende que leí, pero hace ya tantos años que una relectura no me vendría mal. Me gustó mucho en su momento, pero luego no he terminado de animarme con la autora curiosamente. Siempre me digo que tendría que volver a leer algo más, pero siempre lo voy dejando para otro momento. A ver si me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta Isabel Allende, sobre todo sus primeros libros. De los más recientes ya no los leí todos, quizás me saturé un poco, pero me sigue encantando. La Casa de Los Espíritus la leí hace mil años, y me encantó. Me enamoró. Me marcó tanto, que gracias a ella y a su idea de que perdure un nombre en la familia, pero utilizando sinónimos, que es uno de los motivos por el que mi hija se llame Paula. Por su padre, y por la hija de Isabel Allende, que murió, tal como contó en su libro con su mismo nombre.
    Para mi siempre tendrá un lugar en mis lecturas.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Un día, por pura casualidad, empecé esta novela. Aunque era un nombre famoso, uno de esos títulos que siempre aparecen nombrados en uno u otro lugar, nunca me había sentido atraído por él. Y sin embargo en uno de esos "Bueno, ¿y ahora qué leo?" apareció delante de mí y me animé.

    Y me sorprendió, fue un libro que me gustó bastante y del que sobre todo puede decirse que tiene una tremenda fuerza narrativa. Es un libro que engancha, que te hace querer seguir leyendo. Fue ya hace unos cuantos años, y para ser sinceros, no recuerdo ya bien los acontecimientos, pero sí recuerdo eso, el constante interés que tenía en seguir devorando páginas.

    Y a todo esto... ¡Un saludo! Que a ti te he conocido antes en persona que a través del blog, y reconozco que no había entrado por aquí hasta ahora xD

    ResponderEliminar
  10. Tatty, para mí es una autora irregular, pero con esta me ha vuelto a conquistar!

    Goi, Retrato en sepia no lo he leído, pero si no te gustó lo dejo estar por el momento... y en cuanto al Cuaderno de Maya, espero tu opinión antes de hacerme con él.. jijijij

    ResponderEliminar
  11. Mientrass leo, a mí Paula me encantó, es de esas novelas inolvidables para mí.

    Jesús, estaba en mi casa desde los noventa, y siempre lo dejaba estar, pero anímate, yo he terminado fascinado con él!!!!

    ResponderEliminar
  12. Sandra, te recomiendo entonces De amor y de sombra, que a mí me encantó y me hizo llorar!!!!

    Shorby, para mí es irregular, he leído cinco novelas, tres me han gustado mucho y dos bastante poco. Pero éste y Paula te los recomiendo!!

    ResponderEliminar
  13. Margari, pues te recomiendo De amor y de sombra y Paula, aunque este último es bastante duro, sobre todo para las mamás, creo yo.

    Trescatorce, qué comentario tan bonito!!!!! me ha encantado cómo se llama el padre de Paula??? LA verdad es que es muy bonito darle un nombre a tu hija con un significado especial.

    ResponderEliminar
  14. Interloper, encantado de verte por aquí!!! estoy de acuerdo en que tiene una gran fuerza, y creo que, sobre todo, es gracias a sus personajes, perfectamente dibujados, con un carácter fuerte y luminoso. A mi me han fascinado, desde Clara hasta Esteban... supongo que dentro de unos años se me difuminarán los acontecimientos, como a ti, pero siempre quedará la agradable sensación. ;)

    Besos y abrazos para todos!!!!

    ResponderEliminar
  15. El padre se llama Pablo. Claro, Paula es su femenino, y ya te digo que la idea la saqué de Clara y de su saga familiar: Blanca, Alba...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Me gusta mucho Isabel Allende pero tengo este libro desde hace años en casa sin decidirme a leerlo. No sé porque siempre lo voy dejando a pesar de ser uno de los mejores que ha escrito según los comentarios. Creo que leeré "El cuaderno de Maya" y después este porque ya va siendo hora.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Trescatorce, no había caído en Pablo, qué torpe!!!

    Marga, pues te animo con fervor!! jejeje, si tienes dudas vuelve a leerte esta crítica, a ver si consigo pegarte mi entusiasmo!! jaja besoteee!!

    ResponderEliminar
  18. En mi caso fue la segunda novela que leí de Isabel Allende y recuerdo perfectamente como me impactó la fuerza de sus protagonistas. Me encantó la novela.

    ResponderEliminar
  19. Eva, me alegra que coincidamos, yo también creo que la fuerza de sus protagonistas es de lo mejor que tiene esta obra. Inolvidables Esteban y Clara, y también sus hijos.

    ResponderEliminar
  20. La primera novela que leí de Isabel Allende fue "Paula". Me la prestó una amiga y me encantó. Después vino "La casa de los espiritus" y me enamoré de la prosa de esta autora, la cual se ha convertido en mi escritora favorita. Todos los libros que he leido de ella me han encantado.
    Me alegro que te haya gustado la novela. Gracias a tu reseña me han entrado ganas de volver a leerla, que ya casi no me acuerdo de nada, ya que la leí hace muchos años!
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Kristineta, muchas gracias, me alegra un montón que te haya gustado la reseña y que te hayan entrado ganas de volver a leerla, es un libro con mucha sinceridad y mucha fuerza. Allende no es de mis escritoras favoritas, aunque algunas de sus novelas sí estén entre mis favoritas, como De amor y de sombra, Paula, que me emocionó y me hizo reír también, y presumiblemente, también esta casa de los espíritus formará parte de esos libros inolvidables. Besos!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.