domingo, 29 de enero de 2012

LA DAMA DE HIERRO, de Phyllida Lloyd



La directora de Mamma Mía ha vuelto a contar con Meryl Streep para su último proyecto, un biopic sobre Margaret Thatcher, que fue primera ministra de Reino Unido entre 1979 y 1990.  Una mujer que consiguió abrirse un hueco en un mundo de hombres cuando esas puertas estaban cerradas, sobre todo en la Vieja Europa y más en Reino Unido.

La película nos presenta a una Thatcher anciana que recuerda su trayectoria política desde su primera juventud hasta sus años en el poder. Lloyd ha querido equilibrar las partes del pasado con el presente, pero el resultado ha sido bastante desigual: se hace demasiado hincapié en la decrepitud de la Thatcher, que tiene visiones, alucinaciones constantes de su fallecido marido (al que da vida Jim Broadbent) y uno termina con la sensación de que se ha ridiculizado a una mujer que se caracterizó por su firmeza, sobre todo por su firmeza.  De hecho, la película no sería más que un biopic de clase B, un telefilme paupérrimo, de no ser por la magistral interpretación de su protagonista. Deberíamos obviar todo y decir con rotundidad que Meryl Streep es el motor de una película floja, que eleva en las medidas de sus posibilidades. Ella es la película. El resto, sobra.

Streep y el maravilloso maquillaje para dar vida a una anciana corriente, incluso con ese pasado. Porque debe ser que la vejez nos iguala a todos, y nadie se libra de los achaques y los humores de la tercera edad. Los movimientos, los gestos de esta anciana indeleble y febril  son de una veracidad triste. Pero cuando más me ha gustado la actriz es cuando se ha puesto en la piel de la Thatcher en su “esplendor”, porque demuestra que puede interpretar igual de bien, o mejor, sin necesidad de maquillaje alguno u otro tipo de artificio. Sus miradas, su rotundidad y su buen hacer harán a esta película inolvidable. Nadie podrá negar que Meryl Streep hace un ejercicio de mímesis complejo y certero, y el resultado es que sales del cine con la sensación de haber visto uno de esas grandes interpretaciones que se recordarán siempre.

Meryl Streep está exacta, auténtica, odiosa, convincente. Porque la Thatcher fue una de esas políticas que se mantuvo con la cabeza alta, la mirada firme a pesar de tener que tomar decisiones crueles y no pocas veces equivocadas, que tuvieron un alto coste a veces. Con todo, y a pesar de que fueron muchas las antipatías que despertó, ganó las elecciones en tres ocasiones, por lo que es incuestionable que contó con muchísimo apoyo de los británicos. Una mujer que fue, en cierto modo, traicionada por su propio partido, en cuyos ideales conservadores creyó con un fervor que rozaba lo enfermizo. Un fervor por el que la película pasa de puntillas, Lloyd hace un retrato demasiado amable de una mujer que no lo fue, centrándose sobre todo en la mencionada vejez y en su condición de mujer.

Sin Meryl Streep está película vale muy poco. La película te va arrastrando a marchas forzadas por diferentes episodios de una vida demasiado intensa e inabarcable en las casi dos horas de metraje.  Y sobre todo, es una película descaradamente manipuladora, que quiere humanizar, y humaniza bien a una política que bastante extremista. Le pondría dos estrellas de no ser por la protagonista. Porque este año sí, Meryl, el Oscar es tuyo.

Reacciones:

16 comentarios:

  1. A mi, personalmente, me ha gustado mucho la película, pero coincido contigo en que Meryl Streep es su alma. Además ya he visto algunas de las otras que están nominadas a los Óscar, y no hay ninguna que me haya convencido por completo. A ver que pasa en esa noche de premios y estrellas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Offuscatio, estamos ante unos oscars que pueden ser muy interesantes porque no está claro a quién premiarán, pero coincido contigo en que no ha sido un año de grandes obras maestras. Veremos qué ocurre!! besos!!

      Eliminar
  2. Esta vez sí puedo comentar sabiendo de lo que hablo, ¡bien! Vi esta película hace un par de semanas y, aunque me gustó, tengo que darte la razón en que si merece la pena verla es por la actriz.
    Ayer mismo comentaba a un amigo (porque estaban echando una película de la actriz en TVE1) que Streep es capaz de meterse en cualquier tipo de papel: ¿pasar de Mamma Mía a La dama de hierro? ¿Y hacerlo tan bien en ambas películas? Sí que se merece el Oscar, sí, aunque la película no valga tanto como la actriz.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que coincidamos Natalia!! la verdad es que es el ejemplo que has puesto es muy representativo!!! un besoteeee!!!

      Eliminar
  3. Una Actuación de Oscar sin ninguna duda, una película para el videoclub o una tarde de fin de semana, Meryl Streep esta magnifica llevando ella sola el peso de la película, había momentos en que me parecía estar en el cine dentro de 20 años, totalmente de acuerdo con tu critica, si no fuera por Meryl no creo que hubiese ido al cine a ver esta peli la verdad.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lolo, la verdad es que sí, es una película que si no llega a ser por meryl iría directamente al videoclub... yo tampoco hubiera ido al cine si no llega a ser por meryl...

      Eliminar
  4. Coincido contigo en tu opinión sobre Meryl Streep y el peso que soporta en la película (vamos, que ella es el "peso"), pero no considero que sea una película que trate de forma benévola a Thatcher (me refiero a esa referencia que haces a que la película es "descaradamente manipuladora").
    A mí me pareció que al lado de su grandeza como mujer pionera en la política, la mostraba llena de orgullo y soberbia. Estos rasgos son, sin duda, necesarios para llegar a donde llegó, y más en los tiempos en que lo hizo, y no creo que ningún hombre que ocupe o haya ocupado el mismo puesto carezca de ellos en cierto modo. Yo creo que no se trataba de una película pro-Thatcher, ni todo lo contrario. Y, personalmente, salí de la sala pensando que nos habían dado una de cal y otra de arena...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que fue pionera sí, pero la soberbia no creo que sea necesaria para un político, ahí tienes por ejemplo a Obama, carismático, firme y nada soberbio. Creo que fue una mujer muy extremista y que el filme no ha querido ahondar en eso demasiado, yo tampoco creo que sea una peli pro thatcher, pero si creo que la ha tratado con más amabilidad de la que merecía, auqnue es cuestión de gustos y me encanta que tengamos diferentes visiones!!!

      Eliminar
  5. Solo por Meryl Streep quiero verla!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo por ella merece la pena!!! besotes de vuelta!

      Eliminar
  6. Ay!! Me da una pereza terrible verla... Creo que la dejaré pasar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja!! la verdad es que puedo entenderte, yo la vi porque tenía muchas ganas de ver a Meryl y porque, al estar nominada a los oscars, quería verla para poder hacer mi quiniela con más juicio, pero te entiendo, Zamarat, te entiendo... jajaja

      Eliminar
  7. En principio, gracias por pasar por mi blog. Me sorprende que no te haya gustado Hugo, espero justificación ahora que voy a seguir el sitio, jeje.
    Sobre The Iron Lady no puedo decir demasiado, la voy a ver mañana o el sábado. Pese a todo, te leí bastante apasionado. Con Streep, claro. No me la vendés como una gran interpretación: me la vendés como una interpretación que roza la perfección. Y éso me gusta mucho. Porque aunque uno, a veces, no debería juzgar una película por sus actores.. en muchos casos, los actores lo son todo.
    No tuve inconveniente en ponerle un 8/10 a Last Chance Harvey, porque pese a ser una película chiquita, floja, tenía la fuerza de dos magníficos actores.

    Lloyd me juega mucho en contra, pero habrá que ver. Meryl Streep es lo mejor de lo mejor, quiero juzgar por mí mismo.

    Me gustó mucho tu crítica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rodrigo, publicaré la reseña de Hugo en los próximos días. A ver, tampoco me ha disgustado, pero supongo que esperaba más. Coincido contigo en que la fuerza y la vida que insuflan los actores a las películas es muy muy importante. Streep está magnífica aunque la peli no valga demasiado. Me alegra mucho que te gustara la crítica. un abrazo!!!!

      Eliminar
  8. Coincido bastante con tu crítica. A mi me quedó la sensación de que sin Meryl Streep no pasaría de película de sesión de sobremesa. Creo que se ha tratado de abarcar toda la vida de Margaret Tatcher, y quien mucho abarca... ¿Cómo una chica joven, de origen humilde y en un ambiente dominado por los hombres se interesa por la política y, concretamente, por un partido conservador? En esto pasa de puntillas... Luego su vida política se convierte en una sucesión de acontecimientos un poco tópicos (lo de las Malvinas, los recortes,... en fin... no es que lo recuerde porque casi no había nacido pero...) y la ñoñez repetitiva de los recuerdos del marido cuando está ya mayor y con Alzheimer. Eso sí, la interpretación de la Streep alucinante...su actitud y sus miradas fulminantes, vamos que hasta me hicieron dar algún respingo del susto jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi esos son los puntos más flojos de la peli: el intentar abarcar tanto y la reiteración en las alucinaciones del marido. Menos mal que la prota la salva... Así que... LARGA VIDA A MERYL!!!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.