viernes, 10 de febrero de 2012

UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR, de Luis Sepúlveda



Novelita breve y aplaudida del escritor chileno Luis Sepúlveda, que se ha traducido a 33 idiomas y ha tenido unas ventas de más de veinte millones de ejemplares.  Cuenta la historia de un anciano,  Antonio José Bolívar Proaño, que vivió en una región de la Amazonía ecuatoriana alejada del mundo, impregnándose de la tierra y aprendiendo de los indios shuar.

La trama comienza cuando unos hombres americanos asesinan, por puro placer, a un tigrillo macho y a sus crías, lo que desata la cólera y la locura de la hembra, desesperada y agresiva. El alcalde de un pueblo llamado El Idilio encarga al viejo adentrarse en la selva para dar muerte al animal. La novela contrapone el respeto por la tierra con la destrucción que supuso la llegada del hombre blanco hasta ella, un hombre armado de armas de fuegos carente de respeto por lo que es de todos, un hombre blanco que, desde el miedo que produce el desconocimiento, decide acabar con aquello que teme, apoderándose de manera brutal de lo que no es suyo. Es una novela hermosa, con un estilo literario sencillo, pero cargado de una sinceridad atronadora. 

Son tres los personajes principales: el viejo Proaño, entrañable, que vivió alejado de la civilización durante décadas, que aprendió a convivir con los shuar hasta el punto de que llegaron a verle como a un igual, un viejo sabio, viudo desde hace tantos años ya, que adora leer novelas de amor,  de ese amor que duele, saboreándolas despacio, descifrando el sentido de cada una de las palabras.

El segundo personaje es el alcalde, un individuo obeso que sudaba sin descanso, que produce rechazo en los lugareños, quien siente de la misma manera ese rechazo por ellos. Un hombre que basa su poder en la autoridad y el desprecio por las personas que son diferentes a él.

Y el tercero, el animal, esa hembra despojada de sus crías y de su pareja, que se ve desubicada y amenazada sin comprender el por qué de esas muertes gratuitas.

Es una novela que habla de la amistad, del aprendizaje, de las cosas importantes de la vida, de comer cuando se tiene hambre y dormir cuando se tiene sueño, pero sobre todo habla del respeto, de la lucha contra la barbarie que destruye nuestro bello hogar llamado Tierra. Un viejo que leía novelas de amor,  de  Luis Sepúlveda, es una voz que se alza contra la estupidez, y en la que queda bien claro que aquellas sociedades occidentales que imponen su forma de vida no merecen a veces ser llamadas “civilizadas”.  Imprescindible.


Sígueme en Twitter: @ismaelcruceta

Reacciones:

26 comentarios:

  1. Recuerdo que lei este libro hace muchos años, estaba en casa de mis padres y me gustó mucho el título pero creo que due demasiado pronto para poder disfrutar de su lectura, tengo ganas de volver a darle una oportunidad porque estoy segura de que ahora descubriría cosas nuevas
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty, te invito a volver a leerlo entonces, es un libro muy muy breve, yo lo leí prácticamente en un vuelo Gran Canaria-Madrid. Y si lo leíste hace tiempo seguro que conoces nuevos matices.
      Besos!!

      Eliminar
  2. Yo del autor solo he leído "HISTORIA DE UNA GAVIOTA Y DEL GATO QUE LE ENSEÑO A VOLAR" durante la adolescencia. Pero, en definitiva, es un libro que me trae buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo mucho este, es muy bonito. Me apunto el que de nombras, me suena mucho el nombre pero no recuerdo haberlo leído. Beostes!

      Eliminar
  3. Lo leí hace bastantes años y me pareció un librito encantandor.

    ResponderEliminar
  4. Yo también lo leí hace muchísimos años y recuerdo que fue uno de los primeros libros con los que lloré, de la emoción que me causó. Necesitaría releerlo para ver si continúa esa magia :)

    saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lillu, me parece increíble que te hiciera llorar, siempre que alguien me dice algo así, lo único que puedo hacer es quitarme el sombrero ante el autor por conseguir despertar una emoción tan fuerte. Yo no lloré esta vez, pero reconozco que soy un llorón... jejejeje Besotes!!

      Eliminar
  5. Precisamente la cogí el otro día de la biblioteca y la leeré en los próximos días, a ver qué tal.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré pendiente de tu página a ver que nos cuentas de él. ;)

      Eliminar
  6. Me gusta esa ecuanimidad en cuanto a que debe de haber un grado de consciencia en la naturaleza, que la civilización es buena lo es pero no hay que olvidar la esencia y viceversa. Creo que como lo has puesto provoca leerlo, me gana el título además, porque creo que es directo, franco, no como ser de autoayuda y venderlo como que no lo es, creo que nada es malo si se presenta como es y cada quien escoge. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta esa ecuanimidad en cuanto a que debe de haber un grado de consciencia en la naturaleza, que la civilización es buena lo es pero no hay que olvidar la esencia y viceversa. Creo que como lo has puesto provoca leerlo, me gana el título además, porque creo que es directo, franco, no como ser de autoayuda y venderlo como que no lo es, creo que nada es malo si se presenta como es y cada quien escoge. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que es un libro sincero, y que equilibra muy bien la interacción entre naturaleza y civilización. Abrazosss!

      Eliminar
  8. Es un libro hermoso, ágil de lectura y con un mensaje muy importante sobre el Amazonas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No lo he leído, aunque lleva tiempo entre mis pendientes. Con tu reseña, le pegas un buen empujón, que me has dejado con ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, te lo recomiendo, de verdad, se lee en un suspiro pero el mensaje que lleva en tan pocas páginas es rotundo, sincero, hermoso y necesario. ;) besotes!!!

      Eliminar
  10. Menudo libro! Conmovedor y tierno con ese viejo fantástico. Un personaje de los que acompañan en el tiempo.
    Es un placer venir a leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer para mí que digas eso, de verdad, muchísimas gracias. Un personaje entrañable este viejo. :)

      Eliminar
  11. Y a mí que este no me termina de llamar... y eso que lo veo y lo veo... pero no sé yo.

    Besotes =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby, es un libro muy breve y su mensaje es hermoso, de respeto, de dignidad. Merece la pena leerlo, de verdad. Un besoteee!!

      Eliminar
  12. Hay algunas personas que son más animales que los propios animales. Yo todavía no sé quién nos ha nombrado dueños y señores de todo lo que nos rodea, para que podamos expoliar la tierra y matar indiscriminadamente. En fin.
    Me parece un buen título, lo apuntaré en mi lista.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Cual fue el el proceso de aprendizaje de Antonio Jose Bolivar para ser como los Shuar
    Que Aprendio?

    ResponderEliminar
  14. Cual es la preocupacion planteada por el autor en cuanto a la conservacion y/o destruccion del amazonas?

    Ofrece ejemplos de la lectura

    Se lo agradeceria si me pudieran contestar lo antes posible :)

    ResponderEliminar
  15. oye perdona anónimo, pero este es un espacio para compartir impresiones sobre la lectura, no para resolver dudas para trabajos escolares.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.