martes, 6 de marzo de 2012

EL AÑO DE LA MUERTE DE RICARDO REIS, de José Saramago


Vuelvo a acercarme a la obra de Saramago, esta vez gracias a la iniciativa de Offuscatio, que sorteó un ejemplar de La muerte de Ricardo Reis y propuso una lectura conjunta. Gran acierto. Gran acierto porque la pluma de Saramago siempre te lleva por caminos desconocidos y hermosos.

Fernando Pessoa
He de reconocer que puede que esta obra sea una de las más complejas del autor portugués, que en las primeras  páginas el lector puede que no sepa dónde está, ni hacia dónde va. Un desconcierto que solventé buscando un poco de información sobre los personajes que nos encontramos entre las páginas de esta novela, protagonizada por Ricardo Reis, y en la que encontramos también a uno de los más importantes poetas portugueses del siglo XX, Fernando Pessoa, que desdobló su literatura en heterónimos, un paso más allá del alter ego. Creó decenas de heterónimos con una personalidad propia, una biografía propia y un estilo literario marcado. Por ejemplo, Álvaro de Campos, probablemente el más prolífico, era un ingeniero portugués que siguió las corrientes futuristas y nihilistas a lo largo de su trayectoria creativa. Ricardo Reis fue otro de esos heterónimos, un dato clave para comprender mejor esta historia.

La novela empieza cuando el doctor Reis regresa a Lisboa tras un exilio en Brasil. Reis que regresa cuando sabe que Fernando Pessoa ha muerto. A su llegada al continente europeo se encuentra con una ciudad en la que el autoritarismo gana espacio por segundos, en la que se exaltan los bienes del fascismo, mientras que en las calles la miseria no se esconde y los pobres se pelean por un plato de comida. Reis instalado en un hotel donde conocerá a Lidia, una de las empleadas con la que pronto entabla una historia carnal. Y donde también conoce a Marcenda, una huésped eventual del hotel Bragança, aquejada de una parálisis en la mano, que le inspira un sentimiento cercano al amor. Una historia a tres en la que el fantasma de Pessoa, que dispone de nueve meses antes de dejar definitivamente el mundo de los vivos,  no deja de aparecerse a Reis para invadir con su lucidez todo el espacio. La misma lucidez que nos regala siempre Saramago en sus obras.

Un retrato certero de una Lisboa gris y taciturna, una Lisboa cargada de saudade, que finge ser grande en el fascismo en esos años 30 del siglo XX tan turbios, en los que Alemania, Italia y España también sucumbían a las mentiras para desencadenar la barbarie y la estupidez. Una Lisboa que adquiere, a pesar de todo, una grandeza gracias a la sencillez y a la autenticidad de los lisboetas.

José Saramago
El Nobel portugués consigue dibujar el perfil psicológico de los personajes con tal maestría que el lector es capaz de sentir lo que ellos sienten, de vislumbrar los pelos blancos de la barba de uno, el olor a jabón de las manos de otra o la congoja de saberse inválida de una tercera. Todos me han gustado, pero el de Lidia me ha enamorado, esa limpiadora de hotel que se enamora de ese huésped que anda perdido, que no es de aquí ni de allá tampoco, esa Lidia que no puede saber por su clase social humilde, pero que sabe, pero que piensa y que siente. Esa Lidia que está viva, que ama.

Saramago despliega una vez más todo su carisma narrativo, haciendo sencillo lo complejo. Un estilo cargado de lirismo, de profundidad y de belleza, capaz de describir un beso durante dos páginas enteras (págs. 296 y 297, Punto de lectura) con tal maestría que el corazón se acelera y los ojos se empañan  de lágrimas.

Una novela imprescindible que habla de la soledad, del arrepentimiento, del tiempo. Del yugo de la religión, del autoritarismo febril que se apodera de las mentes huecas. Una novela ambiciosa, ambiciosísima, que consigue desasirse de las etiquetas mediocres para convertirse en una obra capital de la Literatura con mayúsculas.  

Uno de esos pocos libros para leer despacio, con un lápiz en la mano, para que las palabras hermosas no se diluyan en el mar de letras, para que la razón, que tan adormecida vuelve a estar en estos tiempos, se despierte y pellizque el sedentarismo mental inicuo que gana terreno por días en este mundo que quiere ir más deprisa de lo que debería.

Sígueme en Twitter: @ismaelcruceta 

Más de José Saramago en CAJÓN DE HISTORIAS:


Reacciones:

24 comentarios:

  1. No he leído el libro confieso que no lo conocía pero después de leerte me han entrado ganas, no te sucede que cuando alguien te recomienda un libro tienes que leerlo? a mi me pasa y tengo una lista de pendientes muy, muy larga
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40añera! claro, me sucede todo el tiempo!!! muchas gracias!!! me alegra haber hecho tu lista de pendientes un poquito más larga! ;) has leído antes algo de saramago??

      Eliminar
  2. ¡Estupenda reseña Ismael! Coincido contigo en la mayoría de tus impresiones; es una novela muy compleja por el uso frecuente de intertextualidades, y probablemente díficil para los lectores menos familiarizados con la literatura portuguesa (en Portugal, en el instituto, los alumnos son obligados a estudiar Fernando Pessoa y sus tres heterónimos más conocidos). De todos modos, me alegro mucho que te haya gustado. Para mí, se ha convertido en un obra imprescindible, aunque su lectura se puede convertir en un desafío.

    ¡Muchas gracias por participar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas graccias a ti por esta iniciativa, es un libro que, aunque pueda sonar mal, no está al alcance de todos, es una novela maravillosa, que requiere todos los sentidos. efectivamente, es todo un desafío! un besote!

      Eliminar
  3. Con lo que me gusta Saramago y esta novela no la tenía ubicada, tiene muy buena pinta, y eso que es verdad que a veces sus novelas son un tanto duras a la hora de leer, como por ejemplo El evangelio según Jesucristo que no pude ni terminar. Pero, vamos, que aparte de ese fracaso lector, todo lo que he leído de él me ha encantado. Tengo en casa Caín que me han prestado mis padres, a ver si me pongo, que hace ya tiempo que no leo nada del portugués y me apetece retomar. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caín me encantó, jajaja, es una novela en la que Saramago supera la ironía para asentarse en el humor. Tan ácido. El evangelio no la he leído, y le tengo muchas ganas, a pesar de lo que dices, sé que la leeré en algún momento. Te recomiendo esta, es una GRAN novela. Besos!!!1

      Eliminar
  4. No me apunté a la lectura conjunta por falta de tiempo pero el libro lo tengo en el ebook así que algún día lo leeré, me ha gustado lo que cuentas en la reseña y gracias a la entrada que publicó Offuscatio ayer pues tengo un poco más de información
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tatty, anímate que es una novela que puede parecer densa pero que una vez que estás metido dentro de ella, no puedes salir. ;)

      Eliminar
  5. Y yo que todavía no he leído nada de este hombre... no tengo perdón, lo sé U.U'

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby!!!! aaaah!! te recomiendo Ensayo sobre la ceguera y Caín. Y si te gustan, te animo entonces a leer esta. La literatura de Saramago es muy especial, yo le admiro profundamente!

      Eliminar
  6. ¡Gran reseña Ismael! Por falta de tiempo no pude apuntarme a esta lectura conjunta. Pero desde luego, tras leerte, mucho tiempo no voy a dejar pasar para leerlo, que me has dejado con unas ganas tremendas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, muchísisisismas gracias!!!!! es una novela muy ambiciosa que merece ser leídas, no te puedes ni imaginar la ilusión que me hace haberte despertado las ganas!

      Eliminar
  7. Has hecho una estupenda reseña y no es fácil hacerla de este libro, hay que reconocerlo. Yo aún a vueltas con la mía...
    Es un placer compartir con vosotr@s esta lectura conjunta.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es verdad que no es fácil hacerla, me ha costado lo mío, no creas. Un placer y ahora mismo voy a tu blog!!! besotes!!!

      Eliminar
  8. He leído varios libros de Saramago, pero no éste, aún así, coincido contigo en cuando afirmas que su estilo narrativo imprime carácter y que hace sencillo lo complicado. La lírica está siempre presente en sus escritos, es verdad. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kayena, te recomiendo este mucho, a mí me ha encantado como has podido leer. Este hombre es un sabio, y a los sabios siempre es un placer leerlos!

      Eliminar
  9. Saramago es interesante aunque a ratos irregular, algunos libros suyos me han gustado y otros no, espero seguir leyéndole, tengo varios libros por leer de él, éste podría ser muy atrayente, me gusta Pessoa además. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me han gustado todos, unos más y otros menos, pero me parece un escritor con una sabiduría y una luminosidad en sus palabras que admiro muchísimo!!!! Te lo recomiendo, y más si conoces la obra de Pessoa. Un abrazo!!!

      Eliminar
  10. Me gustó este libro de Saramago en el que se despega un oco de su prosa habitual.
    Me alegra que lo disfrutaras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he disfrutado mucho, y eso que al principio estaba perdido, pero Saramago es un grandísimo escritor.
      Besos!!

      Eliminar
  11. Hola Ismael, he visto por ahí un comentario tuyo en el que comentas que querías ver Shame pero te costaba encontrarla. En el renoir retiro de aquí la puedes encontrar a varios horarios, pero date prisa porque le queda bastante poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piru!! muchas gracias por la info! a ver si sobrevive a los estrenos de mañana porque hasta la semana que viene no podría ir!!! un abrazo!!

      Eliminar
  12. Hace un minuto que he comentado la reseña de Offuscatio sobre esta novela del escritor portugués. Hasta el momento he leído tres novelas del autor ("Ensayo sobre la ceguera", "Ensayo sobre la lucidez" y "Las intermitencias de la muerte"), todas con resultados satisfactorios, así que es inevitable que tome nota de este título. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las que mencionas, sólo he leído Ensayo sobre la ceguera, y comparándola con esta, El año de Ricardo Reis es más lírica y nostálgica. No es tan dura como Ensayo sobre la ceguera, pero sí igual de magnífica, por la sabiduría que imprime Saramago en sus obras.Abrazooo!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.