sábado, 21 de abril de 2012

BILLY ELLIOT, de Stephen Daldry


Hay películas que se convierten en clásicos al instante. Esta es una de ellas. Con los revisionados puede que haya perdido algo del glamour visual que alguna vez tuvo, ya saben, ha adquirido un tono añejo que hace que el espectador sepa, con solo ver un par de planos, que no es una película actual. Pero el mensaje y la calidad de su guión siguen intactos doce años después. Así que, sí, en el sentido narrativo, es actual. Hoy más actual todavía que ayer. Cosas de la recesión social a la que nos pretenden arrastrar.

En 1984, durante la huelga de mineros del condado de Durham, el padre de Billy Elliot se empeña en que su hijo reciba clases de boxeo. Pero lo que realmente él quiere es bailar ballet, porque es lo que quiere y porque sabe que puede hacerlo bien. Para ello, el niño tendrá que enfrentarse a su padre, a los clichés de una sociedad encorsetada,  sin más apoyo que el de la señora Wilkinson, su profesora de ballet.

Stephen Daldry, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, llegaba al panorama cinematográfico internacional pisando fuerte, con una ópera prima que fascinó a crítica y público. Una película emotiva, que mezcla con maestría el drama y la comedia, y que goza de la sinceridad espontánea de las primeras obras, siempre ocurre, en la literatura, en el cine, en la música. Puede – de hecho suele ser así – que el artista después se refine con el tiempo, que su estilo se consolide y vean la luz obras excelsas, mejores, pero seguramente carecerán de esa espontaneidad, de esa sinceridad e incluso de la pizca de ingenuidad que suelen contener las óperas primas. Porque todo late al pulso del corazón. Y Daldry hizo seguramente la película que quiso hacer, y no lo pudo hacer mejor.

En Billy Elliot pudimos comprobar ya el buen hacer de este director desconocido para sacar lo mejor de sus actores: el niño Jamie Bell hizo el mejor papel de su carrera, nunca ha vuelto a estar tan carismático. Y Julie Walters estuvo a punto de rozar el Oscar por el papel de la señora Wilkinson, uno de esos personajes entrañables. Una tragicomedia absolutamente efectiva, que consigue captar la atención del espectador gracias a su ritmo alegre.

Billy Elliot es una de mis películas favoritas. Porque trata sobre un sueño, un sueño complicado pero por el que un niño peleó a golpe de plié y demi plié. Porque el ballet es para niñas, eso dicen, pero no le importó, él quería bailar y se le iban los pies. Billy Elliot no es una película sobre la homosexualidad, porque ese niño no era homosexual. Sino que es una película sobre los clichés que nos impone la sociedad, sobre lo políticamente correcto y lo estándares que solo los valientes se atreven a romper. Pero sobre todo, es una película sobre las convicciones, porque con ellas el mundo se convierte en un lugar habitable. Así que gracias, Stephen Daldry, por este regalo tan dulce.  

Reacciones:

14 comentarios:

  1. Es una pelíucla sobre los prejuicios y normas no escritas. Prejuicios que muchos no quieren cambiar.
    Buena película.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manderly, la verdad que sí, y ahora, en España, parece que estamos volviendo al pasado en todos los sentidos, una pena. Billy Elliot se vuelve más necesaria y cobra más vigencia.

      Eliminar
  2. Se ha convertido en todo un clásico; una de esas películas que ahora reponen en la tele cada cierto tiempo y que, aunque uno haya visto mil veces, no puedes evitar dedicarle un ratito para volver a ver tal o cual escena entrañable.

    Como bien dices, su mensaje sigue más que vigente aún más de una década después.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, aunque la hayas visto ya unas cuantas veces, hay alguna de esas escenas entrañables que siempre apetece volver a ver. imprescindible!!!

      Eliminar
  3. Como me gusta la película y como Ellio rompe con los estereotipos de género. Genial.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hace poco vi en la tele a un chico que defendía el aerobic masculino! imposible no pensar en Billy Elliot, veradd??? :)
      un abrazo!!!

      Eliminar
  4. Me encanta esta película! La de veces que la habré visto. Muy buena crítica la que has realizado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muuuuchas gracias Margari!! miles de besotes!

      Eliminar
  5. Me fascina. La vi en el colegio cuando tenia 12 años y la adore por completo. Quien lo diria, que yo a mis 21 años tambien estaria el clase de ballet como Billy :D

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que cuando se hacen con el corazón no entienden a edades. y me ha encantado tu comentario! un besote!

      Eliminar
  6. Muy interesante en su contexto, pueblo minero, la Dama de Hierro, las huelgas a pedrada limpia de la época etc. Un gran ejercicio de narración pero quizá un poco demasiado atada a este contexto tan especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace un tiempo vi Billy Elliot en el teatro, en Londres, versión musical, y daban mucha más importancia al conflicto de la mina que en la película. Para mí, la esencia de Billy Elliot está en las ataduras que rompe el niño, aunque creo que ese contexto ayuda a entender mejor la película. Un abrazo!

      Eliminar
  7. No sé la cantidad de veces que habré visto esta peli, pero me encanta, no me canso =)
    Además que tiene una bso chulísima!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene escenas que siempre apetece ver!!Un besoteeee!!!!!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.