lunes, 15 de octubre de 2012

EL ARTISTA Y LA MODELO, de Fernando Trueba


Fernando Trueba consagra su nueva película al arte. Lo hace una vez más pero ahora de una manera más pura y más íntima. El artista y la modelo es un ejercicio de belleza que tiene el rostro de Aida Folch. El artista y la modelo es un homenaje a la figura del creador, del creador clásico y bizarro y especial. Superior, al fin y al cabo. Y extinto. O casi.

Nos lleva hasta algún lugar del sur de Francia, cerca de la frontera. Todavía en plena guerra, la segunda mundial. La española, la civil, ya se acabó. Ese artista, ese escultor, ese verdadero hommo sapiens, pensante, se pone manos a la obra para, precisamente, dar vida a su última obra, la que le descubre su mujer, que fue su musa y ahora es esa gran mujer que, suelen decir, hay detrás de cada gran hombre. En realidad, todas personas son dos, como lo contó Platón en El banquete. Y ese pintor tuvo la suerte de encontrar su otra mitad, la que le abrió los ojos para descubrir a esa chica mitad salvaje mitad delicada que había huido de una España irracional y burda, la de Franco. 

El artista y la modelo es una película que cuenta las cosas despacito y a poquitos, una película que es, en el sentido más hermoso de la palabra, lenta. Porque la lentitud, a veces, cuando se trata del deleite, es hermosa. ¡Qué bella fotografía! ¡Qué cantidad de matices en un guión que cuenta tan poco y que dice tanto!

Los actores están espléndidos. Jean Rochefort en un ejercicio de madurez, de grandeza, de tablas. Aida Folch está a la altura de un papel complejo, en el que hay poco que decir y mucho que contar, y ella consigue ese equilibrio perfecto entre lo rudo y lo delicado. A ellos dos les secundan Claudia Cardinale y Chus Lampreave, ambas perfectas en sus pequeños papeles.  

Rodada en blanco y negro, sin apenas música y en francés, Fernando Trueba demuestra de nuevo ser uno de los directores más lúcidos, elegantes y necesarios de nuestro cine español. Fernando Trueba vuelve a hacer una película tan pequeña y tan grande a la vez, que verán muy pocos en el cine, que verán muy pocos en general porque es, sin duda, una película lenta. Pero este mundo loco necesita echar el freno, pararse y observar. Observar y callar, porque aquí y allá todos hablan sin pararse a pensar, sin pararse tampoco a mirar la belleza que hay en las cosas pequeñas y en las cosas grandes, en el agua del río y en los gestos. Una lástima que no la vean, porque El artista y la modelo es arte que trata sobre el arte. Y el arte y la cultura es lo que nos salvará de la barbarie mansa, sin bombas ni balas, a la que nos dirigimos. 

Reacciones:

8 comentarios:

  1. Aun no la he podido ver Ismael. En los cines de mi ciudad creen que tanto esta como 'Blancanieves' no merecen ser vistas. Tendré que volver a la capital para verla. Ganas a cientos. Me encanta Trueba, el arte y la escultura. Y creo que también Aida Folch...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve la suerte de poder verla en el pase de prensa en el Museo Thyssen, un entorno increíble. Está teniendo un corto recorrido en salas, como le pasa a tantas grandes películas españolas... Blancanieves un poco más, por el tema de los oscars y eso, pero lejos igualmente de los cines "comerciales", una lástima... Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Yo ya me he confesado alguan vez que las películas españolas me dn pánico, por ese tinte realista-cutre que les suelo ver (esto es un prejuicio porque no he visto más la que me han hecho llegr a esa conclusión). La de Agora, que estab tan bien hecha me pareció sin embargo malïsima, pr ejemplo. Pero hoy he visto una que mira, me lo he pasado bien, y entretenida, me he dejado llevar por muchos comentrios que decían que esta sí, estoy hablando de la de "lo imposible", ¡oye! ¡Está genioal! Por eso me he venido a decírtelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Icíar, jajaja, bueno, hay algunas que no tienen ese tinte cutre, no creas... esta por ejemplo es tan elegante que sería un sacrilegio meterla en el mismo saco!! ;)
      Me alegra que te haya gustado Lo imposible, que es "española", yo la vi hace un par de semanas en el pase de prensa y tengo pendiente escribir la reseña... ya comentaremos, jejeje! un besoteeeee!!!

      Eliminar
  3. Con qué ganas me dejas de verla. Pero por aquí pasará como ya te han comentado antes. Que no creo que llegue. Porque a fin de cuentas los cines lo que buscan es hacer dinero. Y este tipo de películas poco les da, vamos a ser realistas. Así que si no llega, estaré atenta para cuando salga en dvd, que no me la pienso perder.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ya, es una pena que cada vez haya menos cines que reserven espacios al cine como arte y no sólo como industria... incluso en Madrid cuesta a veces encontrarlo, así que imagínate en ciudades más pequeñas... Es una delicia a fuego lento. Besotes!!!

      Eliminar
  4. No la he visto, aún, pero viendo las imágenes tienen cierta remembranza Rivetteriana, y estoy pensando concretamente en La bella mentirosa, aunque imagino que Trueba no llegara a tal grado de abstracción. Vamos, hablo por hablar, porque sin verla...

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roy, no he visto la peli que mencionas y te admiro por haberla visto tú con lo larga que es, jejeje.
      Te animo a ver la de Trueba, que de Rivette no sé si tendrá reminiscencias, pero de Renoir, ya te digo yo que sí.
      Un abrazo!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.