lunes, 22 de octubre de 2012

LO IMPOSIBLE, de Juan Antonio Bayona


Podríamos hablar de la cantidad de millones que ha recaudado ya en la taquilla española o de la campaña de marketing brutal de Mediaset que ha saturado las pantallas de televisión. Pero no. Porque Lo Imposible, más allá de las cifras económicas, ha conseguido que la gente vea y hable del cine español, y que lo haga con verdadera admiración. Porque a nivel técnico esta película está a la altura de las más grandes superproducciones desde la primera escena hasta la última. El sonido, los efectos especiales o la fotografía no tienen nada que envidiar a ningún otro filme de Hollywood. 

Pero esta espectacularidad técnica se entronca con un drama vibrante que acongoja más de lo normal porque el espectador sabe que ese desastre que tuvo lugar durante las navidades de 2004 en la costa asiática no es ficción. Y la realidad siempre es más dura que la ficción. Esa familia que disfrutaba del paraíso en Tailandia existió, existe, en verdad, y esa ola gigante marcó sus vidas para siempre, irremediablemente. 

A nivel emocional la película puede que caiga en clichés o que sea tramposa (la música, los primeros planos), pero es fácil dejarse arrastrar por esa ola y no poder reprimir las lágrimas cuando un padre se reencuentra con un hijo, cuando tienes ante tus ojos el escenario del dolor, de un dolor inevitable además, porque contra esa ola, contra la fuerza de la naturaleza hay poco que hacer. Quizá por eso dé más miedo. Por saber que fue real y que fue inevitable. 

No es una disaster movie convencional. Sino un cóctel de grandeza y de pequeñas cosas. De virtuosismo técnico y derroche, y también de miradas y abrazos estrechos. Es complejo que elementos tan dispares lleguen a buen término, pero Bayona, en su segundo largometraje, consigue un resultado más que digno, dando forma a sus ambiciones en una película que parecía imposible pero que es real. 

Decía la protagonista, Naomi Watts, que pocas veces ha afirmado con rotundidad en su trayectoria que estaba realmente orgullosa de su trabajo. Y aquí ha hecho gala de ese orgullo. No es para menos. En Lo imposible conjuga un buen hacer dramático con un gran trabajo físico. Está espléndida, como pocas veces lo ha estado en su carrera. Como lo estuvo en 21 gramos y en Madres e hijas, sumando ahora esa dificultad física que hay que elogiar. Pero ella no está sola, y Ewan McGregor y Tom Holland configuran un trío protagonista que son el motor la película.

Lo imposible, que es española 100% aunque no encontremos en ella referencias de nuestra identidad cultural, es una película que duele y que emociona. Que acongoja y que es un canto a la esperanza y a la vida cuando nadie apostaría por ella. Lo imposible es, en su espectacularidad técnica, una película pequeña que conecta con las emociones de un espectador apabullado, arrastrado también por esa ola, que bucea entre el lodo para salir a flote, para enjugarse las lágrimas y reconocer el disfrute de ver el séptimo arte en todo su esplendor. 

Reacciones:

13 comentarios:

  1. He oído y leído maravillas de esta película y cada vez tengo más ganas de verla. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que debes ser de las pocas que no la haya visto aún, porque vaya cifras en taquilla, madrecita!! un besote!

      Eliminar
  2. Me encantó , y si, acongoja pero disfrutas de cine español de calidad. Genial crítica! Un besoteeeeee

    ResponderEliminar
  3. He leído que es un poco vacía, que se enfoca en el desastre solamente pero leyéndote veo que puede ser una buena cinta, el drama familiar puede dar muchas sensaciones, ya la veré, mientras me quedo con que te ha gustado bastante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vacía no es, puede tildarla de tramposa o incluso de excesivamente lacrimógena en esos recursos melodramáticos, pero vacía no. te la recomiendo. :) un abrazo

      Eliminar
  4. No está mal la película, un tanto angustiosa al comienzo y luego... baja un poquito. Esperaba más historia, y menos Disney, pero no estuvo mal
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, me ha hecho gracia lo de menos disney! yo me esperaba que las cosas fueran tal y como son, creo que por eso la he disfrutado bastante. besos!

      Eliminar
  5. Me gustó bastante, pero hay escenas que para mi punto de vista sobraban, así como efectos de sonido como el que suena cuando el brazo de Naomi Watts sale del agua... excepcionando estas 4 cosas la película, en su género, está fenomenal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una peli bastante efectista y puede pecar de tramposa: la música, los efectos de sonido, los primeros planos... pero creo que consigue su objetivo que es emocionar, apabullar incluso. Gracias por comentar!!

      Eliminar
  6. Emociona. Y que una película transmita ese sentimiento es importante, significa que logra llegar al corazón y, por tanto, es difícil de olvidar.
    La parte técnica se queda en segundo lugar. No tiene importancia. Priman los sentimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, por compartir aquí tus impresiones. Me alegra que te gustara y que te emocionara. Para mí siempre primar los sentimientos, en cualquier obra artítistica. :)
      un abrazo!

      Eliminar
  7. Madre mía lo que lloré con esta película. Y las dos veces que la vi.
    No sé mucho de Naomi Watts, no es una actriz a la que haya seguido la pista, me era más bien indiferente, pero en esta película hace un trabajo sobresaliente. He visto vídeos de varias entrevistas de ella y María (la verdadera protagonista) y dicen que trabajaron muy duro juntas, y la verdad es que la actriz lo borda. Y Tom Holland, también estupendo.
    Ya me gustaba Bayona después de ver El orfanato, pero es que ahora no le voy a perder la pista ni loca.
    Besotes

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.