jueves, 6 de diciembre de 2012

Especial Manuela Vellés: BUSCANDO A EIMISH


En esta película, que se estrenó en el último Festival de Málaga y llegó a las salas comerciales el pasado mes de noviembre, encontramos uno de esos duelos interpretativos entre actores jóvenes y consagrados: Manuela Vellés y Jan Cornet, con una trayectoria más corta, brillan tanto o más que los ya veteranos en el mundo del cine Óscar Jaenada y Emma Suárez

Con una fotografía cuidada y preciosa, Buscando a Eimish es un viaje por Europa en busca de un amor perdido, que sigue siendo amor, y también una búsqueda de la identidad. Un viaje necesario para afrontar la madurez necesaria que requiere formar una familia. En el Festival de Málaga, donde la película tuvo el primer contacto con el público, la directora, Ana Rodríguez Rosell, afirmó sentirse agradecida a sus actores, "que tienen un alma y un carisma tal que no hace falta nada más". Y puede que sea verdad, porque lo que más engrandece a esta película es la interpretación de sus actores, de esa Manuela Vellés que tiene una mirada expresiva y acuosa, que está dotada para el drama a pesar de la sonrisa luminosa que baña su rostro y que merece estar entre las cuatro nominadas a Mejor Actriz en los próximos Premios Goya, aunque no será nada fácil teniendo en cuenta que está siendo un buen año de interpretaciones en nuestro cine y que Maribel Verdú, Penélope Cruz, Aida Folch o incluso Marina Comas se lo podrán complicado, por no hablar de Naomi Watts, que también compite en esta categoría.

Rescato algunas de las frases que dijeron los actores y la directora en la rueda de prensa del Festival en relación a esta película y que merece la pena leer: "A veces el cine español es muy crudo, y esta película es amable, casi como de dibujos animados", contó la actriz. "Creo que Eimish, mi personaje, es una mujer valiente, pero a la vez le cuesta encontrar su lugar en el mundo". 

Óscar Jaenada, por su parte, quiso destacar que le interesaba mucho el arco del personaje, así como el conflicto que se plantea. "Quizá el amor sea algo naif, y que te pase algo como lo que le ocurre al personaje, con treinta años, puede parecer ingenuo, pero pasa, realmente pasa". Jan Cornet, al que vemos en un papel más liviano que el de La piel que habito, comentó que durante el rodaje sentía siempre la presencia de la directora, pero a la vez una gran libertad. "Ese trabajo es el que a mí, como actor, me interesa". 

El filme se desarrolla entre Berlín y Borghetto. "Son dos puntos contrapuestos: uno, la ciudad más abierta y cosmopolita del mundo, el otro, un pequeño pueblecito de Italia. Son lugares que dicen, para mí, muchas cosas", ha explicado la directora, que dedica Buscando a Eimish a sus padres: "Es mi primera película y creo que la dedicatoria a mis padres es obligada. Él ha sido mi mano derecha y ella ha sido mi luz. Yo he cambiado mi vida para sacar adelante este proyecto y ellos me han apoyado al 100%". 

Os dejo un saludo para vosotros, los lectores de CAJÓN DE HISTORIAS, que os envía la protagonista, Manuela Vellés, una de las actrices con más proyección dentro del cine español, por su mirada, por su buen hacer, por su simpatía y por su sensibilidad:



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.