sábado, 16 de febrero de 2013

LOS DÍAS DEL ARCOÍRIS, de Antonio Skármeta


La Historia de Sudamérica me parece una de las más interesantes del Globo. De entre ellas, quizá por más reciente, no lo sé, la de Chile me parece fascinante. 

Este libro es un buen documento para acercarse con pasión a aquellos días en que el dictador Pinochet quiso legitimar su régimen mediante un plebiscito en el que la gente tenía que votar (queremos que siga) o No. Fue bastante inteligente el militar porque si la gente hubiera votado se habría producido una transición democrática y se habrían enterrado los miles de crímenes contra la humanidad cometidos. 

Pero sorprendentemente la gente voto No en un alarde de razón poco común en el ser humano. Los que estaban a favor del No lo tenían todo en contra: contaban con 15 minutos en toda la campaña, mientras que el tenía sus 15 minutos diarios, tenían que hacer a la gente decantarse por votar en negativo, que siempre es más complejo. La coalición de partidos del No era una amalgama que agrupaba desde los socialdemócratas hasta los radicales socialdemócratas, desde el partido liberal hasta los socialistas, con ideologías muy diferentes, tanto que era complicado ponerse de acuerdo en algo. Y luego, por supuesto, estaba el miedo. El miedo a las represalias, a las desapariciones, como la del papá de Nico, uno de los personajes de esta historia. 

Esos días del arcoíris en los que se desarrolló la campaña previa al plebiscito son los días en los que tiene lugar la acción de este libro, protagonizado por Adrián Bettini, el encargado de lanzar la acción y el mensaje político contra Pinochet, esos días en que nació El vals del No y en el que algunos, los más valientes, los más intrépidos, se lanzaron a bailarlo en una noche de lluvia en Santiago.

Los días del arcoíris es una novela bien construida, con el ritmo necesario que consigue empapar al lector de aquel momento decisivo para la Historia de todo un país, ese fulgor que nació y que fue creciendo como una ilusión hasta que se convirtió en un arcoíris de colores gigante en el cielo, colores contra la dictadura, colores contra el miedo. ¡Qué belleza! 

Reacciones:

10 comentarios:

  1. De este autor solo he leído El cartero de Neruda y me gustó mucho, esta novela me llamaba la atención y ahora más con tu reseña. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! se lee muy rápido, es una novela eficaz y merece la pena, seguro que te gusta! un besote!

      Eliminar
  2. No lo conocía!!
    Tiene buena pinta, por lo que comentas creo que es una novela que me gustaría, casi seguro =)
    Gracias por la reseña!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra habértelo presentado entonces! es una novela fácil de leer, ligera, pero con un gran peso entre sus páginas. Merece la pena!! besotes!!!

      Eliminar
    2. quien son los personajes que se ven en la portada del libro

      Eliminar
    3. me gustaria como se llaman las persona de la portada del liblo que van corriendo creo qe son tres
      gracias

      Eliminar
    4. Lo desconozco, siento no poder ayudarte.

      Eliminar
  3. Bonita reseña. De hecho, hace poco un cineasta chileno hizo la película "NO", que estuvo nominada a los premios Óscar a mejor película extranjera. El argumento de la película es muy parecido a la del libro.

    Soy chileno y me alegra conocer tu interés por la historia y los artistas de mi país, como he visto tan a menudo en tu blog =)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! La película la tengo pendiente de reseñar, la vi hace unas semanas y me gustó bastante!!
      ahora estoy viviendo en Bolivia, en junio voy a chile!!!!! :) qué ganas!!
      un abrazo!!

      Eliminar
  4. Gracias por participar Ismael!

    Me ha gustado mucho esta reseña. Creo que es un libro que me puede gustar mucho por todo lo que has contado. La historia de Chile también a mí me parece muy interesante.

    Besos!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.