viernes, 29 de marzo de 2013

NE ME QUITTE PAS



Aparentaba serenidad cuando salió de su casa, la falsa serenidad de un hombre atormentado por sentirse blanco. Y el blanco, para un escritor licenciado en Bellas Artes como Leonardo Soto significaba el vacío, la ausencia de letras, de ideas, de una historia que pudiera, si no convencer a sus lectores y a su editorial, sí convencerle a sí mismo. Porque Leo escribía sobre todo para él, era un proceso de vaciado sobre el papel que poco tenía que ver con las ventas y los elogios, era un juicio interior para madurar, para vestir su alma de colores.
Cogió el coche, había quedado con Anita. Le contaría su problema, le pediría que ella le contara una historia, una historia maravillosa y cómica que le hiciera encontrar el cauce de la novela que se le resistía. Leonardo amaba Madrid, pero no podía más que repudiarla cada vez que se subía en su coche. Buscó entre sus cedés uno triste y encontró un recopilatorio de canciones francesas del siglo XX. La primera que sonó fue La vie en rose, de Edith Piaf, pero la pasó rápido, por manida. Quería escuchar otra, la canción más triste que un hombre desesperado escribió a una mujer: Ne me quitte pas, de Jacques Brel. La conocía desde niño, y en su madurez no podía evitar llorar cada vez que escuchaba el lamento de Brel, que sonaba tan sincero y desgarrado, tan poético. Versionada una y mil veces, ningún otro cantante había conseguido la magistral interpretación del cantante belga. Subió el volumen y cantó en alta voz Il faut tout oublier, tout peut s’oublier, todo se puede olvidar, y las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos, sin llegar a caer por sus mejillas, ne me quitte pas, no me dejes, suplicaba mientras conducía por el Paseo de Extremadura, casi gritaba con su francés de erres españolas, un idioma en el que finalmente había aprendido a manejarse, y el sol asomaba entonces tras los balcones, en ese Madrid gris y oscuro de enero en el que no había parado de llover en tres días, concediendo la lluvia una nueva dimensión a su pena, revistiendo su tristeza y agudizándola. Leonardo se detuvo en uno de los semáforos en rojo, buscó un cigarrillo, lo encendió y bajó la ventanilla del coche, para respirar el frío que se colaba del exterior y dejar escapar el humo que exhalaba su tabaco. Y oyó entonces el eco de la voz de Brel que resonaba y pedía que no lo abandonaran. Miró a su izquierda y vio una mujer en la plenitud de su belleza, una mujer de ojos verdes que lloraba mientras cantaba, como él, la canción de Brel, laisse moi devenir l’ombre de ton ombre, déjame convertirme en la sombra de tu sombra…
El cigarrillo se escapó entre sus manos, la chica volvió entonces la cara y se encontró con la mirada de Leonardo, le miró con lágrimas en los ojos, una expresión de absoluta tristeza y le regaló una discreta sonrisa al darse cuenta de que en ambos coches sonaba la misma canción.
El semáforo se puso en verde, la mujer metió primera y aceleró. Leonardo supo que esa mujer era Soledad, que la vida la volvía a poner en su camino, en un semáforo del Paseo de Extremadura. Un claxon sonó tras el coche de Leonardo, que seguía paralizado. Escuchó un insulto, gilipollas, mientras una mujer de facciones huesudas le adelantaba y le enseñaba el dedo corazón. El semáforo se volvía a cambiar de color, ámbar. E inmediatamente después, rojo. El coche de Soledad se difuminaba en aquella calle larga, la había dejado escapar una vez más. Y pensó Leonardo en la sentencia maldita de la canción de Brel: “Je te raconterai l'histoire de ce roi mort de n'avoir pas pu te rencontrer”.  Te contaré la historia de este rey muerto por no haber podido encontrarte…


Así suena en la voz de Celine Dion. Una interpretación a la altura: 

Reacciones:

12 comentarios:

  1. Si la canción ya era una obra de arte, la versión de Céline me parece absolutamente una joya. Llena de sentimiento, pasión, sensibilidad y emoción. Lo que lleva a cabo en el escenario es algo reservado a las más grandes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Xavier, pura emoción :)

      un abrazo!!

      Eliminar
  2. Ay! Es que Celine es mi debilidad, yo creo que me gustaría cualquier cosa cantada por ella, aunque fuera en húngaro. ¡Qué mujer y qué voz, por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que el húngaro suena feo!! jajajaa! La verdad es que tiene un vozarrón!! Besotees!! :)

      Eliminar
  3. Pues sí, por más rabia que me dé muchas cosas de las que hace, canta Dion la versión es magnífica. aquí me tengo que callar jajajaj ¿Conoces la que hizo de Quand on n'a que l'amour ? Aquí te la dejo, es espectacular http://www.youtube.com/watch?v=p9lbTub26uI

    Aunque las composiciones de Brel son muy agradecidas para los buenos cantantes. Un abrazo Ismael :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que había hecho una versión también de ese tema :) menudo derroche de voz!!! es increíble!!
      pero la emoción que transmite Brel también es digna de admiración, a mí me pone los pelos de punta!!

      un abrazo!!

      Eliminar
  4. Como me gusta Celine Dion!!! Es mi diva jajaja Su voz me encanta. Como me gustaría poder ir a algún concierto suyo...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustaría ir a un concierto suyo!!!!! mi diva es Mariah Carey jajaja pero Celine tiene un vozarrón que pone los pelos de punta!!!

      Eliminar
  5. Como disfruté de la lectura mientras tarareaba su banda sonora....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!! Miles de abrazos!!!! :)

      Eliminar
  6. Dame a Brel y la Gueuze de "la mort subite" y quedaros con Celine Dion.

    Enhorabuena
    ROy

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.