miércoles, 10 de abril de 2013

LA VIDA DE PI, de Ang Lee


Una de las grandes sorpresas que me llevé en los últimos Oscars fue ver subir a recibir su segundo galardón como Mejor Director a Ang Lee, una categoría en la que me hubiera gustado ver ganar a Michael Haneke y en la que parecía que Steven Spielberg era el gran favorito. 

Con La vida de Pi he tenido una relación extraña. Nada más estrenarse le llovieron halagos, pero después se fue desinflando y quedó ahí, entre esas películas que amenazan con caer en el olvido. Poco antes de los premios la gente me la volvió a recomendar con fuerza. Unos por la emoción, otros por la belleza visual y otros, incluso, porque me confesaron que después de haber leído la novela de Yann Martel tuvieron un punto de inflexión en su fe, así como os lo cuento. El caso es que después de los cuatro premios Oscars me dije a mí mismo que no podía retrasar más el visionado. Y lo cierto es que la he disfrutado, porque es imposible no disfrutar con ella. Su calidad técnica es incuestionable y la historia te atrapa y te arrastra hasta lugares inhóspitos de tu interior sin apenas darte cuenta. 

La vida de Pi es la historia de un viaje. De un viaje por el mar y por el interior, la historia de un joven devastado por la vida inesperadamente que tiene que enfrentarse al mar y a un tigre. ¿Cómo sobrevivir a algo tan hostil como el mar? ¿Cómo salvarse de las garras de un tigre hambriento en medio del océano? O quizás las preguntas debieran de ser otras: ¿Es posible la cooperación entre dos seres antagónicos?¿Es posible vivir en armonía? Para mí, La vida de Pi no es una película sobre la fe. O quizá sí, pero no una fe espiritual, sino una fe en el ser humano, en la naturaleza y en la vida, en el vivir bien. 

Ang Lee es un director ambicioso que firma esta vez una película que parecía imposible, una película que es un milagro, grande y pequeña a la vez, en ese binomio que parece imposible, que es tan poco común que cuando ocurre lo único que puedes hacer es alabarlo.

No contaré demasiado sobre lo que ocurre, nunca lo hago. Pero sí confieso que el final me dejó hecho polvo, sumido en una tristeza y en un enfado porque lo que sucede no lo conseguí entender, no lo entiendo todavía. Porque después de crear todo un discurso de amor y compañerismo, en una sola escena se desmonta y se destruye, en un acto de crueldad por parte del autor que no comprendo y que no comprenderé jamás y que rechazo.

Y a pesar de este detalle os recomiendo con fervor La vida de Pi, una de esas películas que tienen que ver aquellos que disfrutan del cine que cuenta buenas y grandes historias, sin pudor, dirigidas a espectadores que no tienen miedo de lo que van a ver, que se maravillan con lo mágico, con lo íntimo, con una aventura extraordinaria.

Reacciones:

19 comentarios:

  1. Y yo Ismael, y yo. Aunque luego lo comprendí, no premiar a Affleck, quizás flor de un día... O dos aunque espero que no, no premiar a Spielberg o Tarantino aunque en esto hay que entrar más y premiar a un director que gusta mucho en Hollywood. No la he visto, no pude con el libro. Supongo que algún día me la cruzaré :) un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi, la verdad es que fue una sorpresa. No es que yo esté en contra de ese premio, la verdad, pero me sorprendió, no me lo esperaba. Te la recomiendo, merece la pena, es una buena película :) abrazo!!

      Eliminar
  2. Pues yo la peli la veré pronto, aunque eso del final... algo me echa para atrás, pero igualmente la veré. El libro, no sé porqué me da y siempre me ha dado pereza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que verla, merece la pena. A mí el libro me da pereza también por ahora, jeje. Lo del final es en una lectura lineal, hay otras. ya me dirás. besos!

      Eliminar
  3. Ni he visto la película ni he leído el libro, no me atrae demasiado, al menos por ahora lo descarto. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya, a mí me daba pereza, pero al final me ha sorprendido gratamente. Un besote!!!

      Eliminar
  4. No la he visto todavía, ando tras el libro... pero le tengo ganas em ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. supongo que como ocurre siempre, el libro contará más. Pero es una buena película, merece la pena verla también, además, visualmente es una delicia.

      Besotes!!

      Eliminar
  5. En este caso me atrae mucho más la película que el libro y tengo ganas de verla desde que salió
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el libro me da pereza, sobre todo ahora que ya he visto la peli. Merece la pena verla, de verdad. ya me dirás. un besote!

      Eliminar
  6. A mi me sorprendió, por el lado bueno, y concuerdo con tu lectura, aunque toda la película está llena de metáforas,podría ser que cada animal era uno de sus personajes cercanos. Lo digo por el tema "versimilitud", cuando el Tigre se come a la Hiena no hay despojos, el bote aparece impólutamente limpio, no sé, yo creo que se le pueden hacer varias lecturas, y hay que reconocer que a Lee no se le olvida nunca hacer buen cine.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roy, estoy de acuerdo en lo de las metáforas, de hecho en la parte final cae en la evidencia (innecesariamente) para explicar esas metáforas. con todo, en la lectura lineal, lo del tigre del final me partió el alma, jejeje. a mí también me ha gustado mucho, creo que es una muy buena película. un abrazo!!

      Eliminar
  7. Vi la película en el avión de vuelta de Bolivia. Me daba cierta pereza y reconozco que me puse a verla porque no tenían la de Lincoln... Pues me encantó. Desde el principio la historia, la fábula, me enganchó, con toda su ternura, con toda su crudeza. Un espejo de la vida misma, de cómo somos los seres humanos (en lo bueno y en lo malo) y cómo nos relacionamos unos con otros. Una forma muy amable y tierna de explicar algo tan duro. La recomiendo.
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que me gustó más que Lincoln, aunque este final, buff, qué mal, yo tenía confianza en la bondad del tigre... con todo, una bonita fábula!!
      un besotee!

      Eliminar
  8. El final de "La Vida de Pi" me recordó de alguna manera a la sensación que tuve viendo Rainman hace muchos años.

    Ese deseo aplastante de que Dustin Hoffman se salga de su personaje autista durante una milésima de segundo y demuestre que tmb quiere y va a echar de menos a Tom Cruise...y que jamás llega.

    Lo mismo me pasó con el tigre, esperé una reacción humana en un animal, y nunca llegó.

    Creo que es lo que hace estas películas mágicas, que consiguen devolvernos la esperanza de esperar lo imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss, has vuelto a recordarme ese momento y otra vez me ha invado esa sensación de angustia y desamparo!!
      lo has descrito genial, yo esperé una reacción humana y nunca llegó... todavía lo considero injusto, te lo juro.

      llámame loco pero sigo teniendo la esperanza de esperar lo imposible. :)

      Eliminar
  9. http://lashoras-octavio.blogspot.com.es/2013/01/he-de-confesar-que-tenia-mis-reparos.html

    ResponderEliminar
  10. Justo la vi ayer y me encantó, la comencé a ver con reparos pero me enganchó desde el minuto cero, desde las preciosísimas imágenes, la fábula, la presencia de los animales... A mí lo único que no me gustó es que se mascase tanto el final (muy típico en el cine dirigido al público anglosajón), creo que con menos explicaciones y dando más alas a la imaginación del espectador hubiera sido mejor, pero bueno... Aún no sé si me animaré con el libro, quizá si. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos pasó igual, yo también tenía reparos y al final me gustó mucho.... aunque es verdad que no hacían falta tantas explicaciones y bueno, la parte final del tigre... es que todavía lo recuerdo y me duele, jejejeje, de verdad...

      Un besote!!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.