lunes, 15 de abril de 2013

RÍO FUGITIVO, de Edmundo Paz Soldán


Quizá sea Río Fugitivo la novela más conocida, hasta la fecha, de Edmundo Paz Soldán. Quizá sea aquella que marcó un punto de inflexión en su trayectoria literaria en esa progresión hacia delante que llegaría después y de manera irrefrenable.

Es la historia que narra Roby, que quiere ser escritor de novelas de detectives y da vida a Mario Martínez, un personaje al que irá perfilando poco a poco. Roby, que está en el último año de instituto en el Don Bosco, uno de los centros educativos más prestigiosos y conservadores de Cochabamba. Las historias de esos adolescentes de clase alta que están a punto de dejar de serlo, sus coqueteos con las drogas y el sexo, la relación con la familia, a veces tan compleja. El conflicto entre dejar un país enormemente deprimido o quedarse para contribuir a su recuperación. Todo esto y mucho más es Río Fugitivo, una novela con aspecto de literatura juvenil y, sin embargo, enormemente madura. Sobre todo cuando en torno a la mitad ocurre un suceso terrible que te parte en dos. Tanto que tuve que cerrar el libro y me preguntaba cómo el autor había sido capaz de continuarlo tras escribir algo así, algo tan duro, tan devastador.  Aprenderíamos de la vida cuando ya no hubiera manera de tener una segunda oportunidad sobre la tierra.

Paz Soldán no se centra únicamente en los jóvenes, no, sino que también hace con perfecta precisión un retrato de la sociedad boliviana de mitad de los años ochenta, una Bolivia sumida en la hiperinflación que desencadenó un período de manifestaciones e inestabilidad económica y social, y que dividió a la población entre la añoranza por el regreso a la dictadura de Bánzer y el miedo a la opresión militar. Somos un fui que no será mañana. Es sorprendente la cantidad de similitudes que existen entre esa Bolivia y la actual, 30 años después. Un país donde a pesar de las leyes sigue habiendo una fuerte división entre mestizos e indígenas, entre gente con la tez clara y la tez oscura, entre collas y cambas. En una de las conversaciones que tienen lugar uno de los personajes pregunta: "¿Os imagináis que algún día un indio llegara a presidente?". Alguien le contesta que no, que como mucho a ministro de tierras campesinas. Pero ese indio llegó a presidente en 2006 y hoy, siete años después, sigue habiendo gente a la que le cuesta creer que sucediera algo así. El contexto socio-político da un valor añadido a Río Fugitivo. Y me hacía falta encontrarme con palabras como polera o llajua en un libro, palabras que me acompañan en mi día a día. Me hacía falta encontrarme con un autor boliviano de calidad. Un autor, además, arriesgado, que no flojea cuando se enfrenta a la metaliteratura a través de Roby y de Mario Martínez, escritor y personaje, y puebla la trama de referencias literarias, explícitas o implícitas. Roby que quería contar de Bolivia como Mario Vargas Llosa contó de Perú. La de cosas torpes y desesperadas que hacemos para dejar una estela detrás de nuestro vacilante andar.

Una novela sólida y llena de fuerza. Edmundo Paz Soldán, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, es un escritor ambicioso, que no quiere quedarse en la superficie y perfila con pulso firme la psicología de sus personajes, que no son pocos. Que regala a sus lectores un vivo retrato de una Bolivia que fue y que, en parte, sigue siendo. Una lectura que realmente merece la pena. 

Reacciones:

12 comentarios:

  1. No conocía el autor, pero tiene pinta de que puede gustarme. Intentaré echarle un ojo en la librería más cercana. Gracias por presentarlo. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí, me parece que es tu estilo. Gracias a ti por venir :)
      besote!

      Eliminar
  2. Tomo nota, muchas gracias por el descubrimiento y la recomendación. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Me descubres un autor y una novela que desconocía.

    Es curioso cómo una novela nos puede trasladar con tanta fuerza a una época como nos relatas. Lo de viajar a través de la literatura parece que se cumple en esta historia y con creces.

    Un abrazo, Ismael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí ha sido toda una alegría encontrarme con esta novela, era justo lo que necesitaba, una novela que me hablara de Bolivia, con las palabras de Bolivia y con calidad literaria. Estoy muy contento, seguiré leyendo al autor.
      Te la recomiendo con fervor.
      un abrazo!

      Eliminar
  4. Tomo nota de tu recomendación que será un placer descubrir al autor y conocer Bolivia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran autor y un gran país, qué te puedo decir :)
      un besote!

      Eliminar
  5. ¡Puedo comentar! Que no, que no te he abandonado. Es que no me sale la dichosa pestañita de comentarios!
    Y nada, que me descubres a este autor, que no me sonaba de nada. Y me lo llevo bien apuntado, que por lo que cuentas, creo que me puede gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Margari como te echaba de menos!!!! A veces no se carga bien la página, pero le das a actualizar y ya deja poner comentarios :)
      Un besoteee!

      Eliminar
  6. Pues fíjate que de entrada no me llamaba especialmente... pero según te he leído, me has picado! =P

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Shorby me alegra mucho haberte picado un poquito, es un libro que me ha dado más de lo que esperaba!!! besotes!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.