viernes, 27 de septiembre de 2013

BAILAR EN LA OSCURIDAD, de Lars Von Trier


Bailar en la oscuridad es un musical y un drama, y una historia sobre migrantes, y un desgarro de la piel, y una venda en los ojos. Bailar en la oscuridad es una joya de Lars Von Trier, es la genialidad de Björk y la elegancia de Catherine Deneuve. Bailar en la oscuridad es la fuerza del cine y del arte fundidos.

Es la historia de una inmigrante checa, madre soltera, que trabaja en una fábrica de Estados Unidos e intenta ahorrar todo el dinero posible para que su hijo no padezca en el futuro la misma enfermedad que ella padece y que hará que se quede ciega progresivamente. Todo parece bajo control un día. Al siguiente, todo se desmorona. 

Al director danés no le tiembla el pulso a la hora de hacer una crítica a la sociedad estadounidense (¿una crítica a la sociedad en general?), arraigada en sus profundos valores conservadores, encajonada en sus clichés, por erróneos que puedan ser a veces: el buen policía que protegerá a los ciudadanos, la sociedad consumista que obliga a gastar y gastar descuidando las necesidades reales, o el trabajo que trata al hombre como si fuera una máquina y no un ser humano. Y no le tiembla a Von Trier el pulso ante un planteamiento cinematográfico arriesgado, contado con su particular movimiento de cámara: un musical que deriva en un profundo drama sin perder las escenas oníricas, esas en las que la protagonista se escapa de su realidad.

Hay que ser muy valiente para hacer una película como está, y muy brillante para hacerla tan bien, sin rastrojos de telefilme, sin sensiblerías, nutriéndose del drama y del espectáculo visual de los musicales. Y para llegar a buen puerto dejó en las manos, en los ojos y en la voz de la cantante islandesa Björk el papel protagonista: una interpretación entrañable e inolvidable. Ella es sencillez, ella es luz en la oscuridad y ella es la genialidad de la música. Sólo Björk podría haber estado a la altura de este personaje tan único y tan maravilloso.

Ganadora de la Palma de Oro y del Premio a la Mejor Actriz en el Festival de Cannes, Premio Goya a la Mejor Película Europea y nominada en la categoría de Mejor Actriz Dramática en los Globos de Oro, Bailar en la oscuridad es una película aterradora, que va haciendo al espectador más y más pequeño hasta llegar a un final en el que le deja en estado de shock, incapaz de llorar y con perlas de sudor en la frente, de tanta tensión acumulada. Es un trago de tequila que arde en las entrañas. Es hipnosis. Es herida.

Reacciones:

14 comentarios:

  1. Una de mis películas preferidas, tiene ese don mágico que no se puede aprender y que aparece de cuando en cuando. No podrías haberla definido mejor.
    Deseo que se convierta con el paso de los años en un clásico, creo que lo merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jandri. Yo creo que ya es un clásico, respira esa magia atemporal de los clásicos. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me encanta esta película. Anda que no la he visto veces...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es una de las películas que tengo pendientes desde hace un montón de tiempo y me apetece bastante verla. A ver si saco un hueco algún día y puedo comentar sobre ella :)

    saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que verla. Yo también la tenía pendiente desde hace mil y decidí que no podía esperar más. Ha merecido la pena, como has visto por el post. Ya me dirás qué te ha parecido a ti! un besote!

      Eliminar
  4. Vaya, pues tendré que darle una oportunidad, es que no suelo ver nada donde salga Björk, manías mías :-) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj me ha encantado lo de Björk! las manías son libres, oye!!! la verdad es que la tipa da un pelín de grimita, pero después de verla aquí ha cambiado mi concepto sobre ella, te lo aseguro!! unbesote!

      Eliminar
  5. Me encantó.
    No me gusta nada Björk, pero lo dicho, muy recomendable. Una peli bastante diferente, como ya marca la mano del director =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa como a ti, entonces, jaja, que Björk no es que sea mi cantante favorita precisamente, pero en esta me dejó FLI-PAN-DO. jajaja
      un besoteeE!

      Eliminar
  6. Me gustó muchísimo en su estreno. Lo malo es que desde entonces no me he atrevido a volver a verla porque sufrí demasiado, lloré demasiado, de las veces que más en un cine. Hay que tener cierto ánimo para atreverse con Bailar en la oscuridad, no la recomendaría a cualquiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cyllan, te entiendo. Yo no estoy preparado para verla de nuevo. No ahora. Yo no pude ni llorar, excepto en la última escena que me dio una angustia de la hostia.
      un abrazo!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.