jueves, 24 de octubre de 2013

Crítica de CANÍBAL, de Manuel Martín Cuenca


Una gasolinera. Una pareja. Un carretera oscura. Un coche que se cruza en el camino. Un accidente. Dos fallecidos. Un cadáver que desaparece. Una casa en la montaña. Un cuerpo desnudo. Un cuchillo enorme. Un caníbal.

Inquietante principio el que nos presenta Manuel Martín Cuenca para lo que él denomina "una historia de amor". Un caníbal frío como el hielo al que da vida Antonio de la Torre: un sastre meticuloso tanto para sus telas como para sus asesinatos, calculador y minucioso. Pero parece que todo cambia cuando aparece en su vida Nina, la hermana de su vecina rumana, desaparecida uno días atrás. 

Estamos ante una película que se cocina a fuego lento. Caníbal, en su conjunto, es una película muy cuidada, de hermosa fotografía, donde cada detalle importa, con una estética de orfebrería impoluta y dorada. Imposible no destacar la importancia del sonido y de los silencios. Martín Cuenca demuestra especial habilidad para saber donde hay que colocar la cámara en cada plano, para llevarte por sus caminos a donde él desea. Pero la tensión se diluye en esta cinta, esparciéndose en el aire, fundiéndose en negro como ocurre una y mil veces en la pantalla, rozando el sopor del espectador. 

Para la interpretación de Antonio de la Torre, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, sólo cabe un adjetivo: impecable. Se ajusta a la perfección al conjunto de la película. Frías son sus miradas, su rictus, cada uno de sus movimientos. Un hombre con el corazón helado.  

A él le secunda la joven actriz rumana Olimpia Melinte, en un doble papel: el de Alexandra, atractiva y coqueta; y Nina, compugida por la desaparición de su hermana. Es capaz de dar credibilidad a ambos papeles.

Caníbal no es una película trepidante y su director no quería que lo fuera, pero todo es tan frío que se echa de menos el sobresalto del corazón. Se echa de menos entender a ese caníbal de Granada, empatizar con él, comprenderle. U odiarle con todas las fuerzas de las entrañas. Se echa de menos compartir el supuesto amor que siente ese sastre caníbal cuando conoce a Nina. Pero todo está tan medido aquí que no hay margen para sentir. A esta película le falta suciedad y vida.

Reacciones:

8 comentarios:

  1. Vaya, pues pese a que quiero ver la interpretación de Antonio de la Torre, creo que esperaré y no la veré en el cine, que no está a cosa para ver pelis que se queden cortas :-) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece buena opción también ;)
      besotes!

      Eliminar
  2. Yo creo que también esperaré al formato doméstico. Pese a ese pero final, creo que podría gustarme. Y además Antonio de la Torre, en las películas en que lo he visto, está siempre soberbio.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena verla por Antonio de la Torre, que está soberbio, como bien dices!!!
      un abrazo!!!

      Eliminar
  3. Me parece que también la dejaré para el dvd, que eso de que resulte tan fría...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, esto es mi opinión, las críticas dicen por ahí que es muy buena, pero a mí me ha faltado algo...
      un besoteee!

      Eliminar
  4. Me encanta este actor!!!
    Espero poder verla pronto, aunque ahora tengo pendiente media cartelera, qué rabia! xD

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja! pues tenías que haber aprovechado la fiesta del cine!!!!!!
      un besoteeee

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.