jueves, 21 de noviembre de 2013

LA VIDA DE ADÈLE, de Abdellatif Kechiche


¿Por qué esta película ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes? Porque está viva. Tan viva que, en algunos momentos, creía estar viendo un documental rodado en primeros planos y planos detalle. 

La vida de Adèle es el retrato minucioso del despertar de un sentimiento llamado amor en una joven del norte de Francia. Un amor-homosexual, dirán algunos, por ponerle apellido. Un amor-torrente o un amor-tóxico, diría yo, porque la llegada de Emma a la vida de Adèle inundará su vida, completándola primero en un espejismo de placer, como un hermoso beso por el que se filtra la luz del atardecer, destrozándola después en una travesía hacia la soledad. 


Cuesta enfrentarse a esta película. Cuesta por las tres horas de metraje que bien podría haber dado para dos películas. De hecho, al final, vemos en los títulos de crédito "Chapitre 1 et 2" y es que las dos partes están perfectamente diferenciadas y tienen tan poco que ver que hasta el pelo "azul locura juvenil" de Emma deja de estarlo para pasar a un "rubio madurez". La primera parte ahonda en el descubrimiento de la sexualidad. La segunda, por el contrario, tiene más que ver con el declive de una relación que se marchitó poco a poco, entre sonrisas dedicadas a terceros, entre la cotidianidad que tan a menudo supura un sopor blanco. Cuesta enfrentarse también por los primeros planos constantes que marean. Y cuesta por las escenas de sexo explícitas. La primera entre Adèle y un chico al que le vemos el pene erecto y que me hizo pensar: "¿cómo se va a estrenar esta película en Estados Unidos con lo hipócritamente puritanos que son allí?". Pero es la primera escena de sexo entre las dos mujeres la más brutal y hermosa que se ha podido ver nunca en una sala de cine: minuciosa, directa, visceral y larga, muy larga. Tanto que puede llegar a incomodar. Después, el sexo, aunque sigue presente y el director quiere hacer partícipe a los espectadores del disfrute que llena la vida de las dos protagonistas, será más breve y algo más discreto. Pero a pesar de estos elementos, La vida de Adèle merece la pena. Merece la pena por esas dos interpretaciones magistrales: Léa Seydoux en el papel de Emma, con su pelo azul y con su carácter tan fuerte, tan apabullante, con las cosas tan claras, con un camino trazado del que no quiere ni piensa salirse en un sólo milímetro. Y Adèle Exarchopoulos en el papel protagonista, con una frescura y una naturalidad que asombran, con una sensualidad inocente, con el alma en pie, primero, y el corazón partío, después. 

Una película, como decía al principio, enormemente viva, tan viva como la vida misma, como el amor, que un día te brota en las uñas de las manos y de los pies, y te hace cosquillas en el estómago y te va llenando hasta que se desparrama por las orejas... ¡ese amor primero! Y que igual que vino, igual que te llenó y te enseñó tantas cosas, se fue marchando sin decir nada, dejando cicatrices invisibles por los costados, que duelen, cicatrices que hacen que se caigan las lágrimas y los mocos. 

Abdellatif Kechiche ha rodado una película valiente. Una historia común, la tuya, la mía, la de todos, homosexuales, heterosexuales, eso poco importa, porque lo que de verdad brilla, lo que de verdad tiene valor, lo que de verdad produce congoja aquí es ese amar con la intensidad con la que lo hace Adèle

Reacciones:

24 comentarios:

  1. Le verdad es que la duración me impone, tiene que ir gustándome mucho para que no se me haga larga, pero lo cierto es que todo lo que leo de ella va en tu línea, así que tarde o temprano la veré. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, para lo larga que es, no se me hizo larga, la verdad, aunque creo que quizás fuera más efectiva si estuviera dividida en 2 o fuera más corta, pero con todo, merece la pena!

      Eliminar
  2. Hace varias semanas que leo noticias acerca de este film y me parece muy interesante. Que dure tres horas no me importa si la historia es buena porque quiero creer que si el director lo ha querido es porque quiere contar la historia como se merece pero hasta que no la vea no podré opinar como es debido.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película merece la pena, y eso es lo importante! ya me contarás si finalmente la ves!!
      un saludo!

      Eliminar
    2. Ayer pude ver La vida de Adele y me gustó mucho.
      Las tres horas de metraje no me importan pues he visto Las dos torres de Tolkien de un tirón y tan fresco. En cuanto a la historia creo que se podría haber reducido o suprimido cosas que no aportaban nada aunque entiendo que quería dar matices a esas pequeñas historias que giran en torno a Adele. Pero me desagradó el hecho de que se dedique tanto tiempo a dar detalles pero corten de un tajo esa parte del instituto y la colosal pelea a llevarnos a esa Adele-profesora... ese cambio me resultó vertiginoso.
      La actriz protagonista es INCREÍBLE ya no sabía cuando interpretaba o se mostraba a ella misma.. es fantástica.
      Sobre las escenas de sexo explícito se agradecen (si abrimos la mente) pero no en exceso, pues no entiendo la necesidad de extender un acto de amor tan visceral como natural. No me incomodaba en absoluto pero me aburría un poco.
      Es cierto que esperaba emocionarme a lágrima viva pero no ha sido el caso... Resumiendo, me pareció una gran historia por la naturalidad y por sus magistrales interpretaciones.
      ¡Abrazotes!

      Eliminar
  3. Sólo he leído buenas críticas sobre ella así que habrá que verla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la reseña cinematográfica: es una película a la que no había prestado atención hasta que me enteré que estaba basada en una novela gráfica y, desde entonces, me pica mucho la curiosidad. Creo que caeré con el cómic seguro, aunque no sé si antes que la película. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está basada en una novela gráfica pero me han dicho que es diferente en bastantes cosas... así que igual merece la pena acercarse a ambas cosas, no??
      un besote!

      Eliminar
  5. Después de leerte, tengo claro que tengo que verla. Ahora tengo que buscar las tres horas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja yaaa impone lo de las tres horas, verdad?? es una película con escenas de sexo muy bestias, pero merece la pena!

      Eliminar
  6. Tengo ganas de verla!!!
    Ando tras ella un montón, me llamó la atención antes de ganar el premio incluso, tengo entendido que está basada en un manga (¿?)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, está basada en un cómic, pero me han dicho que difiere en ciertas cosas, te animo a verla, no creo que aguante demasiado en el cine...
      un besote!!

      Eliminar
  7. Creo que las escenas sexuales (evidentemente pornográficas) causan tanta indignación porque en ellas el director está lejos de ser ingenuo o esteta al haberlas rodado, sino morboso. Ni las lesbianas practicamos tan frecuentemente las tijeras (de hecho es una postura poco común y que está más presente en las fantasías heteros que en nuestras prácticas reales) ni desde luego tampoco follamos así la primera vez, como dos actrices porno que ya lo supieran hacer todo. No seamos inocentes, por favor: nuestra indignación radica en el hecho de que la mirada de este director es bastante hipócrita, porque nos quiere vender unas escenas sexuales supuestamente filmadas con realismo, belleza y sensibilidad cuando lo que vemos es pura recreación pornográfica con fines comerciales. El sexo lésbico vende, y eso el director lo sabía y por eso lo ha explotado, por eso todas las justificaciones de estas escenas nos parecen cuentos y engaños bastante perversos. De ahí nuestra indignación. Aunque quizá es difícil de comprender por el colectivo ajeno a las lesbianas… es como si hubieran cogido algo importante o valioso para nosotras y lo hubieran pervertido y convertido en algo barato y ofensivo, algo que sirviera para que el público se excitara y se regodeara vulgarmente. Nuestra indignación viene de que se haya manipulado y ninguneado el sexo lésbico por parte de un director heterosexual, y en esto tengo que darle la razón a la autora del cómic: ¿tanto habría costado contar con la opinión de alguna lesbiana durante el rodaje?
    Por todo ello esas escenas sexuales me han ofendido, indignado y humillado como mujer y como lesbiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero: ¿también tachas de pornográficas las escenas de sexo que tiene Adele con el chico? Si es que sí, abre un poco la mente. Si es que no, tienes un problema con tu lesbianismo, lo típico de creer que siempre seremos menos que los heterosexuales.
      Segundo: si tienes confianza con tu pareja, las tijeras (odio esta palabra, pero para entendernos) es una postura fantástica: placer sin límites solo con rozaros y su cara a tres centimetros. Si no tienes confianza.. qué más da: placer sin límites. Esto quizás sea un problema de tiempo al "follar": vamos al grano y no gastamos tiempo en posturas más placenteras (y más bonitas). Te aconsejo que te tomes tu tiempo al "follar" y que practiques esta postura.
      Tercero: lo de que la primera vez no es así.. Para Emma no es la primera vez, es una película y además no difieren mucho las escenas de las viñetas del comic.

      Yo suprimiría algunos azotes, eso sí.. Y si necesitas más consejos sobre diferentes posturas no dudes en pedirmelos!! :)

      Un beso!

      Eliminar
    2. ¿Por qué tantas lesbianas estamos en contra de esta película? Aquí enumeramos las razones:
      - Fomenta tópicos machistas y morbo gratuito.
      - Vulgariza impunemente la maravillosa obra original, ‪#‎Elazuleselcolormascalido‬, de ‪#‎JulieMaroh‬, y la sexualiza convirtiéndola en basura.
      - Reduce la imagen de las lesbianas a mera pornografía para hombres y la relación entre ellas a una frívola fantasía machista.
      - Cosifica y explota a las actrices, ‪#‎LeaSeydoux‬ y ‪#‎AdeleExarchopoulos‬, para hacer de ellas simples objetos masturbatorios.
      - Ningunea todos los temas profundos del cómic original, así como su buen gusto y sensibilidad, sacrificando su importancia para centrarse únicamente en la explicitud de unas larguísimas escenas sexuales totalmente innecesarias para la trama.
      - Intenta convencer al espectador de que estas escenas son imprescindibles para entender la vida de la protagonista, y en cambio no se regodea ni la décima parte con las escenas de cama heterosexuales (también supuestamente importantes para entender la vida de la protagonista y su evolución).
      - Convierte la visibilización y normalización lésbica en puro morbo para voyeurs y pajilleros.
      - ‪#‎AbdelatifKechiche‬ demuestra una total falta de respeto hacia la idea original concebida por la autora.
      - Es una película mediocre premiada y alabada injustamente sólo por su reclamo sexual, sin el cual la historia no destaca por nada y habría pasado completamente desapercibida.
      - Es ofensiva para las lesbianas, utilizadas una vez más para lo mismo de siempre: la consecución del placer masculino.
      - Toma por idiota al espectador queriendo venderle una supuesta gran historia de amor que no es más que vulgar pornografía.
      - Desaprovecha un fantástico material original y lo que podía haber sido una valiosa y memorable obra de referencia queda reducida al reclamo fácil y comercial.
      - Todo lo anterior se corrobora también con las eróticas fotos promocionales y la sexualizada campaña de publicidad.

      Eliminar
  8. Entiendo la polémica sobre las escenas de sexo, pero en el comic de dónde sale la historia hay una justificación y es que cuando Emma le dice (en su primer encuentro sexual) al personaje de Clementine (Adele en la película) que vayan lento porque entiende que es la primera vez que esta con otra chica, Clementine le responde que no, que quiere hacer todo lo que sea posible en esta vida mientras sea con ella...hay muchas cosas del comic que Kechiche no pone literalmente pero las deja leer entre líneas.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Sinceramente, para que se hagan películas lésbicas como ésta prefiero que no se haga ninguna… porque mucho decir que visibilizan y normalizan pero parece que nadie ve que en realidad estamos en lo de siempre: las relaciones entre mujeres se convierten en objetos de morbo masculino y en escenitas degradantes de tetas y coños antes que en cualquier otra cosa, y eso es más un retroceso que un avance.
    Soy lesbiana y estoy muy harta de escuchar tantas alabanzas absurdas a esta película que no es más que el desahogo pornográfico de las obsesiones de un director déspota. Fui a verla ilusionadísima porque el cómic me había encantado y tenía las esperanzas de encontrarme con algo igual de bueno o quizá mejor, pero no puedo expresar mi sorpresa al encontrarme tamaña basura… Quince minutos de porno lésbico completamente gratuito e injustificado que ensucian el resto del metraje y actúan a modo de llamada de atención desesperada (así como llamada a la recaudación, a la audiencia y a la crítica masculina) para disculpar tres horas insustanciales, desaprovechadas y vacías, con lo que podía haber dado de sí una temática inicial tan fantástica. El director sólo se preocupó de rodar tijeras y cunnilingus, no hay rastro de la profundidad de la novela gráfica, de su estética cautivante, de su buen gusto, de su sensibilidad, de su despliegue en cuanto a temas y motivos… sólo sexo explícito, poses ridículas y morbo facilón para arrastrar a la gente a verla y convertirla en vouyers.
    Sin esas largas escenas de sexo la película habría ganado en dignidad y fuerza, precisamente es contraproducente a su causa este excesivo regodeo. En lugar de estas escenas (o de gran parte de ellas) se podría haber aprovechado metraje e incluir, por ejemplo, una escena de ataque homófobo de los que están tan tristemente vigentes en Francia u otros países europeos, eso sí contribuiría a una mayor sensibilización del público y no una escena como la de las tijeras con la que la película cae en el ridículo, se descalifica a sí misma y le da la razón a quienes afirman que es pornografía mostrada sólo con el propósito de excitar. ¿Cuál es la intención si no de regodearse de tal manera? ¿Si no vemos ocho orgasmos no entendemos la pasión entre ambas protagonistas? ¿O la “necesidad” de meter estos quince minutos de sexo salvaje era porque si no nadie aguantaría tres horas soporíferas viendo a una actriz con cara de empanada? Mucho más importante y vital para la trama era la escena suprimida en el montaje final de los padres de Adèle echándola de casa cuando la pillan en la cama con Emma, que en el cómic marca un punto de inflexión importantísimo en la vida de la protagonista y así debería haber sido igualmente en la película para entender mejor su desamparo y su soledad. ¿Por qué se suprimió entonces? ¿Para darle más minutos al sexo? Resulta incomprensible.

    ResponderEliminar
  10. Me pregunto cómo es posible que nadie (o muy pocos) vean lo que es en realidad esta película: una fantasía pornográfica de un director heterosexual, basándose en un juicio apriorístico de cómo follan dos lesbianas que no es más que su propio deseo puesto en imágenes (y además tiránicamente, en plan “vosotras tocaos hasta la extenuación que yo filmo mientras babeo). De haber sido dos hombres los protagonistas (o un hombre y una mujer), el director jamás se habría recreado así en una escena sexual entre ellos y la película no habría sido tan brillante para los críticos. Si la pareja hubiera sido heterosexual y si el sexo, aunque realista, hubiera sido tratado de manera más sutil, de esta película ni se habla. Y mucho menos se la premia. Pero claro, a los críticos heterosexuales les ha gustado mucho y por eso ganó Cannes…
    Por eso, lo que me escama de todo esto (aparte de que me es imposible simpatizar con un señor que ha hecho que sus actrices se sientan poco menos que abusadas…) es que el director ha reducido una historia compleja sobre el amor, la amistad, la intimidad… en una larguísima escena de sexo hecha desde el punto de vista de un observador masculino que reduce a las lesbianas y a las mujeres en general en objetos hipersexualizados cuyas prácticas sexuales deben ser aquellas que despiertan los deseos del público. Como siempre, se reduce a las mujeres (lesbianas o no) a lo mismo. Objetos. Objetos con los que vender, comerciar, excitar… objetos masturbatorios y poco más.
    Esta película no hace ningún favor a la causa homosexual, más bien todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  11. Si me extiendo tanto y me expreso con tanta vehemencia es porque quiero que mi punto de vista (que es el de muchas lesbianas también) ayude a entender por qué tanta indignación justificada con esta película, por eso insisto en dar explicaciones de lo que considero que es un enfado lógico (el que también siente la propia autora del cómic) y no una pura histeria “porque sí”.
    Recomiendo encarecidamente la lectura del cómic original para que cualquiera compruebe la diferencia por sí mismo en todo cuanto afirmo: claro que hay sexo, de hecho nadie niega la necesidad de que lo haya, pero está tratado de una manera completamente diferente: con buen gusto, sensibilidad y respeto. Son escenas estéticas y realistas, no tan facilonas, exageradas y burdas como en la película, donde la mirada masculina y casi onanista se delata por sí sola. La autora, Julie Maroh, también expresó su indignación al respecto. Conste, insisto, que en ningún momento se discute sobre no mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como “arte”. Eso es lo indignante. Más que una relación sincera y realista entre dos mujeres parece una fantasía pornográfica bastante tópica (e incluso ridícula por determinadas posturas) de un hombre heterosexual.
    Tened por seguro que si Kechiche hubiera dirigido “Brokeback Mountain” o una historia de amor con dos hombres como protagonistas, ni de coña se habría recreado tanto. Es por este cúmulo de circunstancias por el que las lesbianas nos sentimos tan ofendidas: se nos reduce siempre a lo mismo, al mismo papel de objetos destinados a dar placer o morbo a la audiencia… Es curioso que las mayores alabanzas procedan, justamente, de hombres heterosexuales; las mujeres, heteros o lesbianas, la ponen bastante peor y son mucho más críticas. Será quizá porque la cosificación sexual de la mujer es algo tan enquistado en nuestra sociedad, en todos los ámbitos, lo tenemos tan admitido, que ni se permite darle la vuelta cuando alguien lo cuestiona (y entonces, de hacerlo, se nos tacha de histéricas, mojigatas o estrechas de mente, como si confundiéramos “abiertos de mente” con “necesidad de mostrar sexo explícito”) y, como siempre, se visibiliza a las lesbianas sólo para la consecución del placer masculino; se las muestra como objetos sexuales en la pantalla con la hipócrita excusa de que es necesario ver esas escenas pornográficas para entender la vida de la protagonista. Y así, la vida de Adèle se queda reducida a “La vida sexual de Adèle”. Una película fácil, vulgar, pornográfica, con todo lo que podía haber dado de sí (no se dedica apenas atención a la lucha interior de la protagonista, a los conflictos con sus padres y amigas ni la solución a los mismos, no se incide en la necesidad de una mayor visibilización y normalización, etc.)… Creo sinceramente que Kechiche no quiso desarrollar con la misma extensión y profundidad ningún otro tema más que el sexual, disfrazando tal cantidad exagerada de escenas pornográficas bajo tres horas de “cine” y “arte”. El director parece que sólo se dirige a un público específico para que alabe su obra. Podía haber hecho una verdadera maravilla, pero se dejó cegar por el recurso más fácil y explícito. Es verdaderamente una lástima.

    ResponderEliminar
  12. Esta es la película más machista que he visto en mi vida... Además de ser un bodrio de película, aburridísima, interminable, deshilvanada y absurda, tiene la desfachatez de frivolizar hasta extremos increíbles con las relaciones homosexuales entre mujeres. Toda ella me parece una predecible y tópica fantasía masculina además de perversa, tanto ella como sus intenciones, porque me parece repugnante cómo se abusó de estas dos actrices jóvenes por parte de un director ávido de morbo. Creo que no hacía ninguna falta mostrar tantísimo sexo y que si se hizo así fue únicamente para buscar polémica y audiencia, que se cargaron una novela original extraordinaria en función solo de la búsqueda de esta fantasía masculina heterosexual, que si hubieran sido dos hombres los protagonistas no habrían ido tan lejos las escenas de cama y tampoco la película habría sido tan alabada ni tan premiada y que de hecho si fue así fue porque los críticos (hombres heterosexuales, recordemos, en su mayoría) la valoraron más con los genitales que con el cerebro, ya que objetivamente es una historia bastante mediocre que no aporta nada.
    Sobre ella se ha discutido mucho sobre que si no es pornográfica, que si las escenas sexuales son gratuitas o no, que la historia original fue escrita por una mujer lesbiana y un hombre heterosexual se ha encargado de degradarla (cosa en la que estoy de acuerdo), que si en realidad está mostrando la realidad de cualquier relación, no sólo homosexual, blablablá. Pues que nadie se lleve a engaño, puesto que como suele decirse, “la respuesta más obvia es siempre la correcta”: la película puede parecer pornográfica y tener escenas gratuitamente morbosas, pero ES realmente una película pornográfica y gratuitamente morbosa.

    ResponderEliminar
  13. ¿Por qué tantas lesbianas estamos en contra de esta película? Aquí enumeramos las razones:
    - Fomenta tópicos machistas y morbo gratuito.
    - Vulgariza impunemente la maravillosa obra original, ‪#‎Elazuleselcolormascalido‬, de ‪#‎JulieMaroh‬, y la sexualiza convirtiéndola en basura.
    - Reduce la imagen de las lesbianas a mera pornografía para hombres y la relación entre ellas a una frívola fantasía machista.
    - Cosifica y explota a las actrices, ‪#‎LeaSeydoux‬ y ‪#‎AdeleExarchopoulos‬, para hacer de ellas simples objetos masturbatorios.
    - Ningunea todos los temas profundos del cómic original, así como su buen gusto y sensibilidad, sacrificando su importancia para centrarse únicamente en la explicitud de unas larguísimas escenas sexuales totalmente innecesarias para la trama.
    - Intenta convencer al espectador de que estas escenas son imprescindibles para entender la vida de la protagonista, y en cambio no se regodea ni la décima parte con las escenas de cama heterosexuales (también supuestamente importantes para entender la vida de la protagonista y su evolución).
    - Convierte la visibilización y normalización lésbica en puro morbo para voyeurs y pajilleros.
    - ‪#‎AbdelatifKechiche‬ demuestra una total falta de respeto hacia la idea original concebida por la autora.
    - Es una película mediocre premiada y alabada injustamente sólo por su reclamo sexual, sin el cual la historia no destaca por nada y habría pasado completamente desapercibida.
    - Es ofensiva para las lesbianas, utilizadas una vez más para lo mismo de siempre: la consecución del placer masculino.
    - Toma por idiota al espectador queriendo venderle una supuesta gran historia de amor que no es más que vulgar pornografía.
    - Desaprovecha un fantástico material original y lo que podía haber sido una valiosa y memorable obra de referencia queda reducida al reclamo fácil y comercial.
    - Todo lo anterior se corrobora también con las eróticas fotos promocionales y la sexualizada campaña de publicidad.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.