viernes, 6 de diciembre de 2013

Crítica de BLUE JASMINE, de Woody Allen


La verdad es que el trailer de esta película me pareció bastante malo, pero como Woody Allen es Woody Allen y tengo confianza plena en él, y además las buenas críticas halagaban el trabajo de Cate Blanchett, me decidí a ver Blue Jasmine. Y, os lo digo ya, merece la pena. 

Cate Blanchett ¡LOCA!
Es la historia de una mujer de la clase alta neoyorquina, Jasmine (Cate Blanchett) que, después de ver a su marido (Alec Baldwin) envuelto en un caso de corrupción y enriquecimiento ilícito y perder toda la fortuna, viaja hasta San Francisco, donde vive su hermana en un pequeño apartamento con sus dos hijos y un novio mecánico (geniales Sally Hawkins y Bobby Cannavale en sus papeles secundarios), para intentar recuperarse del desequilibrio psicológico que esto le ha supuesto y rehacer su vida. 

Llegué a pensar que Woody Allen, que ya demostró su amor por España en Vicky Cristina Barcelona, había estado leyendo los medios de comunicación (¿descomunicación?) patrios e, inspirado en el Caso Urdangarín, había hecho su propia versión de los hechos adaptándolos al mainstream de Hollywood. Porque similitudes hay: hombre rico que roba y roba, corrupto hasta decir basta pero enmascarándolo todo en una filantropía caritativa (como Iñaki), cuya mujer se limita a disfrutar de una buena vida que le ha venido dada (véase la infanta Cristina), haciéndose la tonta (¿o es que realmente lo es?) y fingiendo que no se entera de los asuntos de su esposo, que son más turbios que el Manzanares en algunos tramos. Todo es posible. La realidad, ya lo saben ustedes, supera casi siempre a la ficción.

La actriz y el director durante el rodaje
La historia es que a Woody Allen le ha salido una película tragicómica que tiene más de tragedia que de comedia, todo sea dicho, incluso a pesar de algunas caídas graciosas y el tono mordaz y cínico que envuelve a toda la cinta. Porque el desequilibrio mental de la protagonista realmente debería dar pena: creo que ese ese precisamente el juego al que quería jugar el cineasta: lograr que el espectador empatice con esta mujer que, al fin y al cabo, es igual de ladrona que su esposo, igual de cómplice que él. Y Allen lo logra, estoy seguro (no lo ha logrado conmigo pero es que yo tengo una rabia que ni os podéis imaginar contra esas élites capitalistas y corrupptas -ups, se me escapó una "p" de más-), Allen logra que el espectador sienta compasión por esa mujer destrozada, expulsada de su vida, engañada, denostada, loca, ¡LOCA! Juana de Castilla lo estuvo por amor, y esta, la Jasmine, triste Jasmine, lo está por el dinero que tuvo y ya no tiene: ese es el ideal de romanticismo que mejor define este comienzo del siglo XXI, podrido. Y lo disfrutamos, disfrutamos viendo a Cate Blanchett haciendo ese papel delicioso e histérico que le va a dar su segundo Premio Oscar (no ganarlo sería como permitir que la Cristina esa de la que hablaba al principio no vaya a la cárcel: una injusticia como la copa de un pino...).

En definitiva, Blue Jasmine, una película sobre la decadencia de las élites, que acabarán solas, que acabarán locas, así debería ser. Una película que se disfruta por su guión magnífico, que posee el ritmo adecuado, y que se disfruta, sobre todo, por Cate Blanchett, que está inmensa. 

Reacciones:

13 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de verla, todo el mundo destaca sobre todo a ella :) no se hable más!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale!!! ya me contarás que te ha parecido!! un besotee!!!

      Eliminar
  2. Todo el mundo habla maravillas sobre Blanchett en esta peli, tengo que verla.

    Lo que sí que no me había topado es ese símil con nuestras élites y nuestro Urdangarín, bien curioso y, por lo que he leído sobre la trama, muy apropiado.

    Un abrazote, Ismael!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ella está maravillosa!!!
      jajaja gracias por mencionar el símil, me pareció muy obvio, la verdad es que no sé cómo no lo dicen en otras críticas jajaja
      un abrazoote

      Eliminar
  3. A mi me gustó mucho, es muy él la peli, y ella....Huele a Oscar, está claro. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii yo creo que se lleva el Oscar fijo!!!! muuaks!

      Eliminar
  4. Tengo unas ganas enormes de verla!! A ver si encuentro tiempo para ir al cine...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii merece la pena!! ya me contarás!
      un besote!!!

      Eliminar
  5. La veré seguro, porque a pesar de las últimas películas tan flojas, Woody Allen es Woody Allen. Y cuando le sale una película buena, es buena a rabiar.
    Un abrazo
    Inés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las anteriores me han gustado también: A Roma con amor es entretenida, y Midnight in Paris muy entrañable. Las dos anteriores a estas no las vi pero sí es verdad que tuvieron críticas muy tibias... Blue Jasmine no es tan cómica pero merece la pena. ya me dirás!
      un abrazo!!!

      Eliminar
  6. Para mí, es una de las mejores películas de Woody Allen en años (y mira que no me gusta Allen). Totalmente recomendable.

    Hemos Visto
    http://hemosvisto.blogspot.com/2013/12/blue-jasmine.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La del año pasado, A Roma con amor, no es tan buena pero también me gustó, y Midnight in Paris es deliciosa. La verdad es que mantener ese nivel año tras año es complicado, no??

      Eliminar
  7. Fabulosa la película y fabulosa Cate Blanchett, que se llevó un Oscar muy merecido. Posiblemente ,si no hubiera sido porque esta película estaba entre las oscarizadas, no la habría visto (nunca me ha llamado mucho la atención el director, y mira que su Midnight in Paris es genialísima) y me alegro mucho de haberlo hecho. Desde luego, voy a echar un vistazo al resto de películas de Allen.
    Yo también me capté esa similitud que mencionas de la película con el caso Urdangarín, imposible no hacerlo, la verdad.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.