miércoles, 12 de marzo de 2014

FRAGMENTOS | EL LIBRO DE LOS ABRAZOS, de Eduardo Galeano


El origen del mundo

Hacía pocos años que había terminado la guerra de España y la cruz y la espada reinaban sobre las ruinas de la República. Uno de los vencidos, un obrero anarquista, recién salido de la cárcel, buscaba trabajo. En vano revolvía cielo y tierra. No había trabajo para un rojo. Todos le ponían mala cara, se encogían de hombros o le daban la espalda. Con nadie se entendía, nadie lo escuchaba. El vino era el único amigo que le quedaba. Por las noches, ante los platos vacíos, soportaba sin decir nada los reproches de su esposa beata, mujer de misa diaria, mientras el hijo, un niño pequeño, le recitaba el catecismo. 
Mucho tiempo después, Josep Verdura, el hijo de aquel obrero maldito, me lo contó. Me lo contó en Barcelona, cuando yo llegué al exilio. Me lo contó: él era un niño desesperado que quería salvar a su padre de la condenación eterna y el muy ateo, el muy tozudo, no entendía a razones.
- Pero papá - dijo Josep, llorando -. Si Dios no existe, ¿quién hizo el mundo?
- Tonto - dijo el obrero, cabizbajo, casi en secreto -. Tonto. Al mundo lo hicimos nosotros, los albañiles. 


El arte para los niños
Ella estaba sentada en una silla alta, ante un plato de sopa que le llegaba a la altura de los ojos. Tenía la nariz fruncida y los dientes apretados y los brazos cruzados. La madre pidió auxilio:
- Cuéntale un cuento, Onelio - pidió-. Cuéntale, tú que eres escritor.
Y Onelio Jorge Cardoso, esgrimiendo una cucharada de sopa, comenzó su relato:
- Había una vez una pajarita que no quería comer la comidita. La pajarita tenía el piquito cerradito, cerradito, y la mamita le decía: "te vas a quedar enanita, pajarita, si no comes la comidita". Pero la pajarita no hacía caso a la mamita y no abría su piquito...
Y entonces la niña lo interrumpió:
- Qué pajarita de mierdita -opinó.

Los nadies
Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba. 
Los nadies: hijos de nadie, los dueños de nada. 
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata. 

Reacciones:

8 comentarios:

  1. Lo mejor que se puede hacer con las novelas cortas o libros de relatos, señalar fragmentos, estos me gustan. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, este libro se puede señalar de principio a fin! me alegra que te hayan gustado estos!
      un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Qué buenos! Me han gustado, sí que sí...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una maravilla! todo el libro es una maravilla!!
      besotes!

      Eliminar
  3. Me encanta este libro. Tardé siglos en leerlo porque había grandes partes que releía una y otra vez. Por puro placer
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja! qué bueno!! te entiendo!! es un libro para volver y volver y volver...
      besos!

      Eliminar
  4. Muchas gracias por la selección. Este libro está en mi punto de mira...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes que leerlo!! la semana próxima lo voy a reseñar, a ver si logro convencerte! :P
      un besote!

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.