martes, 13 de mayo de 2014

CRÍTICA | GUILLAUME Y LOS CHICOS, ¡A LA MESA!, de Guillaume Gallienne


Me acerqué a esta película sin saber nada de su argumento, atraído por los cinco Premios César que ha ganado, incluyendo el de Mejor Película y el de Mejor Actor y que dejaron a la intensa La vida de Adèle sin el galardón principal del cine francés. Y atraído, también, por las buenas palabras de una crítica unánime. Y ahora, puedo afirmarlo con rotundidad, es una pequeña obra maestra. Una maravilla del cine que emociona y hace sentir cosas bonitas

Quizá lo mejor sea no decir nada del argumento, porque todo está muy bien explicado en la película y el título cobra sentido desde el principio. Quizá lo mejor sea únicamente intentar transmitir las sensaciones que crea esta comedia desde el principio, cuando el protagonista hace un viaje a La línea de la Concepción y aprende a bailar sevillanas. 

Guillaume Gallienne ha escrito el guión, dirigido y protagonizado -por partida doble, además- esta historia autobiográfica que es un canto de amor hacia la madre y, por extensión, hacia la mujer. Porque brilla la admiración que el protagonista siente por su madre, una madre con un carácter especial que conformó (¿condicionó?) su carácter y su manera de ser y de afrontar el mundo. Y esa admiración y ese amor, que podría haberse visto dañado, sale siempre a flote. 

Una película basada en la propia vida del cómico francés, contada, desde un teatro, con eficiencia y efectividad, a un público que no puede dejar de escucharle, que anda hipnotizado y que disfruta con los episodios de una vida que toman forma y que ayudan a comprender, a empatizar con el personaje. Porque el protagonista hace una reafirmación del yo, tras todo un periplo de buscar su verdadera identidad. Y todo lo hace con una extrema blancura, la propia de la burguesía francesa que evita siempre incomodar y que, quizá por ello, provoque recelos en otros estratos sociales, con razón además. 

Guillaume y los chicos ¡a la mesa! consigue crear una agradable sensación de positividad que te deja con la sonrisa colgando durante todo el metraje y más allá. Una película que gusta y que sienta bien.

Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

6 comentarios:

  1. Pues no me llama y lo cierto es que eres el primero que me habla bien de ella... pero no sé, no sé...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja el otro día un amigo me dijo que la odió porque no fue capaz de empatizar con el protagonista. A mí me pareció muy entrañable, la verdad.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Tengo ganas de verla, me gustan este tipo de pelis =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película amable y bonita, y eso a veces es más que suficiente. Mucho más. Espero que te guste! besos!

      Eliminar
  3. No me suelen gustar las películas francesas pero es la segunda crítica positiva que leo así que habrá que tenerla en cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mí me convenció!! ya me dirás qué te ha parecido :)

      Eliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.