miércoles, 28 de mayo de 2014

CRÍTICA | LA VIDA INESPERADA, de Jorge Torregrossa


El segundo largometraje de Jorge Torregrossa poco tiene que ver con,  Fin, su debut. La vida inesperada es una de esas comedias dramáticas, o dramas cómicos, que están siempre al borde del abismo, en esa fina línea que va de la risa al llanto.Y en ese vaivén, las carcajadas no aparecen, ni las lágrimas brotan, pero flota durante todo el metraje una sensación dulce de melancolía que la hace especial.

Es la historia de Juan (Javier Cámara), que lleva 10 años sobreviviendo en Nueva York, compaginando la interpretación con otros trabajos que le ayudan a pagar los 2.000 dólares de alquiler de su apartamento. Negándose a renunciar a su sueño y dándose cuenta de que la vida, a veces, es muy perra, y los sueños, sueños son. Su primo (Raúl Arévalo), al que la vida siempre le ha sonreído, se instala con él durante un mes, bajo la excusa de "hacer turismo", "de vivir una última aventura de soltero". 

En La vida inesperada reconocemos la mano de Elvira Lindo, que ha escrito el guión. Reconocemos su maestría para insuflar de vida a dos personajes de carne y hueso. Se nota, además, que ella ha vivido durante mucho tiempo en Nueva York, una ciudad que puede ser muy hostil, en la que se hace a veces difícil respirar, con la que se crea un vínculo de amor y odio. Y una ciudad a la que ya le dedicó ya un libro que os recomendé, en su momento, con fervor: Lugares que no quiero compartir con nadie. 

Los intérpretes están impecables, Javier Cámara se supera y hace un papel maravilloso y humano, y el siempre efectivo Raúl Arévalo se desenvuelve con maestría en este duelo cara a cara de dos de los más grandes actores del panorama cinematográfico español. Junto a ellos, Carmen Ruiz, una de esas trabajadoras natas que van ganando tablas con los años, mejorando como el buen vino. El reparto lo completa, por la parte hispana, Gloria Muñoz, en el papel de madre a través de Skype, y Juan Villareal. En la parte norteamericana, porque La vida inesperada es una co-producción entre España y Estados Unidos, intervienen Tammy Blanchard, que ha tenido pequeñas apariciones en películas como Blue Jasmine, Moneyball o Rabbit Hole; y también Sarah Sokolovic.

La parte negativa, que no puedo dejar de mencionar, tiene que ver con el catetismo español. No sabía que parte de la película está rodada en inglés, pero en el cine (al menos al que yo fui) esas partes en inglés las han doblado, perdiéndose parte de su encanto. Me parece absurdísimo, un desastre absoluto que empobrece la película. Gran parte del trabajo de Cámara y Arévalo se pierde en ese doblaje más innecesario que nunca. Por favor, productores, distribuidores, avisar  antesde estos destrozos porque, por suerte, hay espectadores a los que nos gusta escuchar el idioma original de las películas, porque somos capaces, además, de entender y hablar otras lenguas diferentes al castellano, porque, aunque nos queráis empobrecer culturalmente, luchamos activamente contra esa idiotez. 

La parte positiva, lo que me hace recomendarla, es la lucidez para reflejar cómo es esa sensación que se apodera de uno cuando se está fuera. Quizá sea porque también he vivido en la distancia, y la distancia es muy perra, pero lo cierto es que ha habido escenas que me han emocionado, como ese momento en el que el jefe de Juanito, en la azotea, le dice: "esta luz es la misma luz de Buenos Aires". Porque estando fuera uno extraña la luz de su cielo, que es distinta. Y de repente una tarde uno descubre un brillo diferente que le recuerda a esa ciudad que se dejó en el camino. He disfrutado mucho también con las conversaciones por skype entre madre e hijo, recordándome a algunas de las situaciones que viví durante mi estancia en Bolivia. "Ay hijo, dos horas llevo mano sobre mano mirando a la pantalla, esperando a que llamaras". Y he disfrutado con la fotografía impecable de Kiko de la Rica y con ese guiño a Manhattan de Woody Allen. 


La vida inesperada es una película que me habría encantado leer. Una película que tendría que haber sido primero novela. Dista de ser una obra maestra, no tiene tampoco esas pretensiones. Y sale al paso, a pesar de todo, para lograr entretener al espectador e incluso, en algunos momentos, consigue destellos fugaces de brillantez. 

Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

9 comentarios:

  1. La ví anunciada en los avances que ponen en el cine antes de proyectar la película y supe que la tenía que ver porque me encanta todo lo que esté relacionado con Nueva York, me trae muy buenos recuerdos de mi viaje allí.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la ciudad sale muy bonita, y muy desmitificada también, que no es lo mismo un lugar de vacaciones que para vivir, verdad?? besos!

      Eliminar
  2. Me apetece mucho verla por dos razones. Una porque el escenario es Nueva York, y ya sabes que me encanta, y otra porque la mano de Elvira Lindo debe notarse en ese guión :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que se nota, sí, unos personajes muy "elvirianos" jajaja!
      me reitero: me habría encantado leerla como novela!
      besos!

      Eliminar
  3. Voy a tener que verla, que me da que me va a gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una peli mona, ya me contarás qué te parece!
      besos!

      Eliminar
  4. Dos de mis actores favoritos en la misma peli. La veo fijo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Calla!!!! ¿Doblan la parte en inglés en el cine? ¡Pero eso es un sinsentido! Pues mira, me alegro de no haberla visto en el cine.
    Me ha gustado mucho la peli y los momentazos skype son lo más!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.