martes, 17 de junio de 2014

RESEÑA | ALGUIEN DICE TU NOMBRE, de Luis García Montero


Con un inicio brillante, la nueva novela de Luis García Montero, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, es, en palabras de su autor, "una declaración de amor a la vida y a la literatura". Alguien dice tu nombre es la historia de León Egea, del verano de sus 20 años que cambiaría su vida, del tiempo en el que se quebraría la barrera que separa la niñez de la edad adulta, pero con el tiento necesario que dan la experiencias vitales. 

Alguien dice tu nombre es una novela hermosa, escrita con la sonoridad de una poesía y con la agilidad calmada de la mejor novela. Son tres personajes brillantes, delicados, perfectamente dibujados a los que se quiere por igual. León, el narrador, perdido en un amor que se le ha insertado en la boca del estómago y le sube y le baja, a veces dulce y otras cargado de angustia, con profunda pasión en todo caso, como es el amor a los 20 años. Y más para un alma sensible como la suya, dispuesto a ser escritor, a comprometerse con la vida, a hacer cambiar a través de las letras esa España de 1963 detenida en el tiempo. Junto a él, dos compañeros de trabajo: Vicente Anodino. Y lo pongo con mayúscula no porque sea su apellido, sino porque es el rasgo de su carácter más marcado. Y con todo, le admiras, porque sabes que sabe, que calla más de lo que cuenta, que su baza es su silencio. Y luego Consuelo, que es madurez y sensualidad y sabiduría y perspicacia. Un polisídenton en contraposición a los numerosos asíndeton que tanto le gustan al narrador, al escritor. León es capaz de describir con precisión certera a los personajes, sabe mirarlos, no se limita a verlos. Y además de ellos tres no se puede dejar de mencionar a otro personaje que no está, porque está de vacaciones, y sin embargo, sí está, siempre: el profesor de Literatura. Dice mi profesor de Literatura que el peligro más grave de un poeta es la cursilería. Detrás de un cursi siempre hay un impostor.


En la 73ª Feria del Libro de Madrid
Alguien dice tu nombre es una novela hermosa, reitero, y también madura. Y un ejercicio literario cargado de ternura, de amor por el lenguaje, por ese derroche de descripciones en cada una de las ventas de enciclopedias de la editorial Universo que realizan los personajes en la provincia de Granada durante aquel verano de 1963, y también entre las paredes de un piso alquilado como preparación para las futuras ventas, como si prepararse ese mecanismo de trabajo fuera una manera de preparase para la vida: león, mamífero carnívoro, leopardo, también muy fiero, Luis de Góngora o Fray Luis de León, y León Tolstoi, por supuesto, y papas con el nombre de León y reinas con el nombre de Leonor, y hasta Lenin, y luego Lesoto o Letonia o Líbano, va explicando el protagonista con locuacidad. 

Alguien dice tu nombre es el recuerdo de otra España que parece tan lejana y no... Es la dignidad y el pudor, y el miedo latente de un padre con la cabeza agachada, y la gallardía de un niñato que no sabe nada de la vida y eso le hace entrañable y limpio. Y es el amor primero, el que queda pegado a la piel, eterno aunque muera, porque muere seguro y muere siempre.

Alguien dice tu nombre es una novela sobre la vida, en la que a veces se pierde. Se pierde la niñez y se rompen algunos sueños. No se puede ganar siempre. Pero otras se gana, quizás, porque como se avisa en cierto momento, nos espera una sorpresa final. Una sorpresa necesaria para que funcione la novela y la vida. Maravillosa sorpresa. Maravillosa novela. Maravillosa vida. 

El autor firmando mi ejemplar.
Una recomendación:
Leed la página 116 en voz alta. Especialmente desde donde empieza: Puedo hundirme en una novela rusa, disponer de la estepa, de una batalla, de una historia de amor, pero la cárcel sigue conmigo. Leed ese párrafo una y otra vez hasta que recordéis cada palabra de esa poesía que no parece tal. 


La frase:
La cultura es la columna vertebral de un pueblo. La cultura es tan importante como el pan, alimenta nuestras ideas, nuestro sentido del deber, nuestro compromiso. Un país sin cultura es una selva, una tierra sin honor. 


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

15 comentarios:

  1. La tengo pendiente en la estantería y espero que me guste tanto como a ti, será de mis próximas lecturas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero que lo disfrutes!! ya nos contarás! un besote!

      Eliminar
  2. Preciosa reseña. Emociona.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. A ver si me pongo con ella de una vez, pero después de leerte y haber leído a María, seguro que sí. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues sí, es una novela de calidad!!! un besote!

      Eliminar
  4. Es un novelón. A mi me gustó mucho, y la verdad es que no podía figurarme por donde salió el escritor al final.
    No he tenido la ocasión de haber leído a Montero antes, y me ha gustado mucho esa forma de narrar sencilla y a la vez poética.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra mucho que te haya gustado, es una narrativa que entraña mucho trabajo, muy cuidada, con tres personajes muy bien perfilados y un enorme calado.
      besos!

      Eliminar
  5. Por como escribes sobre la novela veo que te ha gustado mucho!! Lo tendré en cuenta :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Tengo un par de libros de poemas de este autor, en mi juventud tiraba mucho de ellos. Tendré en cuenta que existe esta novela, pues tengo demasiado por leer y bastante poco tiempo para ello. Pero sin duda me lo apunto.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo. Un NOVELOOOOON. Me gustaría estudiar la relación con personajes reales de la historia del partido en Granada.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.