martes, 8 de julio de 2014

[La lágrima de la India] Fragmento + Foto #4#


"Piensa en el día que te llamé porque mi gata estaba en el borde de la ventana abierta para dejar entrar el aire fresco y yo, al ver a la gata al borde del suicidio, me detuve en seco y comencé a gritar y a llorar desesperadamente; y Missy, en la ventana, me miraba asustada sin saber por qué lloraba su dueña, por qué gritaba como una desesperada, sin imaginar siquiera que su curiosidad podría arrastrarla al vacío y morir, sin saber que no disfrutaba de siete vidas como dicen. Y te llamé entre sollozos y te pedí que vinieras corriendo para rescatar a la gata. Y tú no hacías más que reírte de mí al teléfono diciéndome que me tranquilizara, que le dijera tranquilamente a la gata que se bajara de la ventana. Missy, desde que me vio, no se movió ni un milímetro; sólo me miraba estupefacta. Y yo le decía 'ven, ven despacito, bonita. No te tires'. Y la muy puta se bajó del resquicio de la ventana y caminó lentamente hacia mí. Vino a mis pies, la abracé llorando y le dije 'mala, mala. Niña mala'. 

La lágrima de la India, Ismael Cruceta. Página 53.
 

Reacciones:

4 comentarios:

  1. jejeje ¿Te he dicho alguna vez lo que me gustan a mi estas entradas?
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja Ahora tengo un cachorrito, me imagino esa situación y me portaría igual que ella :-)
    Besos!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.