lunes, 18 de agosto de 2014

RESEÑA | OLVIDADO REY GUDÚ, de Ana María Matute


Universal y eterna. 

Empiezo esta reseña por el final, resaltando los dos adjetivos que definen esta obra magistral de Ana María Matute, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS. 

Olvidado rey Gudú es la historia de un reino que no lo fue siempre, Olar, y de las gentes que allí habitaron y gobernaron. Es la historia del conde Sikrosio y su hijo Volodioso, que juró vengar el asesinato de su madre. Volodioso al que los pájaros coronaron como primer rey y que extendió su poder haciendo más grande su territorio. Y de cómo éste contrajo matrimonio con Ardid, que se proclamó princesa a sí misma para, igual que lo hiciera el que sería su esposo, vengar la muerte de sus familiares. Pero el amor le destrozó los planes. Y de ese matrimonio nació Gudú, el rey más grande que jamás tuvo Olar, que heredó el ardor guerrero de su padre y la inteligencia de su madre, quién decidió privarle, mediante un hechizo, del amor, para que su hijo no cometiera los mismos errores que ella. Todo un reto hacer humano a un personaje que no es capaz de profesar un sentimiento como el amor, ¿o quizá sí? Tal vez amor...

Ana María Matute teje una historia plagada de personajes inolvidables, pero entre todos ellos, es el de la reina Ardid el que tiene una relevancia especial. La conocemos de niña, cuando ya le brillan en el fondo de las pupilas destellos de luna, y la acompañamos a lo largo de toda su vida. Ardid es un personaje memorable, que supo reinar con inteligencia, a pesar de que, a veces, era incapaz de ver cómo la desdicha se aproximaba cegada por el cariño. Es una reina pragmática, dotada con ciertos rasgos de masculinidad en su carácter, necesarios para gobernar en una sociedad de hombres, capaz de cabalgar si se precisa, de tomar las riendas y disponer lo mejor para su familia y su reino.

Olvidado rey Gudú es capaz de tocar todas las emociones del alma humana. El odio y la venganza. Y también la amistad, que aparece siempre al lado de Ardid, flanqueada por el Hechicero y el Trasgo del Sur, los dos pilares que estuvieron sosteniéndola hasta que la vejez o el olvido (de una manera u otra) se los llevó a ellos. Porque en la literatura, como en la vida, también hay pérdidas, y la del Hechicero, no por tardía, es menos triste. Y el dolor de Ardid se convierte también en el dolor del lector, que llora junto a ella. Y también está en este libro, por supuesto, el amor, un sentimiento que Gudú estaba condenado a no sentir, ni para bien ni para mal, pero que a tantos otros personajes les atraviesa: a la princesa Tontina, que primero es luz, infancia, y después es una copa de cristal que choca contra el suelo. A Predilecto, el príncipe bondadoso, la fidelidad hecha hombre, al que el amor le cambiaría la vida para siempre. A Ondina, a la que le creció una raíz roja en el corazón que ni su poderosa abuela pudo arrancarle, y el dolor fue tan grande y la solución tan triste... Que preciosas historias las suyas, tan emotivas.

Un libro narrado con pulso firme, que te envuelve desde la primera página hasta la última, que te sobrecoge a veces. Universal, porque cualquier lector, de cualquier cultura, de cualquier religión, sería capaz de disfrutar de tan excelsa literatura. Y eterna, atemporal, porque este clásico de ambientación medieval puede leerse hoy y siempre.

Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

21 comentarios:

  1. No he leído aún nada de esta autora pero con tu magnífica reseña me han dado ganas de empezarlo hoy mismo. Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Goi, merece mucho la pena, seguro que no te arrepientes! besos!

      Eliminar
  2. Voy a estrenarme con la autora en breve y será precisamente con este libro así que con tu reseña lo cogeré con más ganas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré atento a tu reseña, Tatty querida!
      un besote!

      Eliminar
  3. Quiero estrenarme con esta autora y seguramente éste libro será el elegido!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Voy a leerlo en breve, tu reseña me ha dejado con muchas ganas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bien Teresa, ya me contarás qué te ha parecido!!! un besote!

      Eliminar
  5. Lo leí hace años y lo disfruté muchísimo. Que maravillosa manera de contar, de narrar! Cómo nos va seduciendo Matute página tras página.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Increíble reseña, a la altura de una increíble autora.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, bueno, qué decirte, muy convincente, un libro lleno de valores por lo que dices y encima de lo más envolvente, de los que dejan huella. Tendré que no hacer caso a la resistencia que me produce lo fantasioso y quedarme con que es una historia para todos los tiempos y culturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, que no es Harry Potter (del que soy súper súper fan, por cierto)!!
      de verdad, que es un libro que merece muchísimo la pena. un besote!

      Eliminar
  8. Puedes creerte que no he leído nada de esta mujer???!!!
    Tengo que ponerle remedio ya!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este es un LIBRACO!!!
      impresionante, de verdad!
      besos!

      Eliminar
  9. Podría copiar tu reseña palabra por palabra ;)
    Me alegra que lo hayas disfrutado tanto

    ResponderEliminar
  10. Un eterno pendiente del que todo el mundo habla maravillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, no lo dejes pasar, seguro que no te arrepientes!! esta lleno de historias fascinantes.
      un besote!!!

      Eliminar
  11. Yo lo he comprado nada más salir de imprenta y, me impactó muchísimo, tiene un lugar privilegiado en mi biblioteca y lo tengo forrado en piel, que yo misma le hice.
    Yo lo recomiendo a todo el mundo.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.