domingo, 14 de diciembre de 2014

Crónica | Concierto de Joaquín Sabina en Madrid



Joaquín Sabina regresaba a casa, a Madrid. 

Un esperadísimo concierto porque, después de cinco años sin actuar en solitario, se le echaba de menos en la capital. De ahí que las entradas volaran. El antiguo Palacio de los Deportes (ahora rebautizado con el nombre de una tarjeta de crédito, cosas del sistema capitalista...) estaba lleno a rebosar, impregnado de ese ambiente especial que recubre toda la ciudad en tiempo de navidad. Esa fina película de emoción se ensanchaba por los nervios de escuchar a Sabina en directo. 

Pero Sabina decepcionó. 

La noche empezó bien. Con su bombín y su voz ajada (Que sonaba en plena forma, todo hay que decirlo), Sabina cantó para llenar de alegría y de amor estas 500 noches de crisis, que ya son, en realidad, muchas más. Canciones de ayer y de antes de ayer, que suenan, quizá, algo más cansadas hoy, por las arrugas de lo vivido. Pero que suenan con la misma rotundidad y solidez de siempre. 

Pero en algún momento, algo de rompió. Primero fue un parón, un pequeño descanso que pasó inadvertido al público. Cuando salió, explicó que no se encontraba bien y Madrid le arropó. El concierto siguió, pero en medio de Y nos dieron las diez anunció que no podía más y que no tocaría los bises que había preparado. Faltaron Contigo, Y sin embargo, Pongamos que hablo de Madrid. Temas clásicos que forman parte de la historia colectiva de España. Canciones con las que hemos crecido, canciones míticas, que han conformado lo que somos. 

Fue una pena terminar el concierto así, ¿quién sabe si el último? Pase lo que pase, quedará en el recuerdo haber visto al poeta en directo. Y haberle visto en Madrid, en esta ciudad entre tonos de gris por culpa de sus saqueadores y mediocres dirigentes, un Madrid que pronto, ojalá, volverá a despertar con la dignidad y la alegría del pueblo.

Texto:  Ismael Cruceta @Cajondehistoria

Reacciones:

4 comentarios:

  1. Vaya... Estoy viendo que hay críticas de todo tipo sobre lo que pasó ayer. La verdad que es una pena que a un artista como él le haya pasado eso después de tantos años de carrera. En cualquier caso, creo que el precio de las entradas era desorbitado e incoherente con la España de hoy en día. Esperemos que haya próximo concierto de Sabina en Madrid, que se recupere, y que sea a un precio asequible
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pena que acabará así el concierto. Esperemos sobre todo, que se encuentre bien ya y luego, que pueda dar muchos conciertos más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo he visto en el telediario de hoy. Sería una pena que dejara de actuar, es un mítico de Madrid. Dicho lo cual no le he visto nunca en directo pero no soy taaaan fan y las entradas, aunque no sé el precio, imagino que no serán nada baratas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Fue una pena sí....Esperemos que se recupere pronto y solo haya quedado en una "anécdota" de su brillante carrera

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.