martes, 20 de enero de 2015

Crítica | The imitation game (Descifrando enigma), de Mortem Tyldum


Igual que cada año se estrenan algunas películas de corte indie con un aire similar: Pequeña Miss Sunshine, Los descendientes o Boyhood (la de esta temporada), también llegan a las salas algunas cintas de corte clásico, productos que parecen creados para el deleite de los académicos. Este año, una de esas películas (probablemente no la única) es The imitation game, de Mortem Tyldum, un director noruego que debería estar cansado del cine de su país, al que le cuesta más entrar en el circuito de premios, y se ha pasado al cine británico, que cuenta con todas las puertas abiertas. 

La película es una interpretación de la vida de Alan Turing, un matemático que desarrolló una máquina durante la IIª Guerra Mundial que resultó clave para vencer a los alemanes. Turing que tuvo una atormentada vida personal debido a su homosexualidad. 

Conclusión: metemos en un cóctel un biopic, un actor como Benedict Cumberbatch, eficaz y sobrio, una joven y querida dama británica con demostradas aptitudes interpretativas (Keira Knightley), un guapazo haciendo de guapazo (Matthew Goode), unos elementos de drama homosexual y una ambientación de IIª Guerra Mundial y ya tenemos The imitation game, la película perfecta del invierno. Lástima que todos los años pase igual, porque hay poco que reprochar realmente a esta película. Todo funciona según lo esperado. Pero viene siendo así durante décadas, y ese tufillo clásico termina por aburrir.
Entonces ¿no merece la pena verla? Nada de eso, es una película bien construida, con un guión sin peros, perfectamente interpretada, con algunos momentos vibrantes y un final desgarrador que sí merece la pena ver. Una película que se disfruta de cabo a rabo, que emociona (ahí estaba mi hermana, a mi lado, llorando a moco tendido) y que deja el sabor de boca del buen cine. 

¿Qué más se podría pedir, entonces? Dirán algunos. La respuesta, para mí, está clara: una narrativa cinematográfica arriesgada, que refleje las inquietudes de la sociedad de hoy, que sea cine actual y comprometido, que hurgue en lo más profundo del alma humana y se aleje, sobre todo, de los convencionalismos academicistas. Y nada de eso hay aquí. 



Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

6 comentarios:

  1. Se va de lejos, como dices, que es un filme clásico, pero aún así tengo muchísimas ganas de verla, la historia me interesa muchísimo.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece una película correcta, muy dentro de los parámetros académicos, pero me hubiera gustado más profundidad: creo que la vida de Turing daba para mucho más y parece que el director no quiso apostar decididamente por abarcar la caída en desgracia del matemático, por la que creo que se pasa muy de refilón. Me quedan 3 pelis que ver de las nominadas a mejor película y queda claro que esta no es de las que toma riesgos. 1beso!

    ResponderEliminar
  3. Me apetece ver esta película, me parece interesante y si tu hermana lloro ya me dice bastante, aunque no la conozca (a mi me gusta emocionarme en el cine). Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi me gustó quizás sea por ese clasicismo, pero es verdad en el fondo sentí que me quedaba igual que con tantas otras que no había sorpresa, y que estaba perfectamente hecha para tocar esa recurrente fibra sensible que hace emocionar al ser humano

    Una muy muy buena crítica

    ResponderEliminar
  5. Pues la veré, porque es un tipo de peli que suele gustarme. Pero sí, te queda la sensación que es más de lo mismo.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Ismael, de todo tiene que haber. A mí sí que me gustan las películas de este estilo, lo que no quita que también me guste que hagan cosas más arriesgadas.
    Esta tengo muchas ganas de verla desde que vi el tráiler. Tiene muy buena pinta y si dices que el final es desgarrador ya me has convencido del todo.
    Besos

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.