viernes, 13 de febrero de 2015

Crítica | Siempre Alice, de Richard Glatzer y Wash Westmoreland


A la hora de enfrentarse a esta película, uno se espera lo peor. Porque la historia de una mujer que aquejada de un mal de Alzheimer precoz se presenta terrible. Y, sin embargo, los directores de esta película han logrado no regodearse en el drama, en la lágrima fácil. De hecho, el momento más dramático de Siempre Alice es el discurso que la protagonista pronuncia en una conferencia. 

O, por decirlo de otra manera, Siempre Alice es un drama contenido, que va hiriendo poco a poco en los pequeños detalles: el blanco que llega inesperadamente a la memoria de la protagonista, olvidándose de un nombre, de un gesto, de una palabra. Una enfermedad que se va acentuando, irremediablemente. 

Estamos ante una de esas películas que, gracias a una impecable interpretación, se cuelan en la temporada de premios y consiguen estar presente en todas las entregas importantes con una única opción a premio que, además este año, se está viendo materializada. Y es que Julianne Moore, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS hace una de las mejores interpretaciones de su carrera. No la mejor, eso seguro (su papel en Las horas es mucho más conmovedor sin ese toque melodramático que tiene aquí), pero sí encarna a la perfección el papel de una profesora a la que una enfermedad le roba sus recuerdos y su bien más preciado: la lengua. Está perfecta en ese declive progresivo, en la agilidad mental que va deteriorándose, en la dificultad para pronunciar de la parte final, para transmitir ese profundo dolor cuando recuerda y es consciente de que su vida se le va. Esta vez, salvo sorpresa mayúscula, Julianne Moore ganará el Oscar  por un papel que ya le ha reportado el Globo de Oro, el SAG y el Bafta. El resto del reparto, con Alec Baldwin o Kristen Stewart, es puro decorado. Están correctos, sí, pero tienen poco margen de actuación. 

Con todo, a Siempre Alice le falta dinamismo y visceralidad, como si se quedara a un paso de ser real. Rodada con mucha discreción y con un guión más bien flojo, la película merece la pena gracias a que Julianne Moore borda su papel.

Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

8 comentarios:

  1. Me gustaría verla, pero tendré que esperar al DVD porque la han quitado de la cartelera de mi ciudad. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual si gana el Oscar la reestrenan, ya sabes. Aunque el DVD me parece una buena opción, tampoco es un peliculón.

      Besos

      Eliminar
  2. Ella está maravillosa en esta película, pero nada más: el argumento y la interpretación de los demás huele a película de Antena 3 por la tarde. La verdad es que Moore es una actriz increíble, pero si de mi dependiera dar el Oscar este año, creo que se lo merece más Cotillard, pues me parece que su personaje tiene más capas interpretativas (aunque repito que Moore está maravillosa). 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo . Yo también creo que Marion Cotillard e incluso Rosamund Pike están mejor que Moore, que está fantástica. Pero bueno, es una locura que una actriz de su calibre no tenga Oscar aún, así que me alegrará si se lo dan.

      Eliminar
  3. Me pareció una película de un único actor, actriz en este caso, el resto me pareció acartonado y hueco y tiene algún fallo de ritmo notable. Me llevé un chasco con esta película
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, pero bueno, como digo al final, merece la pena verla por Julianne Moore... :)

      Besoss!

      Eliminar
  4. La tengo pendiente, aunque l verdad es que no me corre prisa especialmente... entre lo que he leído y que esta mujer no es santo de mi devoción...

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. A mi me encanta Julianne y vi esta película porque las veo todas. pero sinceramente, si no fuese por ella, se trataría de una película de domingo por la tarde en Telecinco...

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.