lunes, 16 de marzo de 2015

Reseña | Así empieza lo malo, de Javier Marías

 

No hace demasiado tiempo que ocurrió aquella historia - menos de lo que suele durar una vida, y qué poco es una vida, una vez terminada y cuando ya se puede contar en unas frases y sólo deja en la memoria cenizas que se desprenden a la menor sacudida y vuelan a la menor ráfaga-, y sin embargo hoy sería imposible.
 
Con esta potente frase comienza Así empieza lo malo, la publicación más reciente de Javier Marías, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS. Es la historia de Eduardo Muriel y su esposa, Beatriz Noguera contada a través de los ojos de Juan de Vere, que trabajó en su casa durante un breve período de tiempo en 1980, cuando Madrid, España, despuntaba hacia la excitación de una libertad nueva, en la que se mezclaba futuro y pasado, la rancia y recién acabada dictadura y la alegría desenfrenada de convertirse en una moderna capital europea. Un matrimonio mal avenido debido a un suceso que tuvo lugar y que les marcó para siempre, y en torno al cual gira la trama de esta novela.
 
Con su estilo tan reconocible, tan intenso y perfecto, y con la elegante ironía que le caracteriza, Javier Marías nos cuenta un relato inteligente sobre los vínculos afectivos, revestidos de uno y mil matices, sobre lo que une la risa, probablemente más que nada en el mundo, sobre las mentiras descubiertas que nos obligan a cuestionarnos lo vivido. Pero, por encima de todo, sobre el perdón y lo imperdonable.  Así empieza lo malo entraña profundas reflexiones sobre las decisiones que afectan nuestra vida, sobre el poder de las palabras, lo expresado se instala en el aire y es difícil hacerlo retroceder, y también sobre los recuerdos que vamos modificando a nuestro antojo, distorsionando la realidad hasta el punto en el que, a veces, casi siempre, llegamos a creernos la versión relatada.
 
En estos tiempos de convulsión política, en la que la España hastiada busca nuevos caminos y nuevas maneras de hacer las cosas, en los que se reniega de la sacrosanta Transición que ha sido tan intocable durante décadas, Marías ofrece, a través de su personaje, su óptica de aquel proceso. Y recuerda a los lectores que veníamos de una dictadura que ahora cuesta concebir, pero que era real y agotadora, y cómo era casi obligado un proceso de cambio pacífico. Y a pesar de la inteligencia y cordura de sus palabras, uno no puede dejar de sentirse distanciado de aquella época de transición de la que han pasado ya 40 años y que dio lugar a un sistema que ahora es viejo y rancio y que es necesario, más que nunca, refundar. El autor, desde una posición moderada y sensata, lanza una sentencia que es como una maldición, y en la que hay también algo de esa necesidad de construir algo nuevo: Aquí se cometieron muchas vilezas durante muchos años, pero se ha convivido con quienes las cometieron, y algunos hicieron favores también. Se ha de convivir con ellos hasta que nos muramos todos, y entonces todo empezará a nivelarse y nadie se dedicará a rastrearlas.  
 
Javier Marías va enredándote, construye una intriga de la que va avanzando pequeños detalles al lector, que sospecha una tragedia, la película que no se rodó, la cena que no se celebró, que va descubriendo a la vez que los propios personajes del relato. Así empieza lo malo es una novela sólida, interesantísima y profunda, una novela para deleitarse en el placer de la lectura, con unos personajes perfectamente construidos, que se nos van descubriendo poco a poco. Una novela con un pulso vibrante, constante y que va en aumento. Muy recomendable.
 
 
Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

15 comentarios:

  1. La tengo pendiente para dedicarle el tiempo que se merece. Marías es mi escritor favorito y creo que con esta novela tampoco me decepcionará.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que merece tiempo y dedicación, como todas las obras de Marías. Muy grande.
      Besos!

      Eliminar
  2. Esta novela merece una lectura sosegada. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es un libro que acabaré leyendo, pero como es un autor con el que hay que tomarse su tiempo, lo dejo para más adelante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena, de verdad, a mí de lo que más me ha gustado de Marías :)

      Eliminar
  4. Con este autor aún no me he estrenado y aunque esta novela no me desagrada, tiene algún otro título que me apetece más
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty, la verdad es que el estilo de sus novelas e incluso la temática son parecidos, al menos las que he leído y menciono en la reseña. Cualquiera merece la pena. besos!

      Eliminar
  5. Hace tiempo que no leo nada de este autor. Y me has dejado con ganas de volver a él, que me ha gustado la temática de esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de Javier Marías, a ver si me animo en breve.
    De este libro he leído muy buenas opiniones.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los grandes, cuando lo leas vas a ver por qué.

      Besos!!!

      Eliminar
  7. Tengo al autor pendiente!

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Qué portada más bonita, ¿verdad? Ya sólo por eso, invita a comprarlo.
    Gracias por la reseña, Javier Marías es un autor al que vuelvo de vez en cuando. Me lo apunto.
    Saludos!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.