viernes, 10 de julio de 2015

Crítica | Mad Max: Furia en la carretera, de George Miller


El director australiano George Miller se pone, a sus 70 años y 30 años después de la anterior, al frente de la cuarta entrega de Mad Max

Furia en la carretera es un peliculón trepidante de principio a fin. De esos que no te dejan respirar y te ponen el corazón a mil kilómetros por hora, que es la velocidad a la que se mueven los vehiculos en esta distopía postapocaliptica.

Estamos ante un viaje en medio del desierto que tiene como objetivo la vida en condiciones dignas. Protagonizada por Charlize Theron y Tom Hardy dejándose la piel (literalmente), la película deshecha el liderazgo de los héroes masculinos de todos los tiempos y le da la batuta a una protagonista femenina despojada de cualquier cliché heteropatriarcal, un rol que Theron supera con creces. 

Mad Max: Furia en la carretera es un espectáculo visual brillante, violento, capaz de provocar risas nerviosas y con la banda sonora más adecuada para cada una de las escenas, como si todo fuera realmente el decorado de un concierto punk. 

Todo aquí es de una aguerrida velocidad, de una crudeza poética descarnada capaz de provocar taquicardias y estimular al espectador más escéptico con las películas de acción. 

Una de las mejores películas en lo que va de 2015.



Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Me apetece un montón verla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Fíjate, no creo que esta película encaje con mis gustos, pero tu entusiasta opinión hace que sienta curiosidad. El tiempo dirá. ¡Abrazote!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.