miércoles, 9 de marzo de 2016

Reseña | Respirar por la herida, de Víctor del Árbol


Con este hermoso título, Respirar por la herida, me inicio en la obra de Víctor del Árbol, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS.

Respirar por la herida porque los personajes están llenos de sombras, todos, los principales y los secundarios, con sus cuerpos marcados de cicatrices que nunca terminaron de sanar, animales heridos y solos. Y todos ellos buscan la manera, acertada o no, de encontrar algo de paz, algo de oxígeno para sus almas desgarradas por la vida, que es muy perra. 

Esta es la historia de un hombre que en algún momento de su vida fue un artista, ahora ya no, ahora apenas quedan resquicios de lo que fue. Y este hombre, Eduardo, recibe un encargo: pintar al asesino del hijo de una reconocida violinista. Pero esto es quedarse en la superficie, ya que Víctor del Árbol construye aquí una novela que es un rompecabezas, un cubo de Rubik complejo, retorciendo más y más un argumento, tanto que parecía imposible de llegar a un final limpio, de tan embarrado que andaba todo. Pero lo logra, y ahí está la brillantez de este escritor que se está ganando un hueco relevante en el panorama literario español de calidad. Y eso ya es mucho, muchísimo escribir. 

Es (mucho más que) una novela negra llena de personajes, de buenos personajes, logrando bucear en sus pasados hasta llegar a comprenderles, por incomprensibles que pudieran haber sido sus actos. El autor se mantiene al margen, otorgando un pincel de dignidad a todos ellos. Y esto, junto con una prosa cuidada al máximo, que adquiere la misma relevancia que ese argumento intenso, en un equilibrio perfecto que satisface a los lectores que buscan algo más, hace de Respirar por la herida una novela magnífica, una experiencia lectora dura, como la vida, y enriquecedora, sin duda alguna.


Las frases:
Existen personas que son capaces de sufrir sin darse cuenta durante toda una vida, que pueden morir sin descubrir la razón de ese peso que lastra los días, ese malestar inconcreto que las hace volverse hurañas y a veces mezquinas, y las dos cosas: infelices.

La paz nunca vuelve del todo después de la pelea, el sosiego ya no es el mismo, quedan cosas por decir, aristas bajo la superficie que pinchan como espinas, pero si procuras evitarlas, las cosas pueden llevarse más o menos bien. 

El amor empieza por los ojos y termina con la costumbre.

Mentir no es faltar siempre a la verdad, es solo aferrarse a la parte de la realidad que conviene para no hundirse. 

A veces quieres querer a alguien y no sabes cómo llegar a esa persona. Se acumulan tantos desencuentros que terminas por perder la senda y no hay modo de recuperar el rumbo.


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

10 comentarios:

  1. Me lo han recomendado mucho, pero de momento tengo ese tipo de tramas algo aparcadas. 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Es la única que he leído de Victor por el momento y me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Aún no he podido leer a este autor, y me apetece mucho porque las opiniones que me han llegado han sido positivas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hace poco terminé mi primera experiencia con el autor (La tristeza del samurái, que aprovecho para recomendarte) y me queda claro que es uno de los escritores más prometedores del momento.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Hace un tiempo comencé a leer La tristeza del samurai y no era su momento, lo dejé. Pero estoy esperando el momento de retomarlo y luego animarme con otras novelas del autor.
    Me atraen los personajes, que los llegues a comprender a pesar de sus actos incomprensibles.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Tengo pendiente al autor desde hace una barbaridad... debo de ser la única persona del planeta sin leerle xD

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Es una novela estupenda, mi preferida del autor!

    ResponderEliminar
  8. Yo no me he estrenado aún con este autor, Ismael, pero ahí lo tengo anotado y algún día caerá algún libro suyo ...

    bsos!

    ResponderEliminar
  9. Hola, no he leído nada de este autor, y eso que es un nombre que está sonando mucho últimamente, antes incluso del premio Nadal. Suelo deambular bastante por las librerías, y esta portada recuerdo haberla visto a menudo y haberme llamado la atención. ¡Uno más a apuntarse! ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. No le diría que no.
    Genial reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.